Las niñas de la selección Sub 12 de Valencia se hallaban sumergidas en la frustración: el equipo había caído 2-1 ante el combinado de Castilla y León en el Campeonato Nacional de selecciones autonómicas. Pero mientras las pequeñas futbolistas lloraban por el dolor de la derrota, irrumpió en escena José Andrés Menchero, el entrenador, quien les dejó una lección de vida que se hizo rápidamente viral en España.

Menchi, tal el apodo del director técnico, les habló como un padre. Y les cambió el semblante con conceptos de vida y fair play. "El fútbol tenéis que aprender que tiene dos caras. Ayer tuvimos la cara buena, hoy hemos tenido la mala. Cada día puede salir una de las dos caras y hay que convivir con ello, porque si no, dejaremos de jugar al fútbol", les explicó, con la intención de que aprendieran a aceptar el resultado cuando es adverso.

Pero el discurso continuó, ante la atenta mirada de las jugadoras: "No estamos jugando al fútbol para sufrir, estamos para divertirnos. Ayer salió cara, hoy ha salido cruz. Si siempre saliera cara, los demás no jugarían".

Menchero concluyó su lección con una invitación a compartir con los aficionados la aventura de participar de una gesta deportiva, ni más ni menos, de jugar. "Quedaros con la buena experiencia, vamos a saludar a toda la afición que está allí esperándonos, y como deportistas que somos nos vamos con la cabeza muy alta", concluyó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: