Brasil avanza con la reapertura pese a la amenaza de la variante Delta y las advertencias de los especialistas: “Será explosivo”

Con el número de muertes por coronavirus empezando a disminuir en el gigante sudamericano, un renovado sentido de optimismo ha llevado a los gobernadores de los estados a retirar las restricciones

Un puesto de vacunación en Ilha Grande, Río de Jaineiro (Foto: Reuters)
Un puesto de vacunación en Ilha Grande, Río de Jaineiro (Foto: Reuters)

Con el número de muertes por coronavirus empezando a disminuir en Brasil, un renovado sentido de optimismo ha llevado a los gobernadores de los estados a retirar las restricciones, los aficionados al fútbol están empezando a volver a los estadios, y el alcalde de Río de Janeiro ha dicho que la famosa fiesta de Año Nuevo de la ciudad está de vuelta.

Pero una pregunta se cierne sobre estos primeros signos de recuperación: ¿Qué ocurrirá cuando la variante Delta del COVID-19 se extienda por el país, en su mayoría no vacunado, que ya es el segundo país del mundo con más muertes, con 547.000 fallecidos?

La variante está aumentando los casos y las muertes en todo el mundo después de un período de disminución, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que se convertirá en dominante en unos meses. La carrera está en marcha para vacunar al mayor número posible de brasileños.

Personas caminan por el puente de Westminster en Londres (Foto: REUTERS)
Personas caminan por el puente de Westminster en Londres (Foto: REUTERS)

Los países que lo han conseguido, como el Reino Unido, han visto dispararse los contagios en las últimas semanas, pero sin el correspondiente aumento de enfermedades graves o muertes.

A los expertos les preocupa que sea poco probable que Brasil pueda hacer lo mismo a tiempo. “Será explosivo”, dijo Gonzalo Vecina, profesor de salud pública de la Universidad de Sao Paulo. “Habrá una nueva ola. Estamos abriendo demasiado”.

El Ministerio de Salud de Brasil contabilizó hasta el viernes 140 casos de la variante Delta, incluyendo sus tres estados más poblados, y 12 muertes. Los analistas dicen que las cifras son un gran subregistro debido a la falta de pruebas y de secuenciación del genoma.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (Foto: Reuters)
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (Foto: Reuters)

El presidente Jair Bolsonaro se ha opuesto durante mucho tiempo a las restricciones y ha restado importancia a los riesgos del COVID-19, diciendo a menudo que la infección es inevitable. Los legisladores han comenzado a investigar el manejo de la pandemia por parte de su administración, en particular por qué los funcionarios parecen haber tardado en adquirir las vacunas.

El ministro de Salud, Marcelo Queiroga, dice que la mejor manera de detener la variante es vacunar a más población, pero insiste en que Brasil debe reanudar sus actividades económicas.

Tenemos capacidad de camas hospitalarias disponibles y viviremos con esta pandemia hasta que podamos controlarla definitivamente”, dijo Queiroga el miércoles. Destacó la importancia de saber si cada persona infectada con la variante ya se ha vacunado una vez o dos.

Los investigadores británicos descubrieron que dos dosis de las vacunas de Pfizer o AstraZeneca eran sólo ligeramente menos eficaces para bloquear la enfermedad sintomática Delta, en comparación con las variantes anteriores. Y lo que es más importante, las vacunas eran enormemente eficaces para evitar la hospitalización.

Boris Johnson (Foto: REUTERS)
Boris Johnson (Foto: REUTERS)

Pero una sola dosis resultó ser mucho menos eficaz que contra otras variantes. Esto llevó a Gran Bretaña, que anteriormente había ampliado el intervalo entre las dosis, a acelerar las segundas inyecciones. Hay poca información sobre la eficacia de otras vacunas contra la variante.

Esto es preocupante para Brasil, donde el 17% de la población está totalmente vacunada y el 44% ha recibido la primera de las dos inyecciones. La vacuna de AstraZeneca representa casi la mitad de las vacunas administradas, la china Sinovac más de un tercio y Pfizer la mayor parte del resto.

El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, se encuentra entre los dirigentes que están considerando la posibilidad de aplicar una vacuna de refuerzo a quienes hayan recibido dos dosis de Sinovac. Al mismo tiempo, permitió que los comercios abrieran más tarde y aumentaran su capacidad de clientela.

En la imagen, el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria (Foto: EFE)
En la imagen, el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria (Foto: EFE)

El gobierno de Pernambuco también relajó las restricciones para los bares y los eventos sociales el 5 de julio, el mismo día en que el estado del noreste identificó sus dos primeros casos en el Delta.

El gobernador del Distrito Federal, Ibaneis Rocha, permitió que 15.000 espectadores asistieran a un partido de fútbol esta semana, el primer partido de un club profesional al que asisten aficionados en Brasil desde que comenzó la pandemia. Poco antes del partido, el secretario de salud del distrito confirmó los casos de la variante Delta en la región.

“La información que los gobernantes están transmitiendo a la gente es que la pandemia está bajo control”, dijo Ethel Maciel, epidemióloga de la Universidad Federal de Espirito Santo. “No deberíamos hablar de control o de que la pandemia está llegando a su fin cuando menos del 20% de la gente está totalmente vacunada y más de 1.000 personas mueren cada día”.

Israel tuvo que reimponer el uso de tapaboca en lugares cerrados (Foto: Reuters)
Israel tuvo que reimponer el uso de tapaboca en lugares cerrados (Foto: Reuters)

Israel y Holanda reabrieron ampliamente sus puertas tras vacunar a la mayoría de sus ciudadanos, pero tuvieron que reimponer algunas restricciones tras nuevos repuntes de infecciones. El primer ministro holandés dijo que levantar las restricciones demasiado pronto “fue un error”.

En el Reino Unido, donde el delta se ha vuelto dominante, las infecciones se han disparado en los dos últimos meses hasta alcanzar el nivel más alto desde enero. Las autoridades expresaron repetidamente su confianza en que, con más de dos tercios de la población adulta totalmente vacunada, el impacto sería menor. De hecho, las muertes diarias siguen siendo inferiores al 5% del pico.

Indonesia está por detrás de Brasil en cuanto a la tasa de vacunación, y el jueves, el país del sudeste asiático registró su día más mortífero desde el inicio de la pandemia. Sinovac era la vacuna predominante allí, pero con la creciente preocupación de que la inyección es menos efectiva contra el Delta, el gobierno está planeando inyecciones de refuerzo de otras vacunas.

Los casos en Indonesia se dispararon (Foto: Reuters)
Los casos en Indonesia se dispararon (Foto: Reuters)

Los brasileños están prestando atención a los informes sobre la variante Delta que está causando estragos en los estados norteamericanos con bajas tasas de vacunación. Aun así, muchos siguen siendo optimistas, ya que la cifra de muertos en Brasil se ha reducido en casi dos tercios desde abril.

Claudio Santos, de 64 años, pedía tranquilamente comida en un bar de zumos de Río el miércoles cuando recordó que su máscara era demasiado vieja y debía ser reemplazada. “Es un poco diferente desde el comienzo de este mes. Tenemos la percepción de que hay más gente vacunada, no oímos todos los días que alguien conocido se ha contagiado de COVID”, dijo Santos. “Por supuesto, estamos preocupados por la nueva variante, pero no he entrado en pánico desde que empezó la pandemia y no pienso hacerlo ahora. Me he vacunado y la vida está volviendo a ser algo normal”.

El impacto de Delta puede verse amortiguado por la variante Gamma, altamente contagiosa, que surgió en la ciudad amazónica de Manaos y ya ha establecido su dominio en todo Brasil, dijo Felipe Naveca, virólogo del Instituto estatal Fiocruz con sede en Manaos que estudia las variantes.

Un camion traslada dosis de Sinovac en San Pablo (Foto: REUTERS)
Un camion traslada dosis de Sinovac en San Pablo (Foto: REUTERS)

Brasil apenas realiza pruebas de secuenciación genómica de los coronavirus, en comparación con Estados Unidos y el Reino Unido, dijo el epidemiólogo Maciel. En el estado de Río, el estudio más reciente reveló que el gamma representaba el 78% de las 380 muestras y el delta el 16%, según su secretaría de salud.

El Delta se ha detectado en al menos 18 países de América Latina, según la Organización Panamericana de la Salud.

Comprende casi dos tercios de todos los casos muestreados en Ciudad de México, según informaron las autoridades sanitarias la semana pasada. El Ministro de Asuntos Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard, sugirió que su propagación había contribuido a la decisión de Estados Unidos de posponer la reapertura de su frontera. La cifra de muertos en México ha comenzado a aumentar tras meses de descenso.

En las zonas de riesgo, incluida La Habana, se realiza un estudio de intervención sanitaria con Abdala y Soberana 02, las dos vacunas más avanzadas de las cinco que desarrolla Cuba contra el nuevo coronavirus. EFE/Ernesto Mastrascusa/Archivo
En las zonas de riesgo, incluida La Habana, se realiza un estudio de intervención sanitaria con Abdala y Soberana 02, las dos vacunas más avanzadas de las cinco que desarrolla Cuba contra el nuevo coronavirus. EFE/Ernesto Mastrascusa/Archivo

En Cuba, la variante del delta ha provocado el colapso del sistema sanitario de la provincia de Matanza. Un equipo médico enviado a ayudar a Venezuela fue retirado para hacer frente a la avalancha de pacientes.

La proporción de la población cubana y mexicana que está totalmente vacunada es mayor que la de Brasil, según Our World in Data, un sitio de investigación en línea.

Denise Garrett, epidemióloga y vicepresidenta del Instituto de Vacunas Sabin, dijo que cree que el sistema de salud brasileño se derrumbará si no se prepara para el aumento de las infecciones por COVID-19. “Estamos viendo que ocurre en países con una mayor cobertura de vacunación”, dijo Garrett. “No hay nada que nos haga pensar que Brasil será diferente”.

(Por Débora Álvarez y Mauricio Savarese - AP)

Seguir leyendo: