No fue un partido más. Andy Murray se presentó por última vez en el Abierto de Australia y protagonizó un duelo a pura emoción. El final fue acorde al trámite del encuentro, plagado de momentos para el recuerdo.

La derrota del escocés ante el español Roberto Bautista Agut hubiera sido anecdótica si no fuera porque el partido tuvo altas dosis de dramatismo. Andy estuvo dos sets abajo en el marcador y logró ganar dos parciales en forma consecutiva en tie break para llevar la definición a un quinto parcial. En esa manga decisiva, finalmente, se impuso el ibérico.

Andy recibió una gran ovación (Reuters)
Andy recibió una gran ovación (Reuters)

Pero antes de que se consumara su caída, Murray recibió un enorme gesto de cariño por parte del público. Cuando estaba 5-1 abajo en el quinto set y se disponía a sacar, el escocés fue ovacionado por todo el estadio. Su madre Judy, en las tribunas, se conmovió hasta las lágrimas. El propio Andy se quebró y devolvió el amor con un breve saludo para luego continuar el juego.

Ya terminado el partido y confirmada la victoria de Bautista Agut, todo se centró en la despedida del ex número uno del mundo. "Gracias a los que vinieron esta noche", dijo con la voz quebrada, a modo de introducción.

El abrazo con Bautista Agut (Reuters)
El abrazo con Bautista Agut (Reuters)

Luego, agregó: "Me ha gustado jugar aquí a lo largo de los años. Si este fue mi último partido aquí, se los agradezco. Di todo hoy, pero no fue suficiente. Tal vez no veamos otra vez. Haré todo lo posible. Si quiero volver, tendré que atravesar una gran operación y eso no es garantía de nada".

El cierre fue con un sentido homenaje por parte de tenistas del circuito masculino y femenino. Roger Federer, Rafael Nadal, Marin Cilic, Sloane Stephens y Caroline Wozniacki, entre otros, enviaron sus saludos y dejaron sus mejores deseos para lo que viene en la carrera de Murray.

Días atrás, Andy Murray anunció que esta será su última temporada como tenista profesional. Los persistentes dolores en la cadera, producto de una lesión de la que se operó a comienzos de 2018, no le permiten entrenar ni jugar al más alto nivel y por eso decidió poner punto final a su carrera. El plan es que su último torneo sea Wimbledon.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: