Huelga de maestros en Venezuela, hartos del salario de 4 dólares por mes: “¿Cómo podemos trabajar con hambre?”

Los educadores reciben entre 3,29 dólares y 5,06 dólares mensuales. Apenas pueden cubrir 1,91% de la canasta alimentaria

(Foto: Luis Morillo / Carmen Victoria Inojosa)
(Foto: Luis Morillo / Carmen Victoria Inojosa)

Caracas. Los maestros venezolanos paralizaron las actividades escolares durante 24 horas en todo el país. Después de 29 comunicados entregados al Ministerio de Educación, intitución en manos de Nicolás Maduro, los sindicalistas aseguraron que ya agotaron “todas las vías de conciliación y no se resolvieron los problemas” que enfrenta la educación en Venezuela.

Ricarda Vaamonde es una maestra que da clases en una escuela pública ubicada en Propatria, una zona popular al oeste de Caracas. Sobrevive con cuatro dólares al mes. Con su último pago apenas pudo comprar un kilo de queso.

“El sueldo es pésimo. Nosotros antes podíamos comprar un par de zapatos y en la actualidad no lo podemos hacer. Vamos a la escuela sin comida. ¿Cómo podemos trabajar con hambre?”, dice mientras protesta frente al Ministerio de Educación.

(Foto: Luis Morillo / Carmen Victoria Inojosa)
(Foto: Luis Morillo / Carmen Victoria Inojosa)

En el último año Vaamonde se ha dedicado a la costura para poder sobrevivir: “Ya no podemos seguir yendo a la escuela sin comer, por eso, casi todos los docentes tenemos que buscar un resuelve”.

Los educadores reciben entre 3,29 dólares y 5,06 dólares al mes. Apenas pueden cubrir 1,91% de la canasta alimentaria.

La Federación Venezolana de Maestros ha dicho que el Ministerio de Educación ha incumplido con el 85% de las cláusulas de la contratación colectiva, situación que no permite que los maestros tengan seguridad social, atención médica y seguro funerario. Por esta razón, convocaron a un paro nacional durante 24 horas. Esta acción es la primera de una jornada de protestas que mantendrán durante los próximos días.

(Foto: Luis Morillo / Carmen Victoria Inojosa)
(Foto: Luis Morillo / Carmen Victoria Inojosa)

Pero Vaamonde tiene fe. Imagina una escuela ideal: “Visualizo un salario digno, condiciones adecuadas para los estudiantes, inmobiliarios, infraestructura. Así se garantiza que una educación sea digna”.

En Venezuela la educación se deteriora. De acuerdo con una encuesta de la ONG Con la Escuela, el 85% de las inasistencias de los estudiantes están relacionadas con la falta de servicios básicos.

La inseguridad alimentaria también afecta a los colegios: 33,7% se queda sin recibir alimentos para los alumnos y profesores. En el caso del porcentaje restante, el abastecimiento es irregular y la variedad de los alimentos es deficiente. Según la Unicef, 3,2 millones de niños venezolanos necesitan ayuda humanitaria. Al menos un millón dejó la escuela.

Los maestros se resisten a renunciar para emigrar, aunque 172.000 lo hicieron en 2018, según datos de la Unidad Democrática del Sector Educativo. Jorge Castillo es profesor de educación física y tiene 31 años de edad. Resiste.

(Foto: Luis Morillo / Carmen Victoria Inojosa)
(Foto: Luis Morillo / Carmen Victoria Inojosa)

Hace dos años tuvo que dejar la casa donde vivía porque no podía pagar el alquiler que triplicaba su salario. Hace unos días con el pago que recibió, 47.000 bolívares, un poco más de dos dólares, no pudo comprar ni un kilo de carne. Cuenta que solo adquiere lo necesario: harina, queso y pollo. Esto, cuando realiza trabajos extras.

La Encuesta de Condiciones de Vida sobre Venezuela muestra que 48% de los hogares son pobres. Mientras que 94% no tiene ingresos suficientes para cubrir los costos de la vida.

La calidad de vida de los venezolanos se deteriora cada día más. Al menos 4,3 millones han huido de la emergencia humanitaria y de una inflación acumulada hasta agosto de 2019 de 2.674%.