La policía ecuatoriana retuvo armas y drones que iban a ingresar a una cárcel en Guayaquil

También se detuvo a un funcionario que ingresaba objetos ilegales a las prisiones

Algunos de los objetos decomisados por la Policía Nacional que iban a ingresar a una cárcel de Guayaquil
Algunos de los objetos decomisados por la Policía Nacional que iban a ingresar a una cárcel de Guayaquil

A 5 kilómetros de la prisión ecuatoriana en donde se produjo –hace pocas semanas– la masacre más sangrienta del sistema carcelario que dejó 119 reos asesinados, la Policía Nacional allanó una vivienda que funcionaba como centro de acopio de una banda delincuencial. En la casa ubicada en una urbanización privada los policiales encontraron drones, explosivos y municiones. Las autoridades sospechan que el armamento iba a ingresar, con la ayuda de los drones, a la cárcel.

El complejo penitenciario de Guayaquil es el área donde están las prisiones más problemáticas del país: la Penitenciaría del Litoral y la Cárcel Regional. En la Penitenciaría se han registrado los hechos más sangrientos de este año. También, el último septiembre, la Cárcel Regional fue atacada por drones que lanzaron explosivos sobre el techo de la celda de un recluso conocido como Junior, uno de los cabecillas de las pandillas que controlan las cárceles ecuatorianas.

De acuerdo con la información de las autoridades, en el lugar allanado se encontraron 52 tacos de dinamita, dos pistolas calibre nueve milímetros, más de 1.000 cartuchos calibre 2,23; 200 cartuchos calibre 38, tres drones, 50 cápsulas detonantes y un vehículo. “Este armamento iba a ser ingresado, a través de drones, a la cárcel”, informó la Policía Nacional en sus redes sociales.

La comandante general de la Policía Nacional, Tannya Varela, indicó que los drones decomisados pueden cargar hasta 20 kilos y aseguró que estos dispositivos coinciden con los usados en el ataque a la Cárcel Regional. En septiembre, cuando ocurrieron las explosiones en esa prisión, el entonces director del Servicio de Atención Integral, Fausto Cobo, dijo que el ataque se trataría de un “ajuste de cuentas” entre las bandas y los carteles. Además, la cuenta de Twitter de la entidad publicó que en el Ecuador “estamos en medio de una guerra entre cárteles internacionales.

Como parte de las operaciones policiales, en otra vivienda se arrestó a tres personas sospechosas de ingresar objetos ilegales a las cárceles de Guayaquil. Entre los detenidos está ‘alias’ Choco, quien es funcionario del Servicio de Atención Integral, entidad encargada de las cárceles. La Policía indicó que hubo una denuncia reservada hace algunos meses en contra del funcionario. Las investigaciones policiales determinaron cómo acumulaba armas de fuego para ingresarlas a las cárceles.

El uso de drones con fines ilegales no es novedoso. Las autoridades policiales del Ecuador han explicado que las bandas copiaron este mecanismo a otros países como Colombia. Por ejemplo, en marzo de 2021, en una cárcel colombiana, los agentes de seguridad reportaron que un drone lanzó desde el aire un paquete con droga, armas y celulares. También en mayo, gendarmes chilenos evitaron que dos drones ingresaran marihuana, cocaína, pasta base y metanfetaminas a una penitenciaría en ese país.

Cuando sucedió el ataque a la Cárcel Regional de septiembre, una fuente militar de las Fuerzas Armadas del Ecuador explicó a Infobae que, probablemente, los drones tenían instalados dispositivos adicionales que les permitieron transportar los explosivos. Aseguró que para un ataque como el sucedido no se necesitan drones sofisticados, sino que basta con la instalación de módulos en los drones convencionales para que se puedan transportar distintos elementos.

Ecuador vive una crisis carcelaria sin precedentes. En lo que va del año, los baños de sangre en las prisiones han cobrado la vida de al menos 240 presos. El Estado no tiene control de las cárceles y las megabandas mandan en los reclusorios.

Los Choneros y sus subdivisiones que ahora pugnan en contra de ellos controlan las prisiones. De los 40.000 reclusos del sistema penitenciario, más de 25.000 pertenecen a alguna megabanda. Esta cifra equivale al 64% de personas detenidas en las prisiones. El número de presos que conforman bandas criminales equivale al número de integrantes que suele tener un ejército. En Ecuador la cifra difiere por menos de la mitad. Las Fuerzas Armadas del Ecuador tienen más de 34.000 efectivos, apenas 10.000 más que los prisioneros que pertenecen a las bandas.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR