Corrían 83 minutos del clásico de Manchester. El City se imponía 2-1, estirando la ventaja en la cima de la tabla sobre su vecino, monopolizando el honor de la ciudad, hasta que llegó ese centro al corazón del área, con Romelu Lukaku relamiéndose. El delantero del United conectó y el balón impactó en el arquero Ederson Moraes, entre la cara y el cuello. La pelota quedó merodeando, con el portero todavía aturdido por el golpe. El español Juan Mata volvió a probar, otra vez en posición franca. Y el guardavallas se repuso, repeliendo el remate.

El rostro de José Mourinho, director técnico del Manchester United, ante la doble tapada de Ederson, explica por qué todo el City gritó su doble tapada como un gol. Porque valió tres puntos y el clásico, ni más ni menos. Para agregarle una pátina épica, el arquero debió ser atendido por el cuerpo médico tras su participación.

(Reuters)
(Reuters)

El brasileño, de 24 años, carga sobre sus hombros la presión de haberse transformado en el segundo arquero más caro de la historia: el elenco de Pep Guardiola le pagó 40 millones de euros al Benfica para contar con sus servicios. Sólo lo supera una leyenda como "Gigi" Buffon (Juventus lo contrató, en su momento, a cambio de 52.8 millones). En el banco de suplentes del City, además, espera por su lugar el chileno Claudio Bravo. Sin embargo, Ederson dio otro paso más para afianzarse en una valla de elite. con una doble atajada que valió un gol. O, mejor dicho, un clásico.

LEA MÁS: