Galán cotizado, pero también, un actor con muchos matices, Jamie Dornan ha sabido combinar en su carrera papeles en producciones populares como su Christian Grey en la saga erótica 50 sombras… con otros menos populares pero igual de intensos como el que le tocó en suerte en la reciente Mi cena con Hervé

En la nueva versión de Robin Hood, el irlandés se pone en la piel de Will Scarlet un personaje que deberá elegir de qué lado se pone frente a las injusticias del malvado Sheriff de Nottingham.

En Nueva York, Dornan nos recibió a solas a Teleshow para contarnos más sobre su papel.

—¿Cuál fue tu reacción cuando tu agente te llamó para un personaje en una nueva versión de Robin Hood?

—Obviamente es una historia que ya fue contada antes, así que al comienzo me preguntaba por qué la estaban contando otra vez. Se lo dije a Otto Bathurst, el director, cuando nos conocimos y su réplica fue ¿por qué no? ¿por qué no lo haríamos? Y luego me brindó su visión y sus razones por las que pensaba que la podíamos hacer muy fresca. Entonces me entusiasmó formar parte y contar esta historia de esta leyenda y apropiárnosla, eso me ilusionaba.

—¿ Adónde vas para explorar este tipo de personajes: otras versiones, libros o solo el guión?

—Hablamos mucho de apropiárnosla y no recrear versiones que vimos como la de Christian Slater, fantástica actuación en Robin Hood: príncipe de los ladrones. Tenía que ser diferente a eso, nuestras historias de fondo son diferentes. Cuando conocemos a mi personaje por primera vez como el Will orador, hay gran cantidad de gente, es político, está tratando de que las cosas sean buenas para la sociedad y eso está a miles de kilómetros de distancia de cualquier versión que hayamos visto. Así que podíamos construir de ahí, del guión y de otras cuestiones que charlé con Otto en sintonía con eso más que con lo que se hizo en el pasado.

—El vínculo de Will con Marian y Robin es muy diferente que en otras versiones, ¿qué podés decir de este triángulo?

—De alguna manera siempre está cambiando, eso era algo que me entusiasmaba cuando me presentaron ese triángulo y, sin adelantar demasiado, finalmente ese triángulo se vuelve fundacional o ruptural, según lo quieras ver, en el personaje de Will. Cuando lo ves, cuando lo conocemos, en el comienzo, su relación con Marian a dónde llega en el final hace un giro de 180º. Ese aspecto y tener ese ángulo, además del conflicto me hicieron entrar.

—Al momento de aceptar una película o un personaje, ¿qué tenés en cuenta al elegir un personaje?

—Depende, tuve últimamente propuestas que no pueden estar más distanciadas unas de otras, son tan diferentes. Realmente no sabés a dónde te conducirán. Lo mejor de este trabajo es la variedad, tantas opciones diferentes en formatos, mundos y personajes que no podés decir qué es lo que te atraerá. Algunas veces es algo muy chico en escala y otras algo masivo, depende de lo que surja en el momento.

SEGUÍ LEYENDO