Un peligroso capo narco brasileño se fugó a Paraguay gracias a un error judicial

Andre “Do Rap”, uno de los jefes del grupo criminal Primer Comando de la Capital (PCC), salió de la cárcel por un fallo del Tribunal Supremo cuya suspensión llegó demasiado tarde

infobae-image

Uno de los jefes del grupo criminal brasileño Primer Comando de la Capital (PCC), André de Oliveira Macedo, alias André ‘Do Rap’, ha desaparecido solo horas después de salir de prisión por un fallo judicial y se especula que ya estaría en territorio paraguayo.

El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, ordenó a la Policía la captura del narco, quien dejó un presidio de ese estado este sábado beneficiado por un polémico hábeas corpus anulado en cuestión de horas, pero que aún así llegó a ser cumplido. “Hay que poner a ese delincuente nuevamente tras las rejas. El lugar de los bandidos es la cárcel”, afirmó Doria, quien admitió que una de las hipótesis de la Policía apunta a que Oliveira Macedo ha huido hacia Paraguay, donde la mafia de las prisiones brasileñas tiene numerosos tentáculos.

En principio, el magistrado Marco Aurélio Mello dictó una orden de liberación por considerar que estaba en prisión desde finales de 2019 sin que hubiera una sentencia condenatoria en firme, lo que suponía exceder el límite de prisión preventiva fijada por la legislación brasileña. Sin embargo, el juez Luiz Fux suspendió esa decisión, pero la medida llegó demasiado tarde.

Macedo, de 43 años, salió de la prisión de Presidente Venceslau, en San Pablo, en la mañana del sábado. Su defensa había asegurado que estaría disponible en Guarujá, en el litoral paulista, y tendría que acudir a las citaciones judiciales. Pero un investigador siguió al sospechoso y descubrió que se dirigió a Maringá, en Paraná, desde donde huyó a Paraguay en un avión privado, según reportó la cadena O Globo.

Andre "Do Rap"
Andre "Do Rap"

Fux había advertido que la puesta en libertad de Oliveira “compromete el orden público” y de que se trata de una persona “de comprobada altísima peligrosidad”. Sin embargo, no frenó a tiempo el fallo previo.

La excarcelación ha sido criticada por la cúpula de las fuerzas de seguridad locales, que la consideran una “falta de respeto al trabajo policial”, declaró el gobernador de San Pablo, Joao Doria, según recoge el diario brasileño ‘Folha de Sao Paulo’. El experimentado fiscal Lincoln Gakiya afirmó a UOL que el sujeto probablemente volverá a comandar el narcotráfico de la organización.

Oliveira fue condenado en 2013 a 15 años de prisión por narcotráfico, pero recurrió la sentencia y aún no se hay pena firme. Además pesa sobre él una condena de 14 años de cárcel que fue reducida a 10 años.

“Do Rap” fue detenido en septiembre de 2019 tras meses de investigaciones en una lujosa mansión de Angra dos Reis, en Río de Janeiro, acusado de enviar cocaína y otras drogas a Europa desde el mayor puerto de Brasil, el de Santos. En el inmueble había dos helicópteros y una enorme lancha.

Con una orden de prisión en su contra desde 2014, “André do Rap” era señalado por las autoridades como el sustituto en el PCC de Wagner Ferreira da Silva, conocido como “Cabello Duro”, asesinado a tiros en la puerta de un hotel paulista el año pasado.

El PCC, considerado la facción criminal más poderosa de Brasil, fue creado en 1993 en San Pablo. Con más de 30.000 miembros en la actualidad, tiene presencia en la mayoría de los estados brasileños y también actúa en el tráfico internacional, enviando drogas hacia Europa, África y Asia.

Las cárceles de Brasil están superpobladas con integrantes del PCC y el CV
Las cárceles de Brasil están superpobladas con integrantes del PCC y el CV

Su máximo líder, Marcos Willians Herbas Camacho, ‘Marcola’, purga desde 1999 una pena de más de 200 años de cárcel. Desde 2019 está preso en una cárcel de máxima seguridad en Brasilia.

El grupo fue responsable en 2006 por la mayor ola criminal jamás registrada en Brasil, atribuida a una reacción de la banda a planes de trasladar a Marcola y a otros 700 dirigentes del grupo a prisiones de alta seguridad. Los miembros del PCC atacaron comisarías y vehículos policiales y al día siguiente extendieron los atentados al interior del Estado. En tres días, se registraron unos 200 ataques, que dejaron alrededor de 90 muertos.

(Con información de Europa Press y AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

En un operativo contra el narcotráfico en Paraguay encontraron un helicóptero con la inscripción de la Policía Bonaerense

Megaoperativo sin precedentes en Brasil contra el grupo criminal PCC: más de 600 órdenes de arresto y allanamiento

MAS NOTICIAS