Familiares y amigos de las víctimas realizaron una vigilia en Uvalde mientras se revelan nuevos detalles sobre la masacre de Texas

A dos días del asesinato de 19 niños y dos adultos en la escuela primaria de la localidad la policía reveló nuevos datos sobre el caso. La comunidad se reunió durane la noche en honor a los fallecidos por el ataque

Familiares hacen una vigilia en honor a las víctimas
Familiares hacen una vigilia en honor a las víctimas

El hombre armado que abrió fuego en una escuela primaria compartió sus intenciones de llevar a cabo un ataque en mensajes privados en las redes sociales poco antes de matar al menos a 19 niños y dos adultos, dijeron las autoridades el miércoles.

Hablando un día después de que el pistolero atacara la escuela primaria Robb en Uvalde, Texas, las autoridades presentaron un relato sombrío de la carnicería que había devastado esta comunidad. Dijeron que el pistolero, empuñando rifles que había comprado solo unos días antes, le disparó a su abuela en la cara antes de irrumpir en la escuela, donde masacró a niños pequeños, todos ellos, dijeron los funcionarios, dentro de un solo salón de clases.

“El mal barrió a Uvalde ayer”, dijo el gobernador de Texas, Greg Abbott, R, en una conferencia de prensa el miércoles.

Este último tiroteo envió ondas de choque de horror y dolor en todo Uvalde y en todo el país, ya que las familias quedaron de luto por sus vidas jóvenes truncadas brutalmente.

Una estudiante sostiene un cartel durante una vigilia en el Fairplex Arena del condado de Uvalde
Una estudiante sostiene un cartel durante una vigilia en el Fairplex Arena del condado de Uvalde

El tiroteo fue el más mortífero del país en una escuela desde que un hombre armado mató a 26 personas, 20 de ellas niños, en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, en 2012. Casi una década después, un horror similar llegó a esta pequeña ciudad alrededor de 80 millas al oeste de San Antonio.

Las autoridades identificaron al atacante como Salvador Rolando Ramos, de 18 años, y dijeron que los agentes del orden lo mataron a tiros. Los investigadores aún estaban reuniendo detalles clave sobre el ataque, incluso si el atacante tenía alguna conexión con la escuela, dijeron las autoridades el miércoles.

Además de las víctimas que murieron, otras 17 sufrieron heridas que no parecían poner en peligro sus vidas, dijeron las autoridades.

Mientras los retratos de las víctimas tomaban forma lentamente y los residentes lidiaban con la angustia y la pérdida, los investigadores también proporcionaron nuevos detalles el miércoles sobre el atacante. Había cumplido 18 años el 16 de mayo, solo ocho días antes del tiroteo, y rápidamente compró dos rifles semiautomáticos y 375 rondas de municiones, dicen las autoridades.

Su abuela de 66 años contactó a la policía, dijeron las autoridades, y la llevaron a un hospital de San Antonio, donde permaneció en estado crítico el miércoles.

Una mujer que se identificó como la madre de Ramos dijo en una breve conversación telefónica el miércoles por la tarde que no quería hablar de su hijo. Se esperaba que su madre, la abuela del pistolero, se recuperara por completo, dijo la mujer.

Salvador Rolando Ramos, de 18 años, fue identificado como el autor de la masacre
Salvador Rolando Ramos, de 18 años, fue identificado como el autor de la masacre

Después de dispararle a su abuela, el hombre armado se estrelló contra una barandilla cercana a la escuela, lo que provocó una llamada al 911 de un residente que dijo que el conductor aparentemente tenía un rifle, dijo Travis Considine, portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas.

El atacante se encontró con un oficial de policía de la escuela y le disparó y lo hirió antes de entrar, dijeron las autoridades. Cuando aparecieron dos policías de Uvalde e intentaron entrar, dijo Considine, intercambiaron disparos con el atacante y ambos resultaron heridos.

El pistolero luego fue a un salón de clases de cuarto grado, se atrincheró y llevó a cabo “la mayor parte, si no todo, del daño”, dijo Considine.

Un equipo de la Patrulla Fronteriza acudió al lugar y le disparó al atacante, matándolo, dijeron las autoridades. Los agentes de la Patrulla Fronteriza, incluidos algunos de su unidad táctica de élite, encabezaron la cadena de agentes del orden público que se abrieron paso hasta el salón de clases y dispararon contra el agresor, según dos agentes federales del orden público que hablaron bajo condición de anonimato para brindar información preliminar. detalles. El hombre armado había estado disparando a la policía a través de las ventanas y luego disparó a los agentes cuando irrumpieron en el salón de clases para confrontarlo, dijo un funcionario.

El cronograma exacto de la carnicería, incluido el tiempo que el pistolero estuvo adentro y precisamente cuándo disparó los tiros fatales, seguía sin estar claro el miércoles.

Después del tiroteo, uno de los rifles del pistolero fue encontrado con él y el otro en el vehículo que conducía al lugar.

Abbott dijo que el ataque podría haber sido aún peor, y dijo que los agentes del orden corrieron hacia los disparos y “pudieron salvar vidas. Desafortunadamente, no lo suficiente”.

El juez de paz, un funcionario similar a un forense del condado, que dirige la investigación del caso, dijo el miércoles que los funcionarios planeaban entregar los cuerpos de las víctimas a sus familias el jueves. También planeaban realizar una autopsia del pistolero después de terminar el trabajo con las víctimas, dijo.

El atacante se encontró con un oficial de policía de la escuela y le disparó y lo hirió antes de entrar
El atacante se encontró con un oficial de policía de la escuela y le disparó y lo hirió antes de entrar

Las personas que conocían al pistolero han dicho que arremetió violentamente y actuó de manera extraña a lo largo de los años. También dijeron que tenía una vida familiar difícil y que había sido intimidado en la escuela.

El pistolero, dijo Abbott, aparentemente no tenía antecedentes penales, pero puede haber tenido un registro juvenil. Eso aún se estaba determinando, dijo el gobernador. Abbott también dijo que el atacante “no tenía antecedentes de salud mental conocidos”.

Abbott, un defensor declarado del derecho a portar armas, enfatizó la salud mental en sus comentarios el miércoles. Dijo que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, los líderes comunitarios y otros le dijeron que había “un problema con las enfermedades de salud mental en esta comunidad” y una gran necesidad de más apoyo en ese frente.

A pesar de la percepción pública y los comentarios engañosos de muchos funcionarios electos, décadas de investigación han encontrado que las personas con enfermedades mentales son responsables de una pequeña fracción de la violencia interpersonal y de otro tipo con armas de fuego.

Familiares de las víctimas lloran durante la vigilia por las víctimas de la masacre de Texas
Familiares de las víctimas lloran durante la vigilia por las víctimas de la masacre de Texas

Abbott describió los mensajes de las redes sociales como la única advertencia de violencia planeada. Antes del tiroteo, dijo Abbott, “la única información que se conocía de antemano” provenía de esos mensajes.

Según Abbott, el atacante publicó sobre dispararle a su abuela y luego, menos de 15 minutos antes de llegar a Robb, publicó sobre la intención de “dispararle a una escuela primaria”.

Aunque Abbott había dicho que los planes del atacante se publicaron en Facebook, un portavoz de la empresa matriz Meta los describió en un tuit como “mensajes de texto privados uno a uno” encontrados después del tiroteo.

Otro portavoz del gigante de las redes sociales, que también opera Instagram y WhatsApp, que tienen funciones de mensajería, aclaró más tarde que los mensajes se enviaron de forma privada, pero se negó a decir cuáles de sus redes sociales se usaron.

Personas afectdas por la trágica noticia de las víctimas de la masacre de Texas
Personas afectdas por la trágica noticia de las víctimas de la masacre de Texas

El suceso, que ocurrió 10 días después de que un hombre armado matara a 10 personas en una tienda de comestibles en Búfalo, subrayó el fracaso de Estados Unidos para frenar la aparentemente interminable epidemia de tiroteos masivos en los que las personas han muerto en escuelas, lugares de culto, cines, clubes nocturnos. , bares, festivales de música y otros lugares.

Esta última tragedia también puso de relieve el agonizante número de víctimas de la violencia con armas de fuego en los estudiantes de Estados Unidos, desde el ataque de Sandy Hook hace casi una década hasta los tiroteos de hace cuatro años que dejaron 27 muertos en Parkland, Florida, y Santa Fe, Texas.

Desde la masacre de Columbine High School en 1999, más de 311,000 estudiantes han sufrido violencia armada en la escuela, según un análisis del Washington Post.

“Esto no golpeó cerca de casa”, dijo Nicole Hockley, cuyo hijo de 6 años, Dylan, fue asesinado en Sandy Hook, sobre el tiroteo en Uvalde. “Esto es hogar.”

La violencia armada también ha aumentado en Estados Unidos en los últimos años. En 2020, las armas de fuego mataron a más niños y adolescentes que los accidentes automovilísticos, durante mucho tiempo la principal causa de muerte entre las personas de ese rango de edad, según un análisis del Washington Post.

Conmoción en Uvalde tras las masacre del martes en una escuela
Conmoción en Uvalde tras las masacre del martes en una escuela

Este último tiroteo alimentó otro debate sobre las medidas de control de armas, que repercutió desde el Capitolio hasta Uvalde. Beto O’Rourke, ex congresista de Texas y candidato demócrata a gobernador que compitió contra Abbott este año, interrumpió la rueda de prensa del gobernador para decir que “no estaba haciendo nada” y “no nos ofrecía nada”.

O’Rourke fue escoltado mientras los funcionarios reunidos cerca de Abbott lo amonestaban. Abbott no se dirigió a O’Rourke por su nombre, pero alzó la voz mientras exhortaba a la gente a “dejar de lado las agendas personales, pensar en alguien que no sea nosotros mismos”.

Hablando con los periodistas después, O’Rourke dijo: “Les debemos algo a los niños de la escuela de al lado donde va a entrar un hombre armado con un AR-15, a menos que intervengamos y detengamos eso”.

Al otro lado de Uvalde, el número de víctimas de los disparos aún tomaba una forma insoportable. Ricardo Rodríguez, cuyo hijo salió temprano de la escuela después de una asamblea de premiación antes del tiroteo, fue uno de los padres afortunados. Así que buscó consolar a sus amigos, acompañando a algunos al centro cívico del pueblo donde les dijeron que se presentaran.

Observó a los padres pasar, uno por uno, de una habitación grande a una más pequeña al otro lado del pasillo. Ahí fue donde ocurrieron los gritos.

“¡No mi hijo!” dijeron, recordó Rodríguez. “¡No mi hija!”

Los funcionarios sacaron a las familias rotas por una puerta trasera mientras colapsaban en los brazos del otro.

“En ese momento, no hay consuelo”, dijo.

Las víctimas incluyeron a Xavier López, un niño de 10 años que bailaba alegremente para la cuenta de TikTok de su madre, y José Flores, un niño de 10 años que acababa de recibir un premio por estar en el cuadro de honor.

Dos de las víctimas eran jugadores de un equipo de baloncesto local que se hace llamar los Spurs, en honor a la franquicia de la Asociación Nacional de Baloncesto en San Antonio. Ellie García y Alexandria “Lexi” Rubio “eran chicas amables, dulces y divertidas y nos enorgullecían”, dijo Erica Mena, cuyo esposo entrenó al equipo.

Celebraron una vigilia en honor a las víctimas de la masacre
Celebraron una vigilia en honor a las víctimas de la masacre

La hija de Mena también está en cuarto grado y en el equipo. Cuando el pistolero entró en el salón de clases contiguo al de ella, su maestra les dijo a los estudiantes que se mantuvieran en “nivel cero, por favor”, es decir, que no hicieran ruido. Mena dijo que su hija escapó arrastrándose por una ventana.

Irma García, maestra de cuarto grado, estaba terminando su año número 23 como maestra, todos ellos en Robb Elementary. Sus estudiantes “eran su alma”, dijo José García, de 19 años, uno de sus hijos. Las autoridades confirmaron que estaba muerta el martes por la noche, dijo su familia.

Los oficiales de policía le dijeron a su familia que había muerto tratando de proteger a sus estudiantes, dijo John Martínez, de 21 años, uno de los sobrinos de García.

“Quiero que sea recordada como alguien que sacrificó su vida y arriesgó su vida por sus hijos”, dijo Martínez.

Para Félix Rubio, el duelo llegó por todos lados. La hermana de su cuñado, Eliahana Torres, fue asesinada. También lo era la prima de su padre, Irma García, la maestra. Y perdió a su sobrina, Ellie García, la basquetbolista.

La familia no se enteró de que Ellie había sido asesinada hasta poco antes de las 10 de la noche, horas después de que le pidieron a su padre, Steven García, hermano de Rubio, una muestra de ADN. Rubio dijo que su hermano entró en la pequeña habitación para escuchar las noticias y salió como un hombre destrozado.

“No sé ni qué decirle a mi hermano”, sollozó Rubio.

Javier Cazares dijo que estaba haciendo un mandado a menos de un kilómetro de la escuela primaria de su hija Jacklyn, de 9 años, cuando se enteró de una conmoción cerca de la escuela.

En cuestión de minutos, Cazares dijo que él y al menos otros cuatro hombres que tenían hijos en la escuela estaban apiñados cerca de la puerta principal del edificio. Luego comenzaron a escuchar disparos provenientes del edificio, dijo.

Los padres escucharon los disparos y la policía les dijo que retrocedieran, dijo Cazares.

“No nos preocupamos por nosotros; queríamos asaltar el edificio”, dijo. “Así de preocupados estábamos y queríamos sacar a nuestros bebés”.

No fue hasta varias horas después, después de que Jacklyn nunca saliera del edificio, que Cazares se enteró de que le habían disparado. Más tarde murió en el hospital.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR