Beatriz Salomón fue una de las chicas Olmedo: con Adriana Brodsky en el recordado sketch de El Manosanta. Así recordó el casting: “Fui a u na entrevista con Alberto Olmedo y Hugo Sofovich. Me preguntaron mi edad y pretensiones. Yo dije que solo quería trabajar y ellos me aseguraron que en dos o tres días me llamaban por sí o por no. Cuando sonó el teléfono de la pensión donde todavía vivíamos con mi hermana Isabel pensé que era un trabajo más, nunca tomé la realidad de lo que fue todo aquello”.

Beatriz Salomón fue una de las chicas Olmedo: con Adriana Brodsky en el recordado sketch de El Manosanta. Así recordó el casting: “Fui a u na entrevista con Alberto Olmedo y Hugo Sofovich. Me preguntaron mi edad y pretensiones. Yo dije que solo quería trabajar y ellos me aseguraron que en dos o tres días me llamaban por sí o por no. Cuando sonó el teléfono de la pensión donde todavía vivíamos con mi hermana Isabel pensé que era un trabajo más, nunca tomé la realidad de lo que fue todo aquello”.

Junto a Alberto Olmedo, llegó el éxito y la masividad. Con “No toca botón”, donde ella hacía “El Manosanta” lograban más de 45 puntos de rating. “La relación con Olmedo fue fantástica, fue lo mejor que me pasó en la vida profesionalmente. Todo anduvo muy bien y fui muy feliz. Gané mucho dinero en esa época y alquilé un departamento en Barrio Norte”. (Foto Archivo Atlántida)

Junto a Alberto Olmedo, llegó el éxito y la masividad. Con “No toca botón”, donde ella hacía “El Manosanta” lograban más de 45 puntos de rating. “La relación con Olmedo fue fantástica, fue lo mejor que me pasó en la vida profesionalmente. Todo anduvo muy bien y fui muy feliz. Gané mucho dinero en esa época y alquilé un departamento en Barrio Norte”. (Foto Archivo Atlántida)

Beatriz, nacida en San Juan, protagonizó la tapa de más de 50 revistas

Beatriz, nacida en San Juan, protagonizó la tapa de más de 50 revistas

En sus inicios. Beatriz modeló varios años no solo en la Argentina también en París, Nueva York y Brasil. Pero además de brillar en las pasarelas participó en más de sesenta publicidades. La más recordada fue la de una marca de cigarrillos donde aparecía vestida de blanco, con una capelina diciendo “Oh la la, París”. Sin embargo, todavía le faltaba el gran salto a la popularidad y se lo daría la televisión.

En sus inicios. Beatriz modeló varios años no solo en la Argentina también en París, Nueva York y Brasil. Pero además de brillar en las pasarelas participó en más de sesenta publicidades. La más recordada fue la de una marca de cigarrillos donde aparecía vestida de blanco, con una capelina diciendo “Oh la la, París”. Sin embargo, todavía le faltaba el gran salto a la popularidad y se lo daría la televisión.

Beatriz, bellísima e impactante, había nacido en San Juan, en una familia descendiente de sirios. “En la casa donde vivíamos mamá se encargaba de plantar tomates, lechugas, espinacas. Teníamos un horno de barro donde mamá hacía todo artesanal, a fin de año papá carneaba un cerdo o un chivo”, solía recordar

Beatriz, bellísima e impactante, había nacido en San Juan, en una familia descendiente de sirios. “En la casa donde vivíamos mamá se encargaba de plantar tomates, lechugas, espinacas. Teníamos un horno de barro donde mamá hacía todo artesanal, a fin de año papá carneaba un cerdo o un chivo”, solía recordar

En el escenario brillaba, pero encontrar el amor le resultaba más complicado. La mujer que ocupó más de cincuenta tapas de revistas era muy discreta y apenas trascendían sus amores. Se supo que tuvo una relación con Hernán Di Natale ex técnico de Nueva Chicago, romance que terminó en muy malos términos. Hasta que anunció su casamiento con el cirujano plástico, Alberto Ferriols.

En el escenario brillaba, pero encontrar el amor le resultaba más complicado. La mujer que ocupó más de cincuenta tapas de revistas era muy discreta y apenas trascendían sus amores. Se supo que tuvo una relación con Hernán Di Natale ex técnico de Nueva Chicago, romance que terminó en muy malos términos. Hasta que anunció su casamiento con el cirujano plástico, Alberto Ferriols.

El 16 de abril de 1999 la actriz se casó con el cirujano Alberto Ferriols bajo el rito ortodoxo sirio. Meses después, como ella no podía tener hijos, decidieron adoptar. (Foto Archivo Atlántida)

El 16 de abril de 1999 la actriz se casó con el cirujano Alberto Ferriols bajo el rito ortodoxo sirio. Meses después, como ella no podía tener hijos, decidieron adoptar. (Foto Archivo Atlántida)

Sus amores, Noelia y Betina: “Vamos las tres juntas para todos lados. Ahora se han mimetizado bastante conmigo; me doy cuenta en sus looks, en sus vestimentas y el maquillaje. ¡Me encanta que sean coquetas! Cuando puedo les remarco (tal vez está mal) que yo estoy criando dos prin-ce-sas. Me costó, y me cuesta mucho, criarlas. Quiero que sean dos mujeres divinas y encuentren dos maridos maravillosos. Que no se equivoquen como yo” (Foto Archivo Atlántida)

Sus amores, Noelia y Betina: “Vamos las tres juntas para todos lados. Ahora se han mimetizado bastante conmigo; me doy cuenta en sus looks, en sus vestimentas y el maquillaje. ¡Me encanta que sean coquetas! Cuando puedo les remarco (tal vez está mal) que yo estoy criando dos prin-ce-sas. Me costó, y me cuesta mucho, criarlas. Quiero que sean dos mujeres divinas y encuentren dos maridos maravillosos. Que no se equivoquen como yo” (Foto Archivo Atlántida)

Querida en el ambiente, aquí con su amigo Damiel Gómez Rinaldi

Querida en el ambiente, aquí con su amigo Damiel Gómez Rinaldi

En octubre de 2011 viajó junto a sus hijas a Chubut para conocer la nieve (Foto Archivo Atlántida)

En octubre de 2011 viajó junto a sus hijas a Chubut para conocer la nieve (Foto Archivo Atlántida)

“Mis hijas son lo que más amo en el mundo. Las defiendo con uñas y dientes”, decía una y otra vez la actriz, quien hizo a un lado su carrera para abocarse a ellas (Verónica Guerman)

“Mis hijas son lo que más amo en el mundo. Las defiendo con uñas y dientes”, decía una y otra vez la actriz, quien hizo a un lado su carrera para abocarse a ellas (Verónica Guerman)

El último verano en Mar del Plata, enero de 2018  (Télam)

El último verano en Mar del Plata, enero de 2018  (Télam)

“Me costó y me cuesta mucho criarlas, pero soy una mamá presente”, confesó La Turca (Verónica Guerman)

“Me costó y me cuesta mucho criarlas, pero soy una mamá presente”, confesó La Turca (Verónica Guerman)

Beatriz, feliz junto a José María Muscari, Adriana Aguirre y su marido Ricardo García, luego de una función de Extinguidas (Vero Guerman)

Beatriz, feliz junto a José María Muscari, Adriana Aguirre y su marido Ricardo García, luego de una función de Extinguidas (Vero Guerman)

Todo el elenco de Extinguidas, junto a Jose María Muscari: Naanim Timoyko, Noemí Alan, Beatriz Salomón, Adriana Aguirre, Pata Villanueva, Patricia Dal, Luisa Albinoni, Muscari, Silvia Peyrou y Sandra Smith (Vero Guerman)

Todo el elenco de Extinguidas, junto a Jose María Muscari: Naanim Timoyko, Noemí Alan, Beatriz Salomón, Adriana Aguirre, Pata Villanueva, Patricia Dal, Luisa Albinoni, Muscari, Silvia Peyrou y Sandra Smith (Vero Guerman)

Los problemas de salud de Salomón comenzaron en junio del año pasado, cuando se conoció la noticia que había sido internada por una hernia umbilical que, según ella, venía arrastrando desde hacía tiempo porque no contaba con una obra social para operarse. “Me he dejado estar mucho con mi salud, pero va a estar todo bien”, dijo en aquella ocasión desde el centro médico. Después de casi diez días, le dieron el alta (Vero Guerman)

Los problemas de salud de Salomón comenzaron en junio del año pasado, cuando se conoció la noticia que había sido internada por una hernia umbilical que, según ella, venía arrastrando desde hacía tiempo porque no contaba con una obra social para operarse. “Me he dejado estar mucho con mi salud, pero va a estar todo bien”, dijo en aquella ocasión desde el centro médico. Después de casi diez días, le dieron el alta (Vero Guerman)

Beatriz Salomón, Mario Massaccesi, Lizy Tagliani, Luciano El Tirri y Coco Silly

Beatriz Salomón, Mario Massaccesi, Lizy Tagliani, Luciano El Tirri y Coco Silly

Beatriz Salomón y su hija Betina eran muy unidas. “Creo que en unos días me dan el alta y seguiré con el otro tratamiento y las vías que me ponen para mejorar el otro problema que tengo porque también voy a salir para adelante. Hay una medicación nueva, que es un refuerzo de la anterior. Ahora estoy en plena rehabilitación”, dijo sobre su lucha contra el cáncer.

Beatriz Salomón y su hija Betina eran muy unidas. “Creo que en unos días me dan el alta y seguiré con el otro tratamiento y las vías que me ponen para mejorar el otro problema que tengo porque también voy a salir para adelante. Hay una medicación nueva, que es un refuerzo de la anterior. Ahora estoy en plena rehabilitación”, dijo sobre su lucha contra el cáncer.

Beatriz Salomón con sus hijas Noelia y Betina. El 9 de noviembre se mostró públicamente y se la vio muy feliz en la fiesta de quince años de su hija menor. “Para mí fue un gran sacrificio levantarme de la cama, bañarme, que venga el coiffeur y me peine, que me ponga el vestido Roberto Piazza, los zapatos, maquillarme y llegar a la fiesta a las 9 de la noche” (Teleshow)

Beatriz Salomón con sus hijas Noelia y Betina. El 9 de noviembre se mostró públicamente y se la vio muy feliz en la fiesta de quince años de su hija menor. “Para mí fue un gran sacrificio levantarme de la cama, bañarme, que venga el coiffeur y me peine, que me ponga el vestido Roberto Piazza, los zapatos, maquillarme y llegar a la fiesta a las 9 de la noche” (Teleshow)

En marzo pasado, después de festejar los 18 años de su hija mayor, contó a Teleshow que ya había hecho nueve sesiones de quimioterapia. “La estoy luchando. Perdí todo mi pelo, mi melena de toda la vida…”, dijo. Lamentablemente tuvo una recaída de su enfermedad y por sus fuertes dolores abdominales volvió a ser internada en el Hospital Fernández. Rodeada de sus hijas, las personas más importantes de su vida, y sus seres queridos, la consagrada actriz no pudo seguir haciéndole frente a sus problemas de salud

En marzo pasado, después de festejar los 18 años de su hija mayor, contó a Teleshow que ya había hecho nueve sesiones de quimioterapia. “La estoy luchando. Perdí todo mi pelo, mi melena de toda la vida…”, dijo. Lamentablemente tuvo una recaída de su enfermedad y por sus fuertes dolores abdominales volvió a ser internada en el Hospital Fernández. Rodeada de sus hijas, las personas más importantes de su vida, y sus seres queridos, la consagrada actriz no pudo seguir haciéndole frente a sus problemas de salud

SEGUÍ LEYENDO: