Jair Bolsonaro dijo que “la obsesión” de Joe Biden por el medioambiente afecta a su relación

El mandatario brasileño indicó que el actual gobierno estadounidense es “más izquierdista”

El presidente brasileño Jair Bolsonaro afirmó este lunes que el gobierno de Estados Unidos, al que definió como “más de izquierda”, tiene “casi una obsesión” con el medioambiente que “estorba un poquito” a Brasil.

“De mi parte, Brasil está con las puertas abiertas para seguir conversando con el gobierno de estadounidense. Obviamente, el gobierno Biden es un gobierno más de izquierda. Un gobierno que tiene casi una obsesión por el tema ambiental, entonces eso nos estorba un poquito”, declaró en una entrevista a la radio local Fonte FM.

Bolsonaro, un escéptico del cambio climático y admirador del expresidente estadounidense Donald Trump, es blanco de numerosas críticas internacionales por su política ambiental y su postura a favor de las actividades extractivas en áreas protegidas, que según los expertos alimenta la deforestación, la minería y la tala de madera ilegales.

No obstante, Bolsonaro declaró: “Brasil es el país que más preserva su medioambiente. Nosotros sufrimos ataques todo el tiempo de países europeos”.

El mandatario ultraderechista tuvo un impasse con Biden durante la última campaña presidencial estadounidense, en la que apoyó públicamente a Trump, cuando el entonces candidato demócrata planteó la posibilidad de sanciones económicas si la deforestación continuaba aumentando en Brasil. “Soy un admirador del pueblo estadounidense. Apoyé a un presidente allí (Trump)”, recordó Bolsonaro en la entrevista.

(EFE)
(EFE)

Respecto a sus contactos con Washington, afirmó que los enviados han “demostrado una preocupación por el crecimiento de la izquierda aquí en Brasil y en el mundo”. Recientemente, visitaron Brasil el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), William Burns; y el consejero de Seguridad Nacional, Jake Sullivan.

Desde la llegada de Biden al poder, la relación entre ambos ha sido fluida e incluso Bolsonaro se comprometió en abril ante Biden y la comunidad internacional a eliminar la deforestación ilegal de Brasil en 2030, diez años antes de lo previsto inicialmente. Un objetivo que, a juzgar por los últimos datos de devastación de la selva amazónica, parece difícil de cumplir.

Entre agosto de 2020 y julio de 2021, periodo de referencia para medir la deforestación, la mayor selva tropical del planeta perdió 8.712 km², un 5% menos que los 9.126 km² del mismo período del año anterior, cuando se batió el récord desde que el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) empezó a publicar estos datos en 2015.

(Con información de AFP y Europa Press)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR