Variante Ómicron vs. variante Delta: por qué es una batalla crucial

Los investigadores esperan por los datos para calcular cuál será la dominante y estimar el riesgo epidemiológico que ello significa

(EFE)
(EFE)

Conforme la variante Ómicron del coronavirus se extiende por el sur de África y aparece en otros países, los científicos observan ansiosos el desarrollo de una batalla que podría determinar el futuro de la pandemia. ¿Podrá el competidor más reciente de la Delta, que predomina en el mundo, desbancarla?

Tras analizar los datos de Sudáfrica y Gran Bretaña, algunos científicos dejan entrever que Ómicron podría ser la vencedora.

“Aún es muy pronto, pero cada vez más comienza a llegar información poco a poco que deja entrever que Ómicron probablemente desplazará a Delta en muchos lugares, si no es que en todos”, dijo el doctor Jacob Lemieux, que supervisa las variantes para una colaboración de investigación encabezada por la Escuela de Medicina de Harvard.

Pero otros señalaron el lunes que es demasiado pronto para saber qué probabilidad hay de que Ómicron se extienda con más eficacia que Delta o, si lo hace, con qué rapidez podría imponerse.

“Sobre todo aquí en Estados Unidos, donde estamos viendo aumentos significativos de la Delta, si Ómicron va a sustituirla creo que lo sabremos en unas dos semanas”, dijo Matthew Binnicker, director de virología clínica de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Test de PCR en el aeropuerto de Johannesburgo, Sudáfrica (Reuters)
Test de PCR en el aeropuerto de Johannesburgo, Sudáfrica (Reuters)

Quedan muchas preguntas cruciales por responder sobre Ómicron, incluyendo si el virus causa una enfermedad más leve o más grave y hasta qué punto podría evadir la inmunidad de personas vacunadas contra el COVID-19 o que ya padecieron la enfermedad.

En cuanto a la propagación, los científicos destacan lo que está ocurriendo en Sudáfrica, donde se detectó por primera vez esta variante. La rapidez con la que Ómicron ha infectado a la gente y casi ha alcanzado el predominio en Sudáfrica ha hecho que los expertos de la salud se preocupen de que el país se encuentre en el inicio de una nueva ola que pueda llegar a abrumar a los hospitales.

La nueva variante hizo que Sudáfrica pasara en poco tiempo de un periodo de baja transmisión, con un promedio de menos de 200 casos nuevos al día a mediados de noviembre, a más de 16.000 diarios el fin de semana. Según los especialistas, Ómicron representa más del 90% de los nuevos casos en la provincia de Gauteng, el epicentro de la nueva ola. La variante se está extendiendo rápidamente y alcanzando el predominio en otras ocho provincias de Sudáfrica.

“El virus se está extendiendo con rapidez extraordinaria”, declaró Willem Hanekom, director del Instituto de Investigación Sanitaria de África. “Si se observan las pendientes de esta ola en la que nos encontramos en este momento, es una inclinación mucho más pronunciada que las tres primeras olas que experimentó Sudáfrica. Esto indica que se está extendiendo rápidamente y que, por tanto, podría ser un virus sumamente contagioso”.

Sin embargo, Hanekom, que también es copresidente del Consorcio Sudafricano de Investigación de las Variantes de COVID-19, dijo que el país tenía un número tan bajo de casos de Delta cuando surgió Ómicron que “no creo que podamos decir” que haya superado a la Delta.

Los científicos afirman que no está claro si el Ómicron se comportará en otros países de la misma manera que lo ha hecho en Sudáfrica. Lemieux dijo que ya hay algunos indicios sobre cómo puede comportarse; en lugares como el Reino Unido, que hace mucha secuenciación genómica, dijo, “estamos viendo lo que parece ser una señal de aumento exponencial de Ómicron sobre Delta”.

(Reuters)
(Reuters)

En Estados Unidos, como en el resto del mundo, “todavía hay mucha incertidumbre”, dijo. “Pero cuando se juntan los primeros datos, se empieza a ver una imagen consistente: que Ómicron ya está aquí, y basándonos en lo que hemos observado en Sudáfrica, es probable que se convierta en la cepa dominante en las próximas semanas y meses, y que provoque un aumento del número de casos”.

Queda por ver lo que esto podría significar para la salud pública. Hanekom dijo que los primeros datos de Sudáfrica muestran que las tasas de reinfección son mucho más altas con Ómicron que con las variantes anteriores, lo que sugiere que el virus está escapando un poco a la inmunidad. También muestra que el virus parece estar infectando a personas más jóvenes, sobre todo a las que no están vacunadas, y que la mayoría de los casos en los hospitales han sido relativamente leves.

Pero Binnicker dijo que las cosas podrían ser diferentes en otras partes del mundo o en diferentes grupos de pacientes. “Será muy interesante ver qué ocurre cuando se produzcan más infecciones en adultos mayores o en personas con problemas de salud”, dijo. “¿Cuál es el resultado en esos pacientes?”.

Mientras el mundo espera respuestas, los científicos sugieren que la gente haga todo lo posible para protegerse.

“Queremos asegurarnos de que la gente tenga la mayor inmunidad posible gracias a la vacunación. Así que si la gente no está vacunada, debería hacerlo”, dijo Lemieux. “Si la gente es apta para recibir refuerzos, deberían recibirlos, y luego hacer todas las demás cosas que sabemos que son efectivas para reducir la transmisión: enmascararse y distanciarse socialmente y evitar grandes reuniones en interiores, particularmente sin máscaras”.

(Con información de AP)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR