Una compañía emergente de Silicon Valley desarrolló un vehículo que puede volar hasta 40 kilómetros y alcanzar una velocidad de 100 kilómetros por hora, y no requiere habilidades especiales para ser conducido.

La startup canadiense Opener desarrolló en silencio el nuevo vehículo volador eléctrico BlackFly y ha recibido el apoyo del cofundador de Google Larry Page, que ha respaldado a la joven empresa.

El nuevo vehículo volador eléctrico BlackFly fue probado más de 1400 veces en EEUU
El nuevo vehículo volador eléctrico BlackFly fue probado más de 1400 veces en EEUU

Se trata de la segunda startup de automóviles voladores respaldada por Page, que también ha invertido dinero Kitty Hawk, encabezada por el ex Googler Sebastian Thrun.

El sueño futurista de producir autos voladores para todos se acerca con este vehículo que promete tener un bajo costo y ser fácil de manejar

El equipo liderado por el canadiense Marcus Leng realizó las primeras pruebas de un prototipo en su jardín en 2011. Siete años después lograron crear BlackFly: una aeronave de doble motor y ocho hélices, que ya fue probada en el aire más de 1400 veces.

El vehículo puede despegar desde cualquier área pequeña de pasto y cubrir distancias de hasta 40 kilómetros a una velocidad de 100 kilómetros por hora
El vehículo puede despegar desde cualquier área pequeña de pasto y cubrir distancias de hasta 40 kilómetros a una velocidad de 100 kilómetros por hora

El vehículo puede despegar desde cualquier área pequeña de pasto y cubrir distancias de hasta 40 kilómetros a una velocidad de 100 kilómetros por hora. Es eléctrico y tiene características de alta tecnología, como un modo de sobrealimentación para volver a encenderse en menos de 30 minutos.

Alan Eustace, director de Opener y ex vicepresidente senior de Knowledge en Google, dijo a medios locales: "El sueño de volar, que era tan difícil y caro de obtener, pronto estará al alcance de millones. Opener está devolviendo la diversión al vuelo y abriendo un nuevo mundo de posibilidades".

Los desarrolladores afirman que BlackFly es fácil de dominar, pero para operarlo se requerirá que los conductores completen el examen escrito de piloto privado de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos. En simuladores, se aprende a manejarlo en 5 minutos.

Opener aseguró que pasó los últimos 9 años en modo sigiloso construyendo BlackFly. Ha estado trabajando con las autoridades de transporte de Canadá durante las pruebas. La compañía dijo que eventualmente quería que los vehículos BlackFly se integraran con la red de transporte público de Canadá.

El equipo liderado por el canadiense Marcus Leng realizó las primeras pruebas de un prototipo en su jardín en 2011
El equipo liderado por el canadiense Marcus Leng realizó las primeras pruebas de un prototipo en su jardín en 2011

No está claro cuándo los vehículos voladores podrían estar disponibles para comprar, pero Opener obtuvo el permiso de los reguladores para volar BlackFly como un "avión ultraligero básico". Según la BBC, los primeros modelos saldrán a la venta el año próximo y serán costosos, pero eventualmente los vehículos costarán lo mismo que un SUV.

SEGUÍ LEYENDO: