Los colombianos se retrasarían en los pagos de sus créditos a finales de 2024: Banco de la República reveló los motivos

La situación puede llevar a los consumidores a recurrir a fuentes de financiamiento informales, como el famoso “gota a gota”

Guardar

Nuevo

El Banco de la República se muestra preocupado por el pobre crecimiento del PIB colombiano, debido a la coyuntura inflacionaria y de altas tasas de interés - crédito Jaime Saldarriaga/Reuters
El Banco de la República se muestra preocupado por el pobre crecimiento del PIB colombiano, debido a la coyuntura inflacionaria y de altas tasas de interés - crédito Jaime Saldarriaga/Reuters

La economía de Colombia experimenta una desaceleración desde 2023 y parte de 2024, según el reciente informe del Reporte de Estabilidad Financiera publicado por el Banco de la República. Este análisis señala una disminución en la inflación, el déficit en la cuenta corriente y el déficit fiscal, como partes de un proceso de ajuste económico.

El Producto Interno Bruto (PIB) del país mostró una significativa reducción en su crecimiento. Durante 2021 y 2022, la economía colombiana había registrado un fuerte crecimiento impulsado principalmente por la demanda interna.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

Sin embargo, este crecimiento se moderó a medida que se corrigieron excesos de gasto y se diluyeron varios choques de oferta, lo que contribuyó a la caída de la inflación. Esto se dio en un contexto de disminución de las expectativas inflacionarias, apoyado por políticas monetarias contractivas orientadas a alcanzar una inflación del 3% en 2025 y a guiar el PIB hacia una senda de crecimiento sostenible a largo plazo.

El 12 de junio el Banco de la República presentó los resultados del Reporte de Estabilidad Financiera de Colombia - crédito Banco de la República
El 12 de junio el Banco de la República presentó los resultados del Reporte de Estabilidad Financiera de Colombia - crédito Banco de la República

En lo que respecta a los establecimientos de crédito, estos continuaron experimentando crecimientos reales negativos en sus activos, aunque en el lapso transcurrido de 2024 se observó una leve contracción menor. Desde mayo de 2023, tanto la cartera como las inversiones de estos establecimientos han mostrado contracciones reales, lo que reflejó una menor disposición a asumir riesgos por parte de las entidades financieras. Sin embargo, a partir del inicio de este año, se ha notado una disminución en la contracción de todas las carteras y una leve recuperación en los desembolsos.

El Banco de la República indicó que, pese a estas contracciones, los resultados más recientes de diversas encuestas podrían estar señalando un potencial aumento en el dinamismo del crédito durante el segundo semestre de 2024.

Tasa de usura

Es relevante destacar que, las tasas de usura en las categorías de consumo, ordinario y crédito productivo rural mostraron una tendencia a la baja desde abril de 2023 y enero de 2024, respectivamente. Esto se debe a dinámicas de mercado y a cambios en la metodología, resultando en una mayor ponderación de créditos con montos más altos y tasas más bajas.

Las empresas de comercio, agropecuario y manufactura representan el 61,9 % de las deudas vencidas - crédito Luis Jaime Acosta/Reuters
Las empresas de comercio, agropecuario y manufactura representan el 61,9 % de las deudas vencidas - crédito Luis Jaime Acosta/Reuters

La entidad también advierte que la imposición de límites a la tasa de interés puede tener consecuencias negativas para la profundización e inclusión financiera, como se ha observado en otras economías. Tal situación puede llevar a los consumidores a recurrir a fuentes de financiamiento informales.

El Emisor enfatiza que cambios en las tasas de interés pueden obligar a una repricing (conjunto de acciones y estrategias que se llevan a cabo para realizar un ajuste de precios automático, con el fin de ser en todo momento competitivo) de un porcentaje significativo de la cartera, lo que limitaría la disposición de las entidades a otorgar nuevos créditos.

Una hipótesis evaluada en el informe sugiere que, en un escenario de tendencia bajista en las tasas de usura, se podrían observar repricing del 26 % para la cartera de consumo y del 3% para el crédito productivo rural. El análisis del banco central atribuye particular atención al crédito productivo rural, donde un porcentaje sustancial de los desembolsos proviene de recursos de redescuento, implicando condiciones de tasa de interés diferentes a las de un crédito tradicional.

Cartera vencida

En cuanto a la cartera vencida, se reporta que la deuda de las pequeñas empresas del sector corporativo privado está concentrada en los sectores de comercio, agropecuario y manufactura, los cuales representan el 61,9 % de las deudas vencidas.

Durante 2023, la participación de la deuda vencida de pequeñas firmas del sector agropecuario registró el mayor incremento. Además, se destaca que la morosidad en los créditos otorgados a pequeñas empresas de comercio y manufactura coincide con los resultados bajos del PIB en estos sectores durante el mismo período.

Por otra parte, el Banco de la República señala que las tasas de interés experimentan una reducción, particularmente en la categoría de crédito productivo rural. Esto se atribuye en gran medida a la alta proporción de desembolsos con recursos de redescuento, que presentan condiciones de tasa de interés diferentes a los créditos tradicionales.

Guardar

Nuevo