Tomás Dente tomó su confirmación por segunda vez a los 42: los motivos

El periodista mostró la que llamó una de sus fotos más significativas y habló de su fe en Dios: “Fui negociando con mis egos, reconciliándome con las adversidades, y disculpándome conmigo mismo”

Tomás Dente
Tomás Dente

Tomás Dente compartió con sus cien mil seguidores lo que denominó como una de sus fotos “más significativas”, junto con un extenso texto en el que el periodista reflexionó sobre Dios y cómo creer lo ayudó a aceptar dientes adversidades.

Se trata de la imagen de confirmación del panelista del ciclo Editando Teles. Él explicó que ya había tomado el sacramento en su adolescencia pero un poco por inercia u obligación y que de adulto, con sus creencias mucho más firmes, decidió tomarlo nuevamente.

”Esta fotografía es sumamente significativa para mí. Tuve la posibilidad de confirmarme durante mi adolescencia pero básicamente abdiqué porque no lo sentía. Ahora siendo adulto y autónomo de mis decisiones pude percibir como Dios de a poco fue obrando en mí. En mis peores momentos, de ausencias, carencias y desamparo pude sentir una presencia excelsa”, comenzó contando algo que reconoce como “difícil” de poner en palabras.

El posteo de Tomás Dente
El posteo de Tomás Dente

Con el tiempo, él pudo entender que “detrás de todo estaba la mano sanadora de Dios” y un camino marcado para él. “Ahora puedo comprender que hay dos maneras de concebir nuestra vida: pensando que todo lo que nos pasa es parte de un diseño divino, o creyendo que no. Claramente escogí la primera opción”.

Claro que para él, el camino llevó su tiempo, no fue de un día para el otro, y fue de mucho aprendizaje: “Poco a poco fui negociando con mis egos, reconciliándome con las adversidades, y disculpándome conmigo mismo”.

“Epifanía, es una de mis palabras preferidas. Y justamente habla de eso. Quitarnos el velo y entender que cada día Dios tiene un regalo para hacernos”, escribió y al cerrar, además de agradecerle a su madrina de confirmación, hizo un mea culpa: “Desearía no lastimar a nadie más. Hago lo posible. Pero soy humano. Y gozo de su perdón”.

Dente nunca ocultó su fe. “Todas las noches cuando puedo rezo el rosario, que son treinta minutos. Pero si o si, cada noche rezo un gloria, un padre nuestro y un Ave María”, había contado el año pasado en diálogo con Paparazzi y agregó: “Soy un tipo que intenta valorar, que tengo un sentido de la gratitud muy importante, así que valoro mucho las pequeñas cositas. Por ejemplo leer un libro con un café a la salida del canal. Esta pandemia no me llevó a valorar nada en particular, sigo con la tesitura de rescatar las pequeñas cositas que me hacen bien”.

Los padres de Tomás fallecieron cuando él era muy joven. En sus redes sociales más de una vez los recordó, fiel a sus creencias. “Feliz cumple Mamá. La gente suele decir: ‘donde quiera que estés’. Pero sé perfectamente que estás en la grata y eterna compañía de Jesús. Cuántas cosas me enseñaste. Inclusive las más fuertes una vez fallecida. El cielo te celebra. Solo te diré...hasta luego”, escribió hace dos años.

En otra oportunidad, recordó a ambos progenitores: “Alguna vez tuve una mamá y un padre. Ella hizo casi todo bien. El casi todo mal. Por fin logro entender que soy, en gran parte, el perfecto resultado de ambos (Más mi propia impronta, claro...)”.

Tuve padres muy presentes que, a su manera y con sus herramientas, hicieron lo que pudieron. Cuando fallecieron, pude ver las cosas con más claridad. En la adolescencia, a veces te enojás, te ponés mal y, después, cuando empezás a crecer un poco más y lo contemplás desde otra perspectiva, entendés que son seres humanos que tienen sus falencias”, dijo hace unos meses en el programa de Luis Novaresio y agregó: “Tuve una infancia muy hermosa, no me puedo quejar”.

También se había referido a su relación con Fernando, quien en el 2019 contó que, antes de morir, su madre le dijo que su padre biológico no fue quien lo crió, sino un cura. “La hermandad no se elige, creo mucho en la familia que uno construye a lo largo del tiempo. Por supuesto que la sangre tira y en mi retrospectiva están mis hermanos y mis papás. Pero somos muy distintos con Fer y esas diferencias nos desencuentran mucho. Tiene que ver con las oscilación que existe en los vínculos humanos”, explicó.

Además, aunque dijo que le ponía feliz el presente profesional de su hermano, contó que veía difícil juntarse con él: “Con Fer no hay vínculo, con el resto de mis hermanos sí, pero con él no y yo soy muy respetuoso de los tiempos de las personas. Mi cariño está intacto, a mis hermanos los amo, pero a veces las cosas van más allá del amor”.

SEGUIR LEYENDO: