Stephen Curry fue uno de los protagonistas que repartió la velada de NBA en el partido entre los Golden State Warriors y los San Antonio Spurs. En la derrota de los de Oakland por 111 a 105, se destacó un triple espectacular del base de 31 años desde su propio campo y a falta de un segundo para el final del cuarto.

El tiro del oriundo de Akron se convirtió en el más largo en la historia de la temporada regular. Fueron 18,6 metros los que recorrió el balón por el aire del AT&T Center hasta que finalmente golpeó en el tablero y entró. Además, ya contaba con el más largo de la fase de playoffs (19 metros).

El base, que tuvo un comienzo de partido poco acertado en los tiros a canasta al final. acabó como líder del equipo al aportar 25 puntos, incluidos seis triples, pero falló otros 12 tiros desde fuera del perímetro.

Curry hizo un triple desde 18,6 metros (AFP)
Curry hizo un triple desde 18,6 metros (AFP)

"Quizá esté delirando, pero cada vez que hago un tiro, siento que (la pelota) entrará. Como que inmediatamente sabes si tiene oportunidad de entrar o no", detalló Curry tras el partido. "Algunos entran y otros no, pero quedan cerca. Ese (triple) se sintió grandioso. Corrió después de acertar. (Fue) una manera padre de terminar el período. Ojalá hubiéramos ganado el partido", se lamentó.

La jugada en cuestión se produjo a falta de 1,8 segundos para el final del primer cuarto, en el que los locales superaban a los Warriors por 22 a 25. Tras la conversión de los Spurs, Shaun Livingston puso la pelota en juego con un pase corto a Curry, y este tiró desde su propia línea de tres puntos.

Fue un segundo interminable, los fanáticos que se hicieron presentes en el recinto se quedaron atónitos tras el disparo cargado de suspenso. La parábola fue perfecta, y el triple cerró el período en 25 iguales.

Los Warriors no pudieron con los Spurs (Reuters)
Los Warriors no pudieron con los Spurs (Reuters)

Sin embargo, aquella increíble conversión no fue suficiente. El escolta DeMar DeRozan y el ala-pívot LaMarcus Aldridge le pusieron las cosas difíciles a los Warriors y volvieron a ser la combinación ganadora de los Spurs al aportar 49 puntos y 22 rebotes que ayudaron al equipo tejano a vencer por 111-105 y sumar el noveno triunfo consecutivo.

A pesar de que los de Oakland no empezaron bien con Curry y el escolta Klay Thompson (14 puntos) que se combinaron para fallar los 11 primeros tiros que hicieron a canasta, el equipo de Golden State estuvo siempre metido en la lucha por el triunfo.

 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: