Grinman, de la Cámara de Comercio: “Los controles de precios son aspirinas que funcionan un ratito pero la enfermedad sigue”

El líder empresario dijo que el método se usó repetidas veces en la Argentina sin éxito. “Es intentar repetir recetas que nunca funcionaron, que no van a funcionar”, comentó

Mario Grinman, presidente de la Cámara de Comercio y Servicios (CAC)
Mario Grinman, presidente de la Cámara de Comercio y Servicios (CAC)

El titular de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) dijo que el acuerdo de precios es repetir recetas que nunca funcionaron y que no van a funcionar. El dirigente empresario valoró el permanente diálogo con el Gobierno, pero aclaró que eso no implica que el presidente Alberto Fernández y sus funcionarios escuchen sus sugerencias. Los congelamientos de precios, aseguró, “son todas aspirinas que calman el dolor un ratito pero después la enfermedad sigue”.

“El emperador romano fue el primero que implementó los controles de precios y ahí empezó el proceso de destrucción del Imperio Romano. Y en la Argentina lo hemos probado en el 72, después 73 y 74, también Onganía, después Alfonsín en el 85, si mi memoria no me falla en 2006 hubo algo de eso, también con Moreno en 2010-2013, Macri también lo hizo”, consideró Grinman en declaraciones a Radio La Red.

“En ningún Gobierno que pasó en la Argentina en los últimos 90 años, salvo la intención de [Carlos] Menem con [Domingo] Cavallo con la convertibilidad que es otro tema, nunca hubo un plan anti inflacionario por eso la Argentina sigue siendo la mosca en la sopa de la región porque Chile lo solucionó, Uruguay lo solucionó, Paraguay lo solucionó. No estoy hablando de Noruega o Suecia, estoy hablando de nuestros países hermanos”, dijo.

“El emperador romano fue el primero que implementó los controles de precios y ahí empezó el proceso de destrucción del Imperio Romano”

Consultado respecto a si el acuerdo fue impuesto por el Gobierno, Grinman aseguró que no y valoró que haya diálogo con el presidente Alberto Fernández y sus funcionarios. Lo que no implica que puedan influir en sus iniciativas.

“Se dialoga mucho con este Gobierno, hay que reconocerlo. Yo voy a ser franco, el presidente [Mauricio] Macri nunca recibió a la Cámara Argentina de Comercio, en cambio con el presidente Fernández estuvimos un montón de veces. Pero dialogar no significa que nos escuchen y lleven a la práctica las cosas que le sugerimos”, dijo.

“Cuando nosotros hablamos de qué hay que hacer para generar riqueza nosotros sabemos lo que hay que hacer. Porque en la Argentina lo único que ha crecido es la pobreza, y para combatir ese flagelo tremendo hay que generar riqueza, y nosotros sabemos cómo generarla desde el sector privado con nuevas empresas, creando fuentes de trabajo. Porque el Estado no puede seguir tomando personal porque es un empleo de mala calidad que además resiente las finanzas del Estado e incrementa el déficit fiscal que es todo el problema de la Argentina, o por lo menos el 90%”, se lamentó.

“Es intentar repetir recetas que nunca funcionaron, que no van a funcionar”

“Es intentar repetir recetas que nunca funcionaron, que no van a funcionar. Y esto no es un problema de esta gestión, es un problema de todos los gobernantes de no hacer los cambios estructurales que requiere el país y que sabemos que son dolorosos, muy dolorosos. Le voy a poner un ejemplo práctico. Usted en su casa ingresa $20.000 y gasta $25.000. En algún momento va a tener que decirle a su señora y a sus hijos tenemos que comer polenta, la ropa hay que surcirla porque no se puede comprarla y eso es lo mismo que le pasa a la Argentina”, agregó.

“En algún momento tenemos que darnos cuenta que lo que estamos pagando por las tarifas no son precios reales, que lo que estamos pagando por el transporte no son precios reales. Entonces no se puede vivir de subsidios, lo dijo el Papa. Entendamos que si queremos transformarnos en un país normal hay que hacer cambios estructurales que son dolorosos”, concluyó.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online