COVID-19 prolongado en niños y adolescentes: la ciencia revisa certezas e incertidumbres

Según indican las tasas de hospitalización notificadas podrían sobrestimar la gravedad. Detectaron más de 200 síntomas diferentes

“Revisamos -indica la autora Petra Zimmermann- 14 estudios hasta la fecha que informaron síntomas persistentes después de COVID en niños y adolescentes. Casi todos los estudios tienen limitaciones importantes"
(Getty Images)
“Revisamos -indica la autora Petra Zimmermann- 14 estudios hasta la fecha que informaron síntomas persistentes después de COVID en niños y adolescentes. Casi todos los estudios tienen limitaciones importantes" (Getty Images)

En los niños, el riesgo de que la enfermedad por coronavirus (COVID) sea grave es bajo. Sin embargo, el riesgo de síntomas persistentes después de la infección por el síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) es incierto en este grupo de edad, y las características del COVID de larga duración están mal caracterizadas, según citan una serie de especialistas de la facultad de Ciencias y Medicina, Universidad de Friburgoque quienes enfrentaron una revisión que publican en The Pediatric Infections Disease Journal.

“Revisamos -indica la autora Petra Zimmermann- 14 estudios hasta la fecha que informaron síntomas persistentes después de COVID en niños y adolescentes. Casi todos los estudios tienen limitaciones importantes, incluida la falta de una definición de caso clara, tiempos de seguimiento variables, inclusión de niños sin confirmación de infección por SARS-CoV-2, dependencia de síntomas autoinformados o informados por los padres sin evaluación clínica, falta de respuesta y otros sesgos, y la ausencia de un grupo de control”.

De los 5 estudios que incluyeron como controles a niños y adolescentes sin infección por SARS-CoV-2, 2 no encontró que los síntomas persistentes fueran más prevalentes en niños y adolescentes con evidencia de infección por SARS-CoV-2. Esto destaca que los síntomas asociados a la infección por SARS-CoV-2 a largo plazo son difíciles de distinguir de los síntomas asociados a una pandemia.

De los 5 estudios que incluyeron como controles a niños y adolescentes sin infección por SARS-CoV-2, 2 no encontró que los síntomas persistentes fueran más prevalentes en niños y adolescentes con evidencia de infección por SARS-CoV-2
(Getty Images)
De los 5 estudios que incluyeron como controles a niños y adolescentes sin infección por SARS-CoV-2, 2 no encontró que los síntomas persistentes fueran más prevalentes en niños y adolescentes con evidencia de infección por SARS-CoV-2 (Getty Images)

Los niños infectados con el síndrome respiratorio agudo severo por coronavirus 2 (SARS-CoV-2) generalmente son asintomáticos o tienen enfermedad leve por coronavirus (COVID) con tasas bajas de hospitalización (2%) o muerte (0,03%). 1-9

Las tasas de hospitalización notificadas podrían sobrestimar la gravedad, ya que muchos estudios no especifican si los niños son hospitalizados con COVID o debido a el COVID. La carga de enfermedad es mayor en los adolescentes, que son más frecuentemente infectados y hospitalizados que los niños más pequeños.

Mensurar el riesgo real

Los niños infectados con el síndrome respiratorio agudo severo por coronavirus 2 (SARS-CoV-2) generalmente son asintomáticos o tienen enfermedad leve por coronavirus (COVID) con tasas bajas de hospitalización (2%) o muerte (0,03%). 1-9 (Gettyimages)
Los niños infectados con el síndrome respiratorio agudo severo por coronavirus 2 (SARS-CoV-2) generalmente son asintomáticos o tienen enfermedad leve por coronavirus (COVID) con tasas bajas de hospitalización (2%) o muerte (0,03%). 1-9 (Gettyimages)

A pesar del bajo riesgo que representa el COVID agudo en niños en el corto plazo, preocupan dos consecuencias a largo plazo de la infección. El primero es el síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico asociado temporalmente con el SARS-CoV-2 (SIMP-AT) o “síndrome inflamatorio multisistémico en niños (SIM-N), una enfermedad inmunomediada que se presenta en una pequeña proporción (0,1%) de los niños 2 a 6 semanas después de haber sido infectados con SARS-CoV-2.11–20

El segundo es el COVID prolongado, también llamado síndrome post-COVID o secuela posaguda del SARS-CoV-2 (SPAC). Estos términos describen los síntomas persistentes después de COVID, descritos principalmente en adultos, afectando los sistemas sensorial, neurológico y cardiorrespiratorio, así como la salud mental.

Hasta la fecha, no hay una definición clara para este síndrome y no hay acuerdo sobre la duración de los síntomas que justifican el diagnóstico, que varía de 4 a 12 semanas después de la infección aguda. Más de 200 síntomas se han atribuido a COVID prolongado, muchos de ellos inespecíficos y altamente prevalentes en la población general, como fatiga, alteraciones del sueño, dificultad de concentración, pérdida de apetito y dolor muscular o en las articulaciones.

Por lo tanto, una determinación precisa del riesgo de COVID prolongado es crucial en el debate sobre los riesgos y beneficios de la vacunación en este grupo de edad.

La vacunación pediátrica sigue siendo la mejor opción
La vacunación pediátrica sigue siendo la mejor opción

“La evidencia de COVID prolongado en niños y adolescentes es limitada -afirma Zimmermann-, y todos los estudios hasta la fecha tienen limitaciones sustanciales o no muestran una diferencia entre los niños que han sido infectados por SARS-CoV-2 y los que no. La ausencia de un grupo de control en la mayoría de los estudios hace que sea difícil separar los síntomas atribuibles al COVID prolongado de los síntomas asociados a la pandemia”.

Ante la gran cantidad de niños y adolescentes infectados con SARS-CoV-2, el impacto de incluso una baja prevalencia de síntomas persistentes será considerable. Sin embargo, en la mayoría de los estudios, los síntomas no persistieron más de 12 semanas. De acuerdo con esto, un estudio que encontró una diferencia entre los casos y los controles en los síntomas persistentes (a las 4 semanas después del COVID) informó que a las 8 semanas, la mayoría de los síntomas se habían resuelto, lo que sugiere que un COVID prolongado puede ser menos preocupante en niños y adolescentes que en adultos.

“Curiosamente -indica Zimmermann-, en un estudio, más de la mitad de los adolescentes del grupo de control no infectado informaron síntomas a las 12 semanas a pesar de que solo el 8% notificó síntomas en el momento de la prueba del SARS-CoV-2″.

“La relativa escasez de estudios de COVID prolongado y las limitaciones de los reportados hasta la fecha significa que la verdadera incidencia de este síndrome en niños y adolescentes sigue siendo incierta”, dice un experto (Gettyimages)
“La relativa escasez de estudios de COVID prolongado y las limitaciones de los reportados hasta la fecha significa que la verdadera incidencia de este síndrome en niños y adolescentes sigue siendo incierta”, dice un experto (Gettyimages)

“La relativa escasez de estudios de COVID prolongado y las limitaciones de los reportados hasta la fecha significa que la verdadera incidencia de este síndrome en niños y adolescentes sigue siendo incierta”, según palabras del informe. El impacto de la edad, la gravedad y la duración de la enfermedad, cepa del virus y otros factores en el riesgo de COVID prolongado en este grupo de edad también queda por determinar.

A la luz de la importancia del COVID prolongado en la ecuación de riesgo-beneficio para las decisiones políticas sobre las vacunas COVID para niños y adolescentes, son necesarios con urgencia más estudios para determinar con precisión el riesgo de COVID prolongado. Estos deben incluir grupos de control rigurosos, niños con otras infecciones y los ingresados en un hospital o cuidados intensivos por otros motivos.

“Los estudios de cohortes longitudinales deben incluir pruebas regulares para SARS-CoV-2 para confirmar la infección, reconocimiento meticuloso de los síntomas, tiempos de seguimiento consistentes y suficientemente prolongados para tener en cuenta los síntomas intermitentes y el registro de condiciones médicas preexistentes. También se necesita más investigación para identificar los mecanismos inmunológicos subyacentes del COVID prolongado”, cita a modo de conclusión Zimmermann.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR