Gaviotas y medusas muertas por un derrame de petróleo en la costa chilena

Fueron encontradas sin vida en la playa de Quintero, en la región de Valparaíso, tras el derrame de al menos 200 litros de petróleo desde una cañería en desuso

Nuevamente se registró un derrame de petróleo en Quintero. Esta vez fueron 200 litros que se filtraron desde una cañería en desuso.
Nuevamente se registró un derrame de petróleo en Quintero. Esta vez fueron 200 litros que se filtraron desde una cañería en desuso.

Autoridades medioambientales calificaron de “inaceptable” el daño medioambiental que se registra en el puerto de Quintero, en la V región de Valparaíso, tras el derramamiento de 200 litros de petróleo desde una matriz en desuso de la empresa Puerto Ventanas, en la bahía Quintero-Puchuncaví (a 160 de Santiago), en la región de Valparaíso, que es considerada una “zona de sacrificio”. Al respecto, el superintendente de Medio Ambiente, Cristóbal de la Maza, afirmó que los antecedentes serán puestos a disposición de los organismos correspondientes pues “las consecuencias de la contaminación son siempre dramáticas. Prontamente este y otros antecedentes serán derivados al Consejo de Defensa del Estado por si corresponde iniciar acciones judiciales contra la empresa por daño ambiental”, manifestó. De hecho, gaviotas y medusas de la especie fragata portuguesa, han sido encontradas sin vida y con manchas de petróleo.

El derrame se registró el pasado miércoles, tras lo cual la empresa reconoció que fueron 200 litros de hidrocarburo que fueron vertidos al mar desde una tubería de la empresa que se encontraba en desuso. Al respecto, el superintendente criticó que la normativa sobre este tipo de instalaciones está desactualizada, y que es urgente dar prioridad al proyecto de ley que exige realizar evaluaciones ambientales retroactivas a aquellas empresas de mayor antigüedad.

En Puchuncaví en tanto, nuevamente se registró el varamiento de carbón, que el oleaje llevó a la playa contaminando el sector. Según los habitantes de la zona, esto es muy común, registrándose períodos en que es posible contar uno de estos eventos a la semana.

En Puchuncaví, nuevamente se registró el varamiento de carbón en sus playas.
En Puchuncaví, nuevamente se registró el varamiento de carbón en sus playas.

Desabastecimiento de petróleo

Tras el hecho, los pescadores de la zona iniciaron una huelga y se tomaron la bahía afectada al no llegar a un acuerdo en el que exigen el pago de 8 millones de pesos a cada manifestante por parte de la Empresa nacional de Petróleo (Enap) como indemnización por el derrame de petróleo ocurrido el pasado 2014 en la bahía. Los manifestantes advirtieron un posible desabastecimiento de petróleo de no llegar a un acuerdo con la firma. Al respecto, expertos indicaron que si se provoca el desabastecimiento, se generará mayor inflación, lo que afectaría en el costo de vida de las personas.

El presidente del Sindicato de Pescadores S24, Hugo Poblete, explicó que le presentaron una nueva propuesta a Enap, a lo que aún no reciben respuesta. Mientras no la reciban, señaló que “tenemos tomado un punto estratégico de acá de la bahía, por lo que no se puede embarcar nadie hacia los buques”. Esta situación podría generar problemas a mayor escala, pues el 80% de los hidrocarburos sale por la bahía de Quintero y, al mantener tomada la zona, se imposibilita la llegada y salida de buques y embarcaciones.

El terminal marítimo Quintero de Enap es uno de los terminales petroleros más importantes del país, ya que recepciona, carga y almacena productos como gasolina, kerosene, diésel, gas licuado y petróleo crudo.

Zona de Sacrificio

En la zona industrial de Quintero y Puchuncaví operan 15 grandes compañías en una zona en la que viven casi 50 mil personas. Los vecinos del sector han denunciado durante décadas episodios de contaminación, los que se han incrementado en los últimos años. En total, se tiene registro de al menos tres grandes derrames de hidrocarburos en el mar, casi 300 vertimientos de carbón en la playa y 10 intoxicaciones masivas de personas, principalmente niños. Por esto, en la localidad de la greda decidieron trasladar a escuela varios kilómetros al interior, para que la contaminación no afectara a los estudiantes, ya que en el recinto se detectó la presencia de metales pesados.

El área está reconocida por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) como una “zona de sacrificio”, pues sus habitantes están expuestos a un duro impacto de las actividades productivas, que afectan la calidad del aire, suelo y agua. A lo largo del país, existen cinco zonas bajo esta categoría, todas ellas vecinas de grandes instalaciones industriales.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR