Duque les resta importancia a las imputaciones de la JEP y le pide “valentía” al tribunal con sanciones proporcionales

El 28 de enero se conoció el auto emitido por la Sala de Reconocimiento de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), que vincula oficialmente a los miembros del secretariado de las Farc en el caso por toma de rehenes.

Este sábado 6 de febrero, el presidente de Colombia Iván Duque restó importancia a las imputaciones contra los exmiembros del Secretariado Farc por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) mencionando que más que “valientes” eran necesarias.

Así lo aseguró el primer mandatario en la Escuela de Cadetes de la Policía General Santander donde se llevó a cabo la ceremonia de reconocimiento del nuevo director de la Policía nacional, general Jorge Luis Vargas.

“Hacer estas reflexiones son necesarias pensando en el presente y en el futuro porque hemos visto recientemente imputaciones que algunos llaman valientes, son imputaciones necesarias, lo que es valiente es la sanción proporcional y efectiva, la que esperamos todos los colombianos”, aseguró el primer mandatario en el evento.

En ese sentido señaló que los colombianos deben tener presente que la construcción de una “genuina paz” supone que los máximos responsables de crímenes de lesa humanidad deban pagar con sanciones correspondientes a sus afectaciones.

A su vez, el jefe de Estado manifestó que como parte de la Justicia Transicional se debe garantizar que aquellos sancionados por crímenes de lesa humanidad no puedan revictimizar a quienes afectaron con sus crímenes “ostentando poder político” y especialmente el las más “altas cumbres del poder legislativo”.

De igual manera, el presidente Iván Duque reconoció la importancia que el país avance en la construcción de paz, pero sin que esta implique impunidad para los responsables de delitos y crímenes atroces contra la población.

“Cuando analizamos la historia de nuestro país duele, muchas veces, que cuando se ha invocado la palabra paz, esto trae consigo la palabra impunidad”, puntualizó el mandatario.

Por ese motivo, reiteró que recientemente se han evidenciado “manifestaciones que revictimizan”, especialmente cuando los responsables ocupan importantes posiciones en el Estado.

Le podría interesar: Buenaventura sigue bajo fuego: reportan nueva balacera que dejó un muerto y tres heridos

Estos comentarios los hizo el mandatario haciendo referencia a la imputación de la Justicia Transicional para la Paz (JEP) a ocho miembros del Secretariado de la guerrilla de las Farc por crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra por secuestro.

En la Clausura de la Décima Conferencia Nacional Guerrillera de las Farc, el secretariado del grupo dió un parte positivo sobre el acuerdo. (Colprensa - Juan Páez).
En la Clausura de la Décima Conferencia Nacional Guerrillera de las Farc, el secretariado del grupo dió un parte positivo sobre el acuerdo. (Colprensa - Juan Páez).

JEP oficializó la primera imputación al secretariado de las Farc

El jueves 28 de enero, la Sala de Reconocimiento de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) comunicó oficialmente acerca de la imputación de cargos a ocho miembros del antiguo secretariado de las extintas Farc-EP. Esto se da en el marco del caso 001 “Toma de rehenes y otras privaciones graves de la libertad” que investiga y terminará judicializando el Tribunal de Paz.

Los responsables de estos hechos son los antiguos miembros del Secretariado que están sometidos a la JEP: Rodrigo Londoño Echeverry, Pablo Catatumbo Victoria, Pastor Lisandro Alape Lascarro, Milton de Jesús Toncel, Juan Ermilo Cabrera, Jaime Alberto Parra, Julián Gallo Cubillos y Rodrigo Granda Escobar. La responsabilidad individual varía según los cargos de mando asumidos durante el conflicto armado, algunos son autores directos.

Después de críticas por más de tres años, la Jurisdicción emite el primer Auto que vincula directamente a los implicados también en delitos de lesa humanidad como las torturas, tratos crueles, violencia sexual, desplazamientos forzados y privaciones graves de la libertad (cada uno con casos diferentes, por ahora solo se enfocarán en este último). La Sala encontró que las disposiciones relacionadas con las políticas a las que denominaban “retenciones” y que se vincularon con diferentes privaciones a la libertad, se orientaron de forma generalizada a personas de todos los estratos sociales y en la práctica no distinguieron territorios, condiciones de género, edad o condiciones de vulnerabilidad especial.

Uno de los señalamientos más graves que pone en la mesa la JEP, es que a los secuestrados les violaban su dignidad humana como estar amarrados con cadenas o no prestarle atención médica a mujeres embarazo, siendo las mujeres y niñas las más afectadas y vulneradas en la guerra. Para el Derecho Internacional Humanitario, la toma de rehenes es una de las mayores violaciones a este.

Le podría interesar: Destruyen otro laboratorio de coca del ELN en Nariño: tenía casi 2 toneladas de la droga

TE PUEDE INTERESAR