La amenaza de Ómicron puede frenarse con una dosis adicional de la vacuna

Si bien los inoculantes disponibles puede ser menos poderosos contra la nueva variante, la protección puede fortalecerse con dosis de refuerzo

Los investigadores vislumbran razones para estar esperanzados. La pérdida de protección inmunológica es “sólida, pero no completa” (Getty)
Los investigadores vislumbran razones para estar esperanzados. La pérdida de protección inmunológica es “sólida, pero no completa” (Getty)

Los primeros estudios sobre Ómicron ya están disponibles y la visión que brindan es cautelosamente optimista. Si bien la vacuna de Pfizer Inc. y BioNTech pueden ser menos poderosas contra la nueva variante, la protección se puede fortalecer con refuerzos.

Investigaciones de Sudáfrica, Suecia y Alemania muestran que Ómicron, como se temía, causa una pérdida de protección inmunológica, pero no por completo. En un estudio sudafricano de plasma sanguíneo de personas que recibieron dos dosis de la inyección Pfizer-BioNTech, hubo una caída de 41 veces en los niveles de anticuerpos bloqueadores de virus en comparación con la cepa que circulaba al comienzo de la pandemia.

Investigadores alemanes respaldaron los resultados de Sudáfrica, encontrando una caída de hasta 37 veces en los anticuerpos contra el Ómicron frente a la variante Delta, dijo la viróloga Sandra Ciesek en los resultados del estudio publicados el miércoles temprano en la red social Twitter. Un estudio separado del Instituto Karolinska de Estocolmo fue más optimista, y encontró que la disminución de anticuerpos contra Ómicron fue solo un poco peor que para Delta, la cepa que actualmente causa la mayoría de los casos de COVID-19 en todo el mundo.

Los resultados ofrecen una visión temprana, aún incompleta, de cuán potencialmente dañina podría ser la propagación de Ómicron. Los estudios son pequeños, por lo que sus hallazgos no son concluyentes.

Además, los datos no son la historia completa, porque los niveles de anticuerpos son solo una parte de la respuesta del sistema inmunológico contra el virus. Las llamadas células T “asesinas” también desempeñan un papel importante en la protección contra enfermedades graves y eso es más difícil de medir en un laboratorio.

Investigaciones de Sudáfrica, Suecia y Alemania muestran que Ómicron, como se temía, causa una pérdida de protección inmunológica, pero no por completo (REUTERS/Gaelen Morse)
Investigaciones de Sudáfrica, Suecia y Alemania muestran que Ómicron, como se temía, causa una pérdida de protección inmunológica, pero no por completo (REUTERS/Gaelen Morse)

Los investigadores vislumbran razones para estar esperanzados. La pérdida de protección inmunológica es “sólida, pero no completa”, dijo Alex Sigal , jefe de investigación del Instituto de Investigación de Salud de África en Durban, quien presentó los hallazgos del primer estudio el martes por la noche. “Un buen refuerzo probablemente reduciría la posibilidad de infección, especialmente una infección que conduce a una enfermedad más grave”, dijo.

El estudio alemán realizado por el equipo de Ciesek en el Instituto de Virología Médica de la Clínica Universitaria de Frankfurt, no encontró anticuerpos neutralizantes para la variante Ómicron en algunas muestras tomadas seis meses después de la doble vacunación. Los resultados no han sido revisados por pares. Sin embargo, “los datos muestran que se necesitarán refuerzos”, dijo Christian Drosten, director de virología en Charite, el hospital universitario de Berlín, en Twitter.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que Ómicron podría provocar aumentos repentinos de “consecuencias severas” debido a que hace que el virus sea más transmisible. Aún así, el aumento en los casos en Sudáfrica después de la aparición de Ómicron no ha abrumado a los hospitales hasta ahora, lo que ha provocado cierto optimismo cauteloso de que la nueva cepa puede causar una enfermedad mayoritariamente leve.

Los gobiernos y los mercados financieros están tratando de evaluar si la nueva variante tendrá un impacto significativo en el intento mundial de superar la pandemia. La rápida propagación de Ómicron preocupa porque si la nueva variante puede evadir la inmunidad van a requerirse nuevas fórmulas de vacunas. Cientos de investigadores han estado trabajando día y noche para responder a la pregunta.

“Los datos de Karolinska (el estudio hecho en Estocolmo) son motivo de optimismo, están bastante cerca del mejor escenario posible”, dijo Shane Crotty , profesor del Centro de Investigación de Vacunas y Enfermedades Infecciosas del Instituto de Inmunología La Jolla de San Diego.

Los niveles de anticuerpos neutralizantes son un marcador clave de protección inmunológica. Aunque naturalmente disminuyen en los meses posteriores a una infección o vacuna, se ha demostrado que la capacidad del cuerpo para entrar en acción para producir anticuerpos más efectivos, si es necesario, mejora con el tiempo.

Además, los estudios han encontrado que una tercera dosis unos seis meses después de la segunda puede reforzar los niveles de estos anticuerpos de mejor calidad, lo que convierte a los potenciadores en un arma importante para combatir el Ómicron.

“Habrá más avances en la inmunidad inducida por vacunas”, dijo Sigal, y agregó que las personas completamente vacunadas deben recibir inyecciones de refuerzo y las que han sido previamente infectadas deben vacunarse.

Resultados preliminares

Un trabajador sanitario asiste a una paciente que está siendo tratada en un hospital en Johannesburgo (REUTERS/ Sumaya Hisham)
Un trabajador sanitario asiste a una paciente que está siendo tratada en un hospital en Johannesburgo (REUTERS/ Sumaya Hisham)

Los resultados son preliminares y los niveles exactos de escape inmunológico pueden cambiar, dijo Sigal, cuyo laboratorio fue el primero en aislar la variante beta identificada en Sudáfrica a fines de 2020.

Señaló que Ómicron escapa a la neutralización de anticuerpos más fácilmente que la Beta, que se había considerado el más inmune evasivo de las variantes de preocupación detectadas anteriormente.

Una pregunta clave que los investigadores están tratando de abordar es si las vacunas contra el coronavirus existentes deben modificarse para proteger contra el Ómicron.

“Cualquier cambio en la vacuna requeriría una consideración cuidadosa, especialmente porque Delta es actualmente el principal impulsor de la pandemia y las vacunas existentes brindan un escudo suficiente contra ella”, dijo Ana-Maria Henao-Restrepo, quien codirige el plan de investigación y desarrollo de la OMS para vacunas y innovaciones durante brotes y pandemias.

Más datos

La magnitud de la caída en los anticuerpos neutralizantes contra Ómicron podría indicar la necesidad de vacunas compatibles con la nueva variante, aunque otras consideraciones pueden influir, dijo Stephen Goldstein , virólogo evolutivo de la Universidad de Utah en Salt Lake City. También se necesitan estudios más amplios que examinen los anticuerpos neutralizantes de personas inmunizadas con otras vacunas, dijo.

“Sin embargo, lo más importante serán los estudios epidemiológicos que examinen la frecuencia de reinfecciones e infecciones progresivas, así como la gravedad de la enfermedad en esos pacientes”, dijo Goldstein. “Sigo siendo optimista de que la vacunación o una infección previa proporcionará alguna medida de protección contra la enfermedad grave”.

El trabajo en el laboratorio de Sigal implicó analizar 14 muestras de plasma sanguíneo recolectadas de una docena de personas que habían recibido una segunda inyección de Pfizer-BioNTech aproximadamente un mes antes para medir la concentración de anticuerpos necesarios para neutralizar o bloquear el virus de la variante Ómicron. Los niveles de anticuerpos neutralizantes contra la variante fueron significativamente más altos en un subconjunto de participantes que cursaron la infección de COVID-19 aproximadamente un año antes, dijo Sigal.

Inmunidad híbrida

Una pregunta clave que los investigadores están tratando de abordar es si las vacunas contra el coronavirus existentes deben modificarse para proteger contra el Ómicron (EFE/EPA/NEIL HALL/Archivo)
Una pregunta clave que los investigadores están tratando de abordar es si las vacunas contra el coronavirus existentes deben modificarse para proteger contra el Ómicron (EFE/EPA/NEIL HALL/Archivo)

Eso indica que la denominada inmunidad híbrida generada por una infección natural seguida de inmunización puede proporcionar una protección razonable contra el Ómicron. En aquellos que nunca han tenido Covid, esto podría emularse administrando tres dosis de vacuna, dijo Crotty del Instituto La Jolla.

Lo que muchos de nosotros queremos ver son comparaciones directas con otras variantes, debido a la experiencia más amplia con ellas”, dijo. Los científicos también quieren comprender mejor la importancia de la reducción en los niveles de anticuerpos neutralizantes contra Ómicron y estudiar las respuestas de anticuerpos contra Ómicron en sueros sanguíneos de personas que han recibido tres dosis de la vacuna Pfizer o Moderna, dijo Crotty.

En las próximas semanas, también surgirá con más claridad de los estudios que evalúan la respuesta de las células T al Ómicron, como el que se está llevando a cabo Alessandro Sette, del Instituto La Jolla en San Diego.

“Es posible que Ómicron tenga un impacto menor en las células T y en los glóbulos blancos que el sistema inmunológico usa para matar las células infectadas por virus”, dijo Dan Barouch, profesor de medicina del Castillo William Bosworth en la Escuela de Medicina de Harvard y director del Centro de Investigación en Virología y Vacunas Beth Israel Deaconess de Boston.

* Por Jason Gale y Naomi Kresge para Bloomberg

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR