Una modificación genética de los mosquitos que mata a las hembras jóvenes podría ser clave para prevenir la transmisión de enfermedades

El objetivo es reducir drásticamente la población de insectos transmisores virus como zika, dengue o chikungunya sin tener que usar pesticidas dañinos al medio ambiente

Vista de un grupo de mosquitos Aedes aegypti (EFE/Leonardo Muñoz/Archivo)
Vista de un grupo de mosquitos Aedes aegypti (EFE/Leonardo Muñoz/Archivo)

La empresa biotecnológica Oxitec ha liberado los primeros mosquitos modificados genéticamente en los Estados Unidos con el objetivo de combatir la proliferación de mosquitos silvestres portadores de enfermedades en la región.

Los mosquitos modificados de Oxitec, todos machos, han sido diseñados para portar un gen letal, el cual se transmite cuando las plagas modificadas se aparean con las hembras silvestres. Este gel letal no afecta a las crías machos, pero sí a las hembras, impidiéndoles desarrollar una proteína esencial para su supervivencia, haciendo que mueran antes de alcanzar la madurez.

Ensayos de este tipo se han llevado a cabo por la compañía en lugares como Brasil, las Islas Caimán, Panamá y Malasia, y según informes de la propia empresa, han logrado reducir la población de mosquitos Aedes aegypi en un 90 por ciento en estos lugares.

Este tipo de mosquito (Aedes aegypi) es responsable de la transmisión de virus potencialmente letales para el ser humano, como el zika, el dengue, el chikungunya y la fiebre amarilla. Por lo tanto, la liberación de mosquitos modificados genéticamente ofrece una forma de controlar la población de estos insectos sin usar pesticidas nocivos para el medio ambiente.

Cabe destacar que solo los mosquitos hembras pican a las personas (los mosquitos machos beben exclusivamente néctar), por lo que los mosquitos modificados y sus descendientes masculinos supervivientes no pueden transmitir enfermedades a los humanos.

Los mosquitos Aedes aegypti constituyen alrededor del 4 por ciento de los mosquitos en los Cayos de Florida, donde fueron liberados los mosquitos modificados, pero causan la gran mayoría de las enfermedades transmitidas por mosquitos que se transmiten a los humanos en el área, según información de la revista Nature.

La junta del Distrito de Control de Mosquitos de los Cayos de Florida (FKMCD) generalmente presupuesta $1 millón de dólares al año para controlar la plaga, recurriendo a medidas costosas como rociar insecticidas aéreos.

Liberar cientos de millones de mosquitos genéticamente modificados puede ser una opción menos costosa y más efectiva, concluyó la junta, especialmente a medida que las poblaciones de mosquitos se vuelven resistentes a los pesticidas con el tiempo.

Brasil utiliza desde hace varios años el método Wolbachia de combate al dengue, que consiste en la liberación de los insectos genéticamente modificados, a los que se les introdujo la bacteria que los incapacita para transmitir las enfermedades, para que se mezclen con las poblaciones locales de Aedes aegypti (EFE/Marcelo Sayão/Archivo)
Brasil utiliza desde hace varios años el método Wolbachia de combate al dengue, que consiste en la liberación de los insectos genéticamente modificados, a los que se les introdujo la bacteria que los incapacita para transmitir las enfermedades, para que se mezclen con las poblaciones locales de Aedes aegypti (EFE/Marcelo Sayão/Archivo)

La FKMCD se acercó por primera vez a Oxitec en 2010, y después de una década de evaluaciones regulatorias y retroceso local, tanto la junta como la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA) finalmente aprobaron el plan para liberar los mosquitos modificados genéticamente en los Cayos.

A fines de abril, la compañía colocó cajas de huevos de mosquitos en seis ubicaciones en Cudjoe Key, Ramrod Key y Vaca Key. Durante las próximas 12 semanas, alrededor de 12,000 mosquitos machos recién nacidos deberían emerger de las cajas.

Esta versión servirá como una prueba inicial para que Oxitec pueda recopilar datos antes de realizar una segunda prueba con casi 20 millones de mosquitos a finales de este año, informó Nature.

La compañía capturará mosquitos a lo largo de la prueba para observar qué tan lejos viajan los insectos desde sus cajas, cuánto tiempo viven y si las hembras están detectando el gen letal y muriendo. Para facilitar el seguimiento de los mosquitos modificados, Oxitec introdujo un gen que hace que los mosquitos brillen bajo un color de luz específico.

Sigue habiendo preguntas sobre si los mosquitos modificados genéticamente tendrán efectos no deseados en los mosquitos locales, los animales o el ecosistema en general.

Por ejemplo, después de que Oxitec liberó mosquitos modificados genéticamente en Jacobina, Brasil, los genes de los insectos aparecieron en las poblaciones locales de mosquitos, lo que sugiere que el gen letal no logró matar a algunas hembras antes de que pudieran aparearse.

Su descendencia híbrida no portaba el gen letal, sino que portaba genes de las poblaciones originales de mosquitos cubanos y mexicanos que se utilizaron por primera vez para crear los mosquitos modificados genéticamente, según un estudio de 2019 publicado en la revista Scientific Reports .

No está claro cómo estos nuevos genes podrían haber alterado la biología de los mosquitos.

La bióloga molecular Natalie Kofler, fundadora de Editing Nature, una organización que aboga por el uso responsable de la edición de genes, le dijo a Nature que espera que el ensayo de Oxitec se lleve a cabo “de una manera que sea transparente y de una manera que pueda hacer que algunos miembros de la comunidad sentirse mejor con toda la situación”, y que los datos ofrecerán información sobre cómo las plagas podrían afectar a las especies y ecosistemas locales.

SEGUIR LEYENDO: