Raúl Vertúa integra el grupo de empresarios detenidos en la causa de los cuadernos que sigue negando el pago de coimas a ex funcionarios del Ministerio de Planificación. Tampoco admite haber hecho "aportes de campaña", una figura legal que encontraron varios de sus colegas para sortear la cárcel. Ni siquiera aparece en los cuadernos de Oscar Centeno, aunque el chofer menciona un episodio a bordo de una camioneta suya, donde Baratta habría recibido 850 mil dólares. Pero su situación judicial no mejora. Ayer, la Cámara federal rechazó su excarcelación y seguirá detenido en la cárcel de Marcos Paz.

Vertúa declaró ante el juez Claudio Bonadio el 8 de agosto. En esa instancia, tuvo que responder preguntas sobre una camioneta Audi Q7, matrícula GKF 405, mencionada en el cuaderno 6 de Centeno.

13:35 Del ministerio lo llevé al lic Baratta y a Hernán Gómez; fuimos a Recoleta; Hernán se bajó para acompañarla a Dalina que lo esperaba en Callao y M T de Alvear para ir a una joyería y lo llevé al lic a Quintana 527 para reunirse con Juanjo Álvarez y luego llegó Hernán y lo esperamos juntos al lic que saliera luego lo llevé al lic a Quintana al 600 donde lo esperaba una camioneta Audi Q7 chapa GKF 405, donde se subió Baratta y Hernán y yo lo seguimos, hasta que a la altura de canal 7 se bajó el lic con un bolso con dinero que luego supe que eran 850.000 u$s (ochocientos cincuenta mil dólares) y se subió a mi auto y lo llevé a su dpto. donde con Hernán subieron al dpto. del lic y a los 20' vinieron me invitaron a comer a la vuelta, al restaurant Café Martínez y luego se volvieron caminando de nuevo al dpto. y lo esperé 15' y lo traje al lic al ministerio; trajo el bolso con dinero también.

La secuencia habría ocurrido el 9 de septiembre de 2010. Vertúa aseguró que en ese entonces no vivía en Buenos Aires y se desligó del episodio. "Desconozco si el señor Baratta se subió o no a mi vehículo y si lo hizo o no con un bolso", se limitó a decir en un escrito que presentó en su indagatoria y al que ahora tuvo acceso Infobae.

Sobre el auto donde Baratta habría recibido el dinero, dijo que había al menos once personas autorizadas a manejarlo: una asistente, una persona que hacia servicios "generales" en su empresa, su hermano, una ex secretaria y sus siete hijos.

El empresario, oriundo de Río Negro, reiteró una y otra vez que no pagó coimas, aunque dio detalles de una reunión con Roberto Baratta, en 2010, donde el ex funcionario le pidió una "contribución" para el kirchnerismo. "Baratta me insinuó que debía realizar algún tipo de aporte o contribución dado que tenía una obra en ejecución a lo que me negué enfáticamente. La charla no duró más de dos minutos", sostuvo.

La obra en marcha era el gasoducto "Juana Azurduy", que consistía en una instalación de 32 kilómetros de caños de 30 pulgadas.

Tiempo después, la empresa de Vertúa fue adjudicada para la construcción de un tramo del Gasoducto del NEA, uno de los mayores proyectos de infraestructura del país. La obra nunca se finalizó y el contrato finalmente se rescindió en mayo de 2017. Actualmente, tramita un reclamo ante el fuero Contencioso Administrativo Federal.

Vertúa y Baratta volvieron a encontrarse "varios años después" en el Ministerio de Planificación para discutir sobre la obra del NEA. No hubo mención al episodio anterior, según la versión del empresario.

Vertúa está detenido desde el 10 de agosto, dos días después de su declaración. Pese a que la Cámara Federal rechazó ayer su excarcelación, el abogado del empresario, Santiago Viola, asegura que no hay pruebas en su contra. "No está mencionado en los cuadernos y no hay ningún arrepentido que lo nombre. En su declaración, Wagner reconoce que nunca se pagaron coimas en el rubro del gas", destacó ayer en diálogo con Infobae. Y agregó: "Mi cliente no va a confesar algo que no hizo".