El vicepresidente paraguayo Hugo Velázquez no renunciará pese a las acusaciones de corrupción

Había afirmado el viernes pasado que dejaba el cargo y también declinaba a la precandidatura a la Presidencia tras ser designado “significativamente corrupto” por Estados Unidos

Hugo Velázquez (REUTERS/Jorge Adorno/Archivo)
Hugo Velázquez (REUTERS/Jorge Adorno/Archivo)

El vicepresidente de Paraguay, Hugo Velázquez, dio marcha atrás y no renunciará a pesar de ser designado “significativamente corrupto” por Estados Unidos. El político había afirmado el viernes pasado que dejaba el cargo y también declinaba a la precandidatura a la Presidencia.

La verdad es que dije que iba a renunciar para salir a defenderme como un ciudadano común. En este momento, tengo la confirmación oficial de que en el Ministerio Público no existe ninguna investigación en mi contra. Y de manera oficiosa de que tampoco existe una investigación en los Estados Unidos. Tengo la información de que el Ministerio Público va a solicitarle a la embajada los elementos que dicen tener sobre el delito a través del cual me están acusando”, indicó Velázquez en diálogo con ABC.

El comunicado compartido en redes por Hugo Velázquez
El comunicado compartido en redes por Hugo Velázquez

Y siguió: “Tenía miedo de un montaje de investigación que, gracias a Dios, no apareció, no ocurrió. Entonces, mínimamente tengo que saber en dónde me voy a defender y qué es lo que hay en mi contra”.

Luego expresó que renunciará una vez que pueda acceder a la denuncia norteamericana. “Mantengo que una vez que tenga a la vista esa denuncia que me hiciera el embajador, ratifico que voy a renunciar y salir a defenderme como ciudadano común”; al tiempo que subrayó que renunciará “en el momento que aparezca la denuncia concreta” en su contra.

El vicepresidente de Paraguay, Hugo Velázquez, sale tras una reunión en el palacio de López en Asunción (REUTERS/Jorge Adorno/Archivo)
El vicepresidente de Paraguay, Hugo Velázquez, sale tras una reunión en el palacio de López en Asunción (REUTERS/Jorge Adorno/Archivo)

Estados Unidos designó a Velázquez por su participación en actos de corrupción significativos, acusándolo de haber ofrecido un soborno de más de un millón de dólares a un funcionario público.

El anuncio fue realizado por el embajador de Estados Unidos en Asunción, Marc Ostfield, en una conferencia de prensa en la delegación diplomática, al mismo tiempo en que el secretario de Estado, Antony Blinken, emitió un comunicado en Washington.

Según la acusación del Gobierno estadounidense, que afecta también Juan Carlos Duarte, ex fiscal y amigo personal del vicepresidente, el secretario Blinken “ha recibido información creíble de la participación de Velázquez y Duarte en corrupción significativa”.

A pedido del vicepresidente Velázquez, Duarte, su cercano colaborador personal y profesional, ofreció un soborno de más de un millón de dólares americanos a un funcionario público, un acto consistente con un patrón aparente de actividad corrupta compartida. Esto se hizo para obstruir una investigación que amenazaba al vicepresidente y sus intereses financieros”, manifestó el embajador Ostfield.

La acusación de EEUU contra el vicepresidente y el ex fiscal implica que ambos no podrán ingresar al país, al igual que miembros de sus familias. La medida alcanza a Lourdes María Andrea Samaniego González, Dionicio Adalberto Velázquez Giménez, Sonya Rebeca Velázquez Escauriza, Hugo José Velázquez Escauriza, Ninfa Concepción Vera Moreira y Tamara Duarte Martínez.

Horacio Cartes, ex presidente de Paraguay (Archivo)
Horacio Cartes, ex presidente de Paraguay (Archivo)

Hace cuatro semanas, EEUU anunció la “designación pública” del ex presidente paraguayo Horacio Cartes (2013-2018) por su “participación en actos de corrupción significativos”. La decisión también supuso que el ex gobernante y sus familiares inmediatos “no sean elegibles para ingresar a los Estados Unidos”.

“Durante su mandato, Horacio Cartes utilizó la Presidencia de Paraguay para obstruir una investigación de crimen trasnacional que involucraba a sus socios”, dijo en su momento Ostfield.

Según el diplomático, esa maniobra permitió que el ahora ex mandatario siguiera participando “en actividades corruptas”, entre ellas su vinculación con organizaciones terroristas y otras entidades sancionadas por Estados Unidos.

“Esa no será nuestra última designación en Paraguay”, había advertido el delegado estadounidense, quien asumió sus funciones en marzo pasado.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR