Por primera vez, científicos utilizaron células madre umbilicales para sanar el corazón de un bebé

La intervención experimental se realizó en el Reino Unido. El niño había atravesado cirugías previas a corazón abierto sin éxito. Qué se espera para el futuro del tratamiento

Guardar

Nuevo

Finley es el bebé británico que recibió células madre de una persona donante para tratar una cardiopatía congénita (British Heart Foundation/BHF)
Finley es el bebé británico que recibió células madre de una persona donante para tratar una cardiopatía congénita (British Heart Foundation/BHF)

La primera vez que el pequeño Finley se sometió a una intervención quirúrgica tenía sólo cuatro días de vida, a causa de una cardiopatía congénita su salud corría serio peligro y los médicos lo operaron en un cirugía a corazón abierto que se extendió por 12 horas. Desde ese momento se inició un dramático camino de complicaciones cardiovasculares y largas internaciones en terapia intensiva. Hasta que una nueva opción terapéutica abrió una luz de esperanza.

Las cardiopatías congénitas son un grupo de alteraciones estructurales producidas por defectos en la formación del corazón durante el periodo embrionario. En el Reino Unido, utilizaron por primera vez células madre del cordón umbilical de una persona donante para inyectarlas en el corazón de Finley, el bebé que sufría una insuficiencia cardíaca grave.

La intervención fue difundida por la Fundación del Corazón Británica, pero aún no fue reportada en una revista con revisión de pares. Se espera hacer un ensayo clínico dentro de dos años para comprobar la eficacia y la seguridad de la potencial terapia.

El equipo del profesor Massimo Caputo realizó la intervención experimental en el bebé que hoy tiene 2 años y nació en la localidad de Corsham, Wiltshire, en el Reino Unido.

Aún la intervención no fue probado en ensayos clínicos que evalúen la eficacia y la seguridad en un grupo que es tratado y otro grupo que sirve de control  (BHF)
Aún la intervención no fue probado en ensayos clínicos que evalúen la eficacia y la seguridad en un grupo que es tratado y otro grupo que sirve de control (BHF)

Desde su nacimiento, el bebé había sido diagnosticado con una cardiopatía congénita poco frecuente, llamada “transposición de las grandes arterias”. El trastorno consiste en que las dos arterias principales que suministran sangre a los pulmones y al cuerpo están en posiciones incorrectas.

Cuando el bebé tenía cuatro días de vida, los médicos lo operaron por primera vez a corazón abierto para devolver las grandes arterias a su posición normal. La madre del bebé, Melissa Hudd, explicó: “Todo sucedió muy deprisa después del parto. Fue un shock descubrir que Finley tenía una cardiopatía y que necesitaba una operación a corazón abierto. Cuando nació, sólo pude tomarle la mano unos segundos en la incubadora antes de que se lo llevaran a la ambulancia”.

En ese momento, el bebé fue operado durante 12 horas. Salió por fin de la operación, pero dependía de una máquina que se encargaba de la función de su corazón y sus pulmones. Esa operación tuvo complicaciones y la función cardiaca del bebé se deterioró considerablemente.

Los médicos probaron varios tratamientos, pero el bebé siguió internado en cuidados intensivos durante muchas semanas, dependiendo de fármacos y de un respirador para mantener su corazón en funcionamiento.

El bebé británico había sido operado a los 4 días de vida con una cirugía a cielo abierto. Pero siguió teniendo alteraciones de salud/Archivo
El bebé británico había sido operado a los 4 días de vida con una cirugía a cielo abierto. Pero siguió teniendo alteraciones de salud/Archivo

Como último recurso, el profesor Caputo propuso entonces la intervención experimental. Utilizó células madre de un donante para inyectarlas directamente en el corazón del bebé durante una segunda intervención quirúrgica, con la esperanza de que ayudaran a crecer a los vasos sanguíneos dañados para aumentar el suministro de sangre al lado izquierdo de su corazón.

”A las dos semanas del tratamiento con células madre notamos un cambio en Finley. Volvió a casa por primera vez cuando sólo tenía 6 meses con una máquina que todavía le ayuda a respirar por la noche”, contó la madre.

El doctor Caputo, catedrático de Cirugía Cardiaca Congénita de la Fundación Británica del Corazón en el Instituto del Corazón de Bristol, en la Universidad de Bristol, declaró: “Durante años, las familias han acudido a nosotros preguntando por qué sus hijos tienen que ser operados del corazón una y otra vez”.

Aunque cada operación puede salvarles la vida, “la experiencia puede suponer un estrés increíble para el niño y sus padres. Creemos que nuestros parches de células madre serán la respuesta para resolver estos problemas”, sostuvo el médico.

El profesor Massimo Caputo estuvo a cargo de la inyección de células madre en el bebé. Espera hacer un ensayo clínico en 2 años (BHF)
El profesor Massimo Caputo estuvo a cargo de la inyección de células madre en el bebé. Espera hacer un ensayo clínico en 2 años (BHF)

La intervención implicó el uso de células de una persona donante. Esas células fueron cultivadas por científicos del Royal Free Hospital de Londres. Millones de esas células se inyectaron en el músculo cardíaco del bebé.

Se estima que esas células tienen la capacidad de crecer en tejidos que no son rechazados y, en el caso del bebé, han regenerado el músculo cardíaco dañado. “Le retiramos todos los fármacos que tomaba y la ventilación”, dijo el profesor Caputo.

El equipo ahora espera que los parches de células madre sean aún más eficaces, y acaba de recibir un subsidio de la Fundación Británica del Corazón para tener prototipos listos a finales de 2024 y someterlos a prueba.

El equipo médico recibió un subsidio para mejorar el desarrollo de los parches que arman con las células madre en el futuro/Archivo
El equipo médico recibió un subsidio para mejorar el desarrollo de los parches que arman con las células madre en el futuro/Archivo

De acuerdo con Sonya Babu-Narayan, directora médica asociada de la Fundación Británica del Corazón: “Si tiene éxito, esta nueva terapia con células madre, que actúa como un emplasto cicatrizante, podría revolucionar los resultados de la cirugía cardiaca en niños y adultos con cardiopatías congénitas”.

Podría ofrecer una solución -afirmó Babuy-Narayan- que “permitiera reparar el corazón de una vez y para siempre en una sola operación, evitando que las personas se enfrenten a un futuro de operaciones repetidas y ofreciéndoles el regalo de una vida más feliz y saludable”.

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias