Lo descalificaron por un brutal golpe a su adversario y explotó en llanto: la triste vuelta al octágono de un ex campeón de UFC

Eddie Álvarez fue duramente sancionado en el combate que marcó su regreso a la actividad luego de 20 meses

MMA: El llanto de Eddie Alvarez tras ser descalificado

No fue un buen regreso al octágono para Eddie Álvarez en Singapur. El peleador estadounidense, cuya última aparición profesional había sido en agosto de 2019, fue descalificado en el primer round de la pelea que se desarrolló en una velada de ONE, la compañía asiática de artes marciales mixtas. La jornada terminó con el desconsolado llanto del luchador de 37 años.

Había transcurrido menos de un minuto de iniciada la pelea cuando Álvarez tomó la iniciativa y logró acorralar a su rival, el moldavo Iuri Lapicus. El ex campeón de peso ligero de Bellator y UFC le hizo una toma a su adversario, lo puso contra los límites del octágono y comenzó a propinarle golpes en su cabeza con su mano derecha.

Lapicus de a poco empezó a bajar la guardia y Álvarez aprovechó para propinarle una ráfaga de golpes en su rostro y en el pecho. Uno de esos intentos impactó directo en la nuca del moldavo, algo que está prohibido en la disciplina. En ese momento el árbitro dio por terminada la pelea.

Álvarez comenzó a gritar que le había pegado en la oreja, pero no pudo evitar que el juez le mostrara la tarjeta roja y lo descalificara. Fue la primera vez que perdió de esa manera en su carrera y su gesto posterior lo dejó en claro: ya lejos del octágono y camino a los vestuarios, el estadounidense rompió en llanto. Apoyado contra una valla de contención en un pasillo, bajó su cabeza y derramó las lágrimas que dejaron en evidencia su tristeza por el desenlace de la contienda. Los únicos testigos de ese momento fueron un asistente sanitario y las cámaras de televisión.

El llano de Álvarez tras ser descalificado
El llano de Álvarez tras ser descalificado

En las declaraciones posteriores al combate, el ex campeón de UFC dejó en claro que no está de acuerdo con la decisión que tomó el juez y anticipó que apelará el fallo. “Fui a mi habitación, vi el video de la pelea y creo que fue una mala decisión del réferi. Los fanáticos americanos están muy enojados. Voy a pedir de manera respetuosa que vuelvan a mirar el video y que reviertan el fallo.

Quiero que lo corrijan. Lo que pasó no está bien”, agregó Álvarez, que manifestó tener “emociones encontradas” por todo lo que ocurrió en su regreso a la competencia luego de 20 meses sin acción. Su último combate había sido la victoria ante el filipino Eduard Folayang en agosto de 2019, también por la compañía ONE.

Una y otra vez, Álvarez repitió ante la prensa: “Gané de manera justa”. El peleador se responsabilizó por los errores que cometió en el pasado, pero dejó en claro que esta vez actuó de buena fe: “He tomado decisiones en el pasado por las cuales me responsabilizo y digo que estuvieron mal. Pero esta noche yo gané”.

SEGUIR LEYENDO: