Entrada del edificio de Julio De Vido, en Av Del Libertador (foto Gustavo Gavotti)
Entrada del edificio de Julio De Vido, en Av Del Libertador (foto Gustavo Gavotti)

El juez federal Claudio Bonadio ordenó varios allanamientos en la causa en la que fueron procesados por administración fraudulenta por la compra de barcos de gas natural licuado (GNL) el ex ministro de Planificación Julio De Vido y su mano derecha durante los años del kirchnerismo Roberto Baratta.

Según pudo confirmar Infobae en fuentes judiciales, agentes de la Policía Federal realizaron operativos en el departamento de De Vido en la avenida del Libertador y también su chacra de Puerto Panal, en Zárate, provincia de Buenos Aires.

Los allanamientos, según las fuentes judiciales, se realizaron para intentar hallar documentación relacionada con la causa del GNL en la que Bonadio procesó, entre otros, a De Vido y Baratta (ex subsecretario de Coordinación y Gestión de Planificación) por el delito de defraudación a la administración pública. Según el procesamiento, se detectaron sobreprecios en las compras de los barcos con GNL.

En el caso de los allanamientos ordenados respecto de Baratta la situación es diferente. Uno de los procedimientos se hizo en el departamento del barrio de Belgrano donde vivía hasta que fue detenido.

Pero además se hicieron otros procedimientos. El 1 de noviembre pasado se presentó ante el juez Bonadio una mujer para contar que su ex pareja había trabajado como chofer de Baratta.

Según explicaron a Infobae fuentes judiciales, la mujer aseguró que su pareja llevaba a Baratta "a cuevas" de las que se iban con bolsos repletos de dinero. La mujer aseguró que Baratta le daba dinero a su pareja cada vez que lo acompañaba a uno de esos trámites en el Centro de la ciudad. Y relató que desde que comenzó a trabajar con Baratta el estilo de vida de su pareja cambió y tuvieron un excelente pasar económico.

La testigo aseguró que el departamento donde vive se lo compró su pareja con el dinero que le daba Baratta. Y que además el hombre adquirió una casa en Olivos, en la zona norte del conurbano, que fue refaccionada por un arquitecto que al mismo tiempo remodeló una casa que sería de Baratta en el country Mapuche.

Sobre esa propiedad en el country atribuida por la testigo a Baratta dijo saber por los dichos de su ex pareja que tenía construcción en el subsuelo. Según la declaración jurada correspondiente al año 2015 que Baratta presentó ante la Oficina Anticorrupción, el ex funcionario no tiene propiedades fuera de la Capital. Declara como bienes inmuebles solo un departamento de 209 metros cuadrados.

La mujer aseguró ante el juez que su ex pareja le había comprado una casa en Salta a la hermana, algo "imposible" con el sueldo de chofer. Explicó también que Baratta le habría comprado una casa a un familiar en el partido de Tres de Febrero, en la provincia de Buenos Aires.

La mujer relató que varias de las cosas que declaró en el juzgado se las contó su ex pareja quien, según la base de datos de ANSES, entre 2015 y 2016 trabajó en la empresa estatal Nucleoeléctrica Argentina que dependía del ministerio de Planificación.

Dijo que gracias a Baratta ella entró a trabajar en Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT) que estaba bajo control de Planificación y que luego del cambio de gobierno pasó al ministerio de Minería y Energía.

A partir de los dichos de la mujer que se presentó ante Bonadio se produjeron allanamientos en los domicilios por ella revelados. Por eso los operativos se desarrollan en Capital y Provincia de Buenos Aires. Los investigadores judiciales esperan conseguir allí información valiosa para la causa judicial en la que se determinó que hubo pago de comisiones a intermediarios por la compra de barcos de GNL.