15 personas pasaron 40 días en una cueva sin teléfonos, relojes ni luz solar en un experimento extremo: estos fueron los resultados

Los científicos querían medir la capacidad de adaptación del cerebro humano a los cambios drásticos en su entorno normal y estudiar cómo se desarrollaban las interacciones sociales en condiciones extremas de aislamiento

Miembros del equipo explorando el interior de la cueva (Facebook: Adaptation Institute, Research and do Tank)
Miembros del equipo explorando el interior de la cueva (Facebook: Adaptation Institute, Research and do Tank)

Quince voluntarios han emergido de una cueva en el suroeste de Francia después de pasar 40 días sin relojes, teléfonos o luz solar para un experimento de aislamiento humano.

El grupo de ocho hombres y siete mujeres vivía en la cueva de Lombrives como parte de un proyecto de 1,4 millones de dólares llamado Deep Time, que se propuso explorar los límites de la adaptabilidad humana al aislamiento. El proyecto, liderado por el Human Adaption Institute, finalizó el sábado después de 40 días.

Con grandes sonrisas en sus rostros pálidos, dejaron su aislamiento voluntario en la cueva de Lombrives con una ronda de aplausos y disfrutaron de la luz mientras usaban lentes especiales para proteger sus ojos después de tanto tiempo en la oscuridad.

Tres exploradores aventurándose en la oscuridad de la cueva (Facebook: Adaptation Institute, Research and do Tank)
Tres exploradores aventurándose en la oscuridad de la cueva (Facebook: Adaptation Institute, Research and do Tank)

Durante su tiempo en la cueva, los voluntarios durmieron en tiendas de campaña y generaron su propia electricidad con una bicicleta de pedales, ya que no había luz natural. También sacaron agua de un pozo de 146 pies debajo de la tierra.

Como no había luz solar, el equipo tuvo que seguir sus relojes biológicos para saber cuándo dormir, comer o hacer las tareas diarias.

El equipo reunido compartiendo sus experiencias (Facebook: Adaptation Institute, Research and do Tank)
El equipo reunido compartiendo sus experiencias (Facebook: Adaptation Institute, Research and do Tank)

Para sorpresa, rápidamente perdieron el sentido del tiempo.

El director del proyecto, Christian Clot, que también formaba parte del grupo, dijo a los periodistas el sábado: “¡Y aquí estamos! Nos fuimos después de 40 días... Para nosotros, fue una verdadera sorpresa”, citó The Guardian .

Un voluntario dijo que pensaba que había estado bajo tierra durante 23 días.

La cueva de Lombrives fue el lugar elegido para adelantar el estudio sobre el aislamiento (Facebook: Adaptation Institute, Research and do Tank)
La cueva de Lombrives fue el lugar elegido para adelantar el estudio sobre el aislamiento (Facebook: Adaptation Institute, Research and do Tank)

El grupo no tenía comunicación con el mundo exterior y no podía usar teléfonos u otros dispositivos electrónicos.

Un voluntario, el profesor de matemáticas Johan Francois, dijo que corrió círculos de 10 kilómetros en la cueva para mantenerse en forma. También contó que tenía “deseos viscerales” de salir de la cueva, según dijo a la BBC.

Un explorador escala una pared de la cueva de Lombrives (Facebook: Adaptation Institute, Research and do Tank)
Un explorador escala una pared de la cueva de Lombrives (Facebook: Adaptation Institute, Research and do Tank)

Pero otros voluntarios se sintieron diferente, y dos tercios dijeron que querían permanecer en la cueva por más tiempo.

“Por una vez en nuestras vidas, fue como si pudiéramos presionar la pausa”, dijo Marina Lançon, una de las siete mujeres que participaron en el experimento. “Por una vez en nuestras vidas, tuvimos tiempo y pudimos dejar de vivir y hacer nuestras tareas. Fue genial”.

Sin embargo, Lançon admitió sentirse feliz de estar al aire libre y volver a escuchar el canto de los pájaros.

En asociación con laboratorios en Francia y Suiza, los científicos monitorearon los patrones de sueño, las interacciones sociales y las reacciones de comportamiento de los 15 miembros del equipo a través de sensores. Un sensor era un pequeño termómetro dentro de una cápsula que los participantes tragaban como una pastilla. Midió la temperatura corporal y transmitió datos a una computadora hasta que fue expulsado de forma natural.

La actividad cerebral de los voluntarios también se recopiló antes y después de que ingresaran a la cueva.

(Facebook: Adaptation Institute, Research and do Tank)
(Facebook: Adaptation Institute, Research and do Tank)

Los científicos detrás del proyecto dicen que los ayudará a comprender cómo las personas pueden adaptarse a condiciones de vida extremas y estar en completo aislamiento.

“Es realmente interesante observar cómo este grupo se sincroniza”, dijo Clot anteriormente en una grabación desde el interior de la cueva en la que contó que trabajar juntos en proyectos y organizar tareas sin poder establecer un tiempo para reunirse fue particularmente desafiante.

El equipo de voluntarios cuando salieron de la cueva 40 días después de haber entrado (Facebook: Adaptation Institute, Research and do Tank)
El equipo de voluntarios cuando salieron de la cueva 40 días después de haber entrado (Facebook: Adaptation Institute, Research and do Tank)

“Nuestro futuro como humanos en este planeta evolucionará”, dijo Clot después de salir de la cueva. “Debemos aprender a comprender mejor cómo nuestro cerebro es capaz de encontrar nuevas soluciones, sea cual sea la situación”.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR