Xi Jinping prometió “la unificación con Taiwán” y amenazó: “Aquellos que olviden su herencia no tendrán un buen final”

En medio de una escalada de tensión que incluyó el envío récord de aviones militares cerca de la isla, el presidente chino habló de la crisis en el acto para conmemorar los 110 años de la revolución que derrocó a la última dinastía imperial en 1911

Xi Jinping (REUTERS)
Xi Jinping (REUTERS)

El presidente de China, Xi Jinping, prometió el sábado lograr la “unificación pacífica” con Taiwán, apenas unos días después de que un número récord de aviones militares chinos realizara simulacros cerca de la isla, aumentando las tensiones entre ambas partes. “Los compatriotas de ambos lados del estrecho de Taiwán deben situarse en el lado correcto de la historia y unir sus manos para lograr la completa unificación de China”, dijo Xi.

“La misión histórica de lograr la completa unificación de nuestro país debe ser realizada, y puede ser realizada”, añadió, hablando en el Gran Salón del Pueblo de Pekín durante un acto para conmemorar los 110 años de la revolución que derrocó a la última dinastía imperial de China en 1911.

Casi 150 aviones de guerra entraron en la zona de identificación de defensa aérea de Taiwán durante la semana pasada, lo que llevó al ministro de Defensa de Taiwán a decir el miércoles que las tensiones militares con Pekín estaban en su peor momento en más de cuatro décadas. En los últimos años, la fuerza aérea china ha enviado repetidamente aviones a la zona de identificación de defensa aérea de Taiwán, cruzando ocasionalmente la línea media del estrecho de Taiwán, una frontera marítima no oficial.

En el discurso del sábado, Xi no mencionó los ejercicios militares. En su lugar, dijo que “lograr la unificación por medios pacíficos es lo más acorde con los intereses generales del pueblo chino, incluidos los compatriotas de Taiwán”. Sin embargo, también advirtió que “aquellos que olvidan su herencia, traicionan a su país y tratan de romperlo, no tendrán un buen final”.

El tono de Xi adoptó un enfoque más conciliador que el de un discurso que pronunció en julio, cuando prometió “aplastar” cualquier intento de independencia de Taiwán.

China reclama la isla de unos 24 millones de habitantes como parte de su territorio soberano, y ha amenazado anteriormente con tomar el control por la fuerza si Taiwán declara formalmente su independencia. Sin embargo, Taiwán, que tiene su propio gobierno y constitución elegidos, ha mantenido que defenderá su democracia e independencia.

Dos aviones de combate SU-30 chinos despegan de un lugar no especificado para volar sobre el Mar de China Meridional (Foto: AP)
Dos aviones de combate SU-30 chinos despegan de un lugar no especificado para volar sobre el Mar de China Meridional (Foto: AP)

El presidente Xi ha hablado anteriormente de la “inevitabilidad” del retorno de Taiwán y ha dicho que la cuestión no puede pasar de generación en generación para siempre.

En respuesta al discurso de Xi, la oficina presidencial de Taiwán subrayó la soberanía del territorio, diciendo que su futuro “está en manos del pueblo de Taiwán”. Añadió que el pueblo de Taiwán había optado claramente por rechazar la oferta de China de unificación bajo un acuerdo de “un país, dos sistemas”, similar al utilizado en Hong Kong, y en su lugar apoyaba “la defensa de nuestro modo de vida democrático”.

Aunque las recientes maniobras militares de China han aumentado las tensiones, los analistas de defensa han señalado que los aviones no se han acercado al espacio aéreo de Taiwán y que la demostración de fuerza puede ser, en cambio, una forma de China de impulsar el nacionalismo en su país.

No obstante, la creciente presión de Pekín sobre Taipei coloca a Estados Unidos en una situación delicada.

El martes, el presidente Joe Biden dijo a los periodistas a las puertas de la Casa Blanca que había hablado con Xi sobre Taiwán y que estaba de acuerdo en “respetar el acuerdo de Taiwán”. Desde el establecimiento de relaciones diplomáticas con China en 1979, Estados Unidos “admite” -pero no reconoce- la posición de China de que Taiwán es parte de China, al tiempo que mantiene relaciones no oficiales y apoyo militar con Taipei en virtud de la Ley de Relaciones con Taiwán. La posición se ha construido sobre la expectativa de que el futuro de Taiwán no se decidirá por la fuerza.

Las relaciones entre Estados Unidos y China se han agriado en los últimos años, por cuestiones como la pandemia de coronavirus, la represión de las libertades en Hong Kong, el trato a la población musulmana uigur de China y las tensiones en el Mar de China Meridional.

El miércoles, las dos superpotencias anunciaron que Biden y Xi celebrarían una cumbre virtual antes de finales de año. La emisora estatal china describió el resultado como un acuerdo para reconducir las relaciones.

(c) 2021, The Washington Post.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR