Fumadores pasivos: prueban que las pipas de cannabis emiten cuatro veces más contaminantes que los cigarrillos de tabaco

Un estudio realizado por la Universidad de California indicó que fumar cannabis de un bong cuadruplica el volumen de sustancias químicas tóxicas respecto de los cigarrillos comunes. Los detalles de la investigación

Respirar el humo de cannabis de segunda mano de un bong (pipa de agua) expone a las personas a cuatro veces más contaminantes tóxicos que los de un cigarrillo estándar  (Pexels)
Respirar el humo de cannabis de segunda mano de un bong (pipa de agua) expone a las personas a cuatro veces más contaminantes tóxicos que los de un cigarrillo estándar (Pexels)

Los estudios sobre los riesgos y consecuencias de los fumadores pasivos de cigarrillos tradicionales son bien difundidos y han sido sus conclusiones las que han impulsado los espacios para no fumadores en el interior de edificios, oficinas, áreas públicas y hoteles, entre muchas otras opciones. Sin embargo, ahora se abre otro frente no investigado previamente. Respirar el humo de cannabis de segunda mano de un bong (pipa de agua) expone a las personas a cuatro veces más contaminantes tóxicos que los de un cigarrillo estándar, según acaba de advertir estudio que se ha publicado en JAMA Network Open.

Este artículo es uno de los primeros en mostrar que los vapores de marihuana, como los de tabaco, también representan un riesgo. Investigadores de la Universidad de California, Berkeley, monitorearon los niveles de PM2.5, un tipo de partícula que puede empeorar el asma y las enfermedades cardíacas, en un entorno real donde un grupo de adultos jóvenes fumaba cannabis socialmente con un bong durante dos horas en la sala de estar de una casa común. Se colocó un monitor de aerosol donde un no fumador podría sentarse, registrando los niveles de PM2.5 antes, durante y después de ocho sesiones.

Los vapores de marihuana, como los de tabaco, también representan un riesgo, advierten los expertos
Los vapores de marihuana, como los de tabaco, también representan un riesgo, advierten los expertos

Patton Nguyen, estudiante de maestría en salud pública de la universidad y autor principal del estudio, advirtió que “fumar bong no es seguro. Los gases tóxicos liberados por los dispositivos podrían representar un riesgo para los niños, las mujeres embarazadas y los abuelos si también los inhalaran”.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos vienen advirtiendo que el humo de la marihuana contiene muchas de las mismas sustancias químicas tóxicas y cancerígenas que se encuentran en los cigarrillos. Estudios previos demostraron que el compuesto responsable del “subidón” de la marihuana puede transmitirse a niños y bebés a través del consumo pasivo. Esto podría representar un riesgo para el desarrollo mental y desencadenar problemas de atención, motivación y memoria.

Encontraron que durante estos períodos los niveles de PM2.5 aumentaron a alrededor de 1.300 microgramos de contaminantes gaseosos por metro cúbico de aire (ug/m3) (REUTERS/Marco Bello)
Encontraron que durante estos períodos los niveles de PM2.5 aumentaron a alrededor de 1.300 microgramos de contaminantes gaseosos por metro cúbico de aire (ug/m3) (REUTERS/Marco Bello)

Los investigadores, que publicaron sus hallazgos en JAMA Network Open, pidieron a los participantes que se sentaran en una habitación con las ventanas y puertas cerradas y fumaran un bong durante unas dos horas. Luego se usó un monitor de aerosol, que a menudo se usa en sitios donde existe el riesgo de exposición a gases tóxicos, para medir los niveles de PM2.5. Encontraron que durante estos períodos los niveles de PM2.5 aumentaron a alrededor de 1.300 microgramos de contaminantes gaseosos por metro cúbico de aire (ug/m3). Esto es aproximadamente cinco veces el nivel máximo recomendado por la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU que es de 250 ug/m3. También fue cuatro veces mayor que la medida en habitaciones donde las personas fumaban cigarrillos, hasta 330 ug/m3.

Desde 12 horas después de que se dejó de fumar cannabis, los niveles seguían excediendo el estándar diario de la EPA, 35 ug/m3, seis veces. El estudio no analizó los niveles de PM2.5 después de fumar cannabis como cigarrillo. Los datos sobre el tabaquismo que utilizaron los especialistas provienen de un estudio separado realizado por investigadores de la Universidad de Columbia el año pasado.

En el estudio de Columbia, los niveles de PM2.5 se midieron durante una sesión de fumadores en habitaciones del área de Nueva York. PM2.5 es una partícula diminuta que pueden liberar los automóviles, los aviones y los cigarrillos y el cannabis quemados. Puede irritar los ojos, la nariz, la garganta y los pulmones, provocando tos, estornudos y dificultad para respirar. Estudios previos también han relacionado niveles más altos de este contaminante con un número creciente de hospitalizaciones respiratorias y cardiovasculares.

“El fumador de cannabis en bong en el hogar puede exponer a los no fumadores a concentraciones extremadamente altas de partículas finas, hasta 10 veces más que el humo de incendios forestales", dijo el experto  (Gettyimages)
“El fumador de cannabis en bong en el hogar puede exponer a los no fumadores a concentraciones extremadamente altas de partículas finas, hasta 10 veces más que el humo de incendios forestales", dijo el experto (Gettyimages)

Nguyen explicó: “el fumador de cannabis en bong en el hogar puede exponer a los no fumadores a concentraciones extremadamente altas de partículas finas, hasta 10 veces más que el humo de incendios forestales, una opción muy poco saludable que experimentó el Área de la Bahía en California durante los días de cielo anaranjado de septiembre de 2020 .

‘El público debe ser consciente de las posibles complicaciones que pueden producirse con el humo de cannabis experimentado de manera pasiva —alertó Nguyen—. Los fumadores deben comprender cómo fumar en interiores puede afectar a los demás y exponer potencialmente a los niños, las mujeres embarazadas, los ancianos, los trabajadores y los no fumadores. Las políticas de salud pública deberían establecer entornos libres de humo de cannabis similares a los libres de humo de tabaco común”. Aproximadamente siete de cada diez fumadores de cannabis en EE. UU. lo consumen fumando, mientras que uno de cada 10 lo come o lo fuma a través de un bong, respectivamente.

SEGUIR LEYENDO


TE PUEDE INTERESAR