Roberto Cardarelli y Trevor Alleyne, del FMI, en Buenos Aires
Roberto Cardarelli y Trevor Alleyne, del FMI, en Buenos Aires

Ya ni las tasas de interés en niveles récord en lo que va del año alcanzan para tranquilizar al dólar, que ayer rebotó hasta $ 42,50.  El FMI mira el comportamiento de ambas variables con atención. A tal punto que según pudo averiguar Infobae, el encargado de la misión argentino, Roberto Cardarelli, mantuvo reuniones secretas con banqueros locales para entender por qué la fórmula tradicional de aumentar las tasas para frenar al tipo de cambio no tuvo hasta ahora la efectividad esperada.

"Es la primera vez desde que venimos a la Argentina que hacemos este tipo de encuentros, pero queremos entender mejor cómo funciona el mercado financiero", explicó Cardarelli en el encuentro cara a cara con el presidente de un banco privado de capital nacional. Fue en el medio de la presiones cambiarias de mediados de febrero, cuando el dólar saltó cerca de 8% en menos de una semana.

"Le explicamos que esto no se arregla solo con tasa. Para que el tipo de cambio esté controlado o incluso caiga hay que habilitar la venta de dólares, ya sea del Central o del Tesoro", le explicó el banquero a Infobae en estricto off the record.

En lo que va de marzo se nota claramente esta ausencia de oferta. Con tasas en alza, igual el dólar se mantiene firme y con tendencia alcista por la falta de dólares que equilibre la demanda. El BCRA vendió futuros al principio de la turbulencia cambiaria, pero luego optó por manejarlo exclusivamente con la tasa de interés y fuerte absorción de pesos. Los resultados, sin embargo, no se obtuvieron con la velocidad esperada.

La presión cambiaria y el incremento de tasas hasta el 62% estará presente en el encuentro que hoy mantendrá el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, con la titular del FMI, Christine Lagarde. Desde el inicio del acuerdo con el organismo, la preocupación estuvo centrada en estabilizar el mercado cambiario como punto de partida para la recuperación económica.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde
La directora gerente del FMI, Christine Lagarde

Por supuesto que ahora la urgencia es asegurar el desembolso que debe realizar el FMI a fines de marzo. Se trata de un monto récord de USD 10.700 millones, pero antes habrá que convencer al directorio del organismo y en particular al representante norteamericano ante el FMI, David Lipton.

En su momento fue el entonces titular del BCRA, Luis Caputo, quien optó por vender dólares discrecionalmente, por afuera del acuerdo con el Fondo. Le costó el puesto. Ahora al Tesoro le vuelven a imponer que los dólares que venda deben ser por licitación, por un monto diario predeterminado. Sin embargo, este esquema implica dar mucha ventaja: los inversores saben de antemano con qué cartas juega el Central.

Este tema puede no ser del todo relevante cuando ingresen los dólares de la cosecha, pero puede ser vital luego de junio, cuando aumente la dolarización de carteras por la incertidumbre electoral. Cuando ya no estén los dólares del campo y el Tesoro se encuentre limitado a actuar, ¿quién saldrá a poner el pecho para que evitar que el tipo de cambio se dispare?

Seguí leyendo: