En un acto realizado en el Edificio Centinela, el Ministerio de Seguridad, la Aduana y la AFIP presentaron hoy los resultados de la operación "Palak", con el secuestro de unas 2.500 armas que iban a ser comercializadas a bandas narcos en Brasil.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, presentó hoy los resultados del operativo que permitió el secuestro de más de 2.500 armas, gracias a la cooperación entre la Aduana-AFIP, la Gendarmería, otros organismos de seguridad y la colaboración de la AFI.

La Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC) contribuyó con la investigación: aportó información y participó en los allanamientos con personal técnico en apoyo de Gendarmería para identificar y clasificar el material y revisar la documentación secuestrada. La agencia estadounidense Homeland Security también participó de la investigación.

En el país se detuvo a 21 personas y se secuestraron armas cortas y largas, explosivos y granadas. También incautaron documentación y dinero. Incluso, entre lo encontrado, había un cañón antiaéreo valuado en 2.000.000 de dólares.

Para detener a la banda delictiva se utilizaron intervenciones telefónicas, aplicación de técnicas de reunión de información, conocimiento de locaciones, patrullaje virtual, fuentes públicas y privadas y diversos análisis.

Bullrich destacó que los armamentos tenían como destino final el abastecimiento de bandas de narcotraficantes en Brasil y destacó la cooperación con el gobierno de ese país para desarticular esta peligrosa maniobra.

Por su parte, el director general de Aduana, Diego Dávila, calificó de "histórico" el resultado, tanto de los allanamientos desarrollados esta semana en diversos puntos del país, como los que dieron origen a este hallazgo, a fines del año pasado.

La investigación se desarrolló durante ocho meses. A través de ella se permitió identificar a una serie de personas residentes en el país y en el exterior, quienes cumplían diversos roles, vinculados a la importación de piezas esenciales constitutivas de fusiles de asalto.

"Todo esto comenzó con un alerta que recibimos del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos que, con la intervención de la Justicia en lo penal económico, nos permitió realizar una entrega vigilada en octubre pasado. Ahora se llegó a descubrir este impresionante arsenal de guerra y estamos muy orgullosos del resultado de los operativos, que es producto del trabajo en conjunto entre diferentes organismos del Estado", sostuvo Dávila.

Según los últimos resultados, en los allanamientos desarrollados esta semana se secuestraron 1.316 armas cortas, 1.262 armas largas y 165 explosivos.

La organización criminal utilizaba como modus operandi la adquisición de algunas piezas de armas desde los Estados Unidos, las cuales eran introducidas al país mediante la utilización de correo de encomiendas; y otros componentes, adquiridos en la República de Alemania eran despachados utilizando la triangulación del envío, primero hacia el Reino de España y de allí a la República de Holanda para finalmente ingresar a nuestro país, vía marítima, disimulados en contenedores.

Se incautaron $740.655 pesos argentinos, USD 136.533, 43.780 euros y 16 vehículos de alta gama.

La tarea de la Aduana-AFIP se focalizó en una primera etapa en asegurar la entrega vigilada del armamento que vino el año pasado de Miami rumbo a la localidad bonaerense de Campana –con la sustitución de piezas originales- y en los meses siguientes en la detección de los datos fiscales de los responsables de esta banda que cuenta con ramificaciones internacionales.

En el acto, estuvieron presentes también el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, los jefes de Gendarmería Nacional y representantes del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos.

Fotos: Gustavo Gavotti

Seguí leyendo: