Los jefes de las Fuerzas Armadas de Brasil pondrán sus renuncias a disposición del nuevo ministro de Defensa

Edson Pujol, jefe del Ejército; Ilques Barbosa Junior, de la Marina; y Antonio Carlos Moretti Bermúdez, de la Fuerza Aérea, buscan alejar rumores de inestabilidad política tras los cambios dispuestos por Jair Bolsonaro en el gabinete

Edson Pujol, Ilques Barbosa Junior y Antonio Carlos Moretti Bermúdez, la cúpula de la Fuerza Armada brasileña que presentó su renuncia
Edson Pujol, Ilques Barbosa Junior y Antonio Carlos Moretti Bermúdez, la cúpula de la Fuerza Armada brasileña que presentó su renuncia

La cúpula de las Fuerzas Armadas de Brasil pondrá su renuncia a disposición tras la salida del ministro de Defensa, Fernando Azevedo, por decisión del presidente Jair Bolsonaro. El militar será reemplazado por el ex jefe de gabinete Walter Souza Braga Netto.

De acuerdo a lo que informó el periódico Folha de San Pablo, los comandantes del Ejército (Edson Pujol), la Marina (Ilques Barbosa Junior) y la Fuerza Aérea (Antonio Carlos Moretti Bermúdez) tomaron la decisión conjunta en una reunión que mantuvieron el lunes por la noche. Según el medio citado, descartaron “rumores golpistas”.

El vocero del ahora ex ministro Azevedo indicó al medio citado que el “límite de la relación” entre el funcionario y el presidente, Jair Bolsonaro, se alcanzó la semana pasada, cuando el jefe de Estado volvió a insinuar que quería contar con el apoyo del Ejército para tomar “medidas excepcionales”.

En caso de confirmarse, esta renuncia conjunta de los jefes de las Fuerzas Armadas sería un hecho sin precedentes en la historia del país sudamericano y marcaría un quiebre definitivo entre los militares y Bolsonaro.

La renuncia del general de reserva Fernando Azevedo e Silva se dio horas después de que el canciller, Ernesto Araújo, comunicara su decisión de dejar el cargo.

El ex ministro de Defensa de Brasil, Fernando Azevedo e Silva. EFE/ Joédson Alves/Archivo
El ex ministro de Defensa de Brasil, Fernando Azevedo e Silva. EFE/ Joédson Alves/Archivo

Azevedo e Silva formaba parte del gabinete desde la llegada de Bolsonaro al poder, en enero de 2019, y era uno de los ocho ministros (de un total de 22) con rango militar. La salida del ministro de Defensa fue una sorpresa, ya que no había rumores de descontento.

El presidente, un antiguo capitán del Ejército, ha colocado a militares en servicio y retirados en todos los niveles de su gobierno, lo que hace temer que la reputación de los miembros de la rama armada se resienta.

Durante este tiempo, preservé a las Fuerzas Armadas como instituciones del Estado”, escribió Azevedo e Silva en un comunicado del ministerio. “Me voy con la certeza de una misión cumplida”, acotó.

Sumada a la del general Eduardo Pazuello al frente del Ministerio de Salud hace dos semanas, se trata de la tercera baja de un miembro clave del gobierno en la fase más aguda de la pandemia de coronavirus.

Bolsonaro procedió este lunes a una reforma ministerial, con el cambio de los titulares de seis carteras, incluyendo las de Relaciones Exteriores, Defensa y Justicia, anunció el Ministerio de Comunicaciones.

Los cambios se iniciaron por la mañana, con la renuncia de Ernesto Araújo, bajo el fuego de críticas por el fracaso de la política de Brasil para contener la pandemia de coronavirus, y se ampliaron por la tarde con cambios imprevistos.

Ernesto Araujo, otro de los que dejó el gobierno (REUTERS/Adriano Machado)
Ernesto Araujo, otro de los que dejó el gobierno (REUTERS/Adriano Machado)

Bolsonaro, poco más de cuatro meses después de haber superado la mitad de su mandato de cuatro años, designó nuevos responsables a la cabeza de los ministerios de la Casa Civil (un cargo con atribuciones de jefe de gobierno) y de la Abogacía General de la Unión (AGU), que se ocupa de la defensa de los intereses jurídicos de la Federación.

Para la Secretaría de la Presidencia (un cargo de rango ministerial, de asesoría directa del presidente) fue designada la diputada Flávia Arruda, tercera mujer en integrar el gabinete, de 22 miembros.

Hace dos semanas hubo ya un cambio en el ministerio de Salud, al frente del cual fue nombrado el cardiólogo Marcelo Queiroga en lugar del general Eduardo Pazuello. Queiroga es el cuarto ministro de Salud desde el inicio de la pandemia.

En total dejaron su cargos los ministros de Ernesto Araújo (Relaciones Exteriores), Fernando Azevedo e Silva (Defensa), André Mendonça (Justicia), Luiz Eduardo Ramos (Secretaría de Gobierno), Walter Souza Braga Netto (Jefatura de Gabinete) y José Levi (Fiscalía General, o AGU).

Tres de los ministros fueron trasladados a otras carteras: Braga Netto se encargará de Defensa; Mendonça será Fiscal General; y Ramos pasará a la Jefatura de Gabinete. Mientras que Carlos Alberto Franco França tomará las riendas de Relaciones Exteriores, Flávia Arruda se encargará de la Secretaría de Gobierno y Anderson Torres tomará Justicia.

Así, Ernesto Araújo, Fernando Azevedo e Silva y José Levi dejarán el gobierno.

Los mejores posicionados para ocupar el puesto que deja Araújo son los embajadores de Estados Unidos, Nestor Foster, y de Francia, Luis Fernando Serra. En los últimos días también se han barajado los nombres del secretario de Comunicación, el almirante Flávio Rocha, e incluso el del ex presidente de Brasil Fernando Collor (1990-1992).

(Con información de AFP y Reuters)

SEGUIR LEYENDO: