Tyler Ivanoff encontró la botella durante una excursión a una isla remota de Alaska (Foto: Tyler Ivanoff)
Tyler Ivanoff encontró la botella durante una excursión a una isla remota de Alaska (Foto: Tyler Ivanoff)

En una ventosa tarde de verano, Tyler Ivanoff llevó a su familia de paseo en barco a una playa remota al oeste de Alaska. Mientras sus hijos arrancaban frutos en una colina, Ivanoff buscaba en la costa madera seca para encender una hoguera. Ahí fue cuando una botella verde en la arena llamó su atención.

Volvió a subir la colina y les mostró a sus hijos la botella reluciente con un tapón de corcho y un trozo de papel en su interior.

"Papi, ¿eso es un mapa del tesoro de un barco pirata?", exclamó su hijo de ocho años, según contó Ivanoff en una entrevista el domingo con The Washington Post.

Ivanoff descorchó el recipiente y sacó una hoja arrugada con un mensaje elaborado con tinta azul. La caligrafía estaba desgastada pero aún era legible y, como reconoció por las clases de idiomas de la universidad, estaba en ruso.

Él se fue a dormir aquella noche sin estar seguro de lo que había descubierto, pero con la ayuda de miles de usuarios de Facebook y de los medios rusos, Ivanoff pronto reveló un misterio que databa de hace 50 años y que se lanzó en algún punto del estrecho de Bering en la Unión Soviética.

El hombre de 36 años vive en Shishmaref, Alaska, una isla con una población de unas 600 personas, no lejos de territorio ruso. Ivanoff, que pasa la mayor parte del año trabajando como asistente educacional en una escuela local y en una compañía de construcción durante el verano, había preparado una hoguera para calentar perritos calientes cuando avistó la botella verde recostada a unos metros del agua.

"Era fuera de lo común que simplemente estuviera ahí tirada", recordó. "Tenía que ir a ver qué era".

(Foto: Tyler Ivanoff)
(Foto: Tyler Ivanoff)

Después de que sus hijos rezaran y lloraran por su descubrimiento, Ivanoff guardó su hallazgo. Pero antes de irse a la cama, publicó una foto de la nota en Facebook, pidiendo ayuda para descifrar el mensaje.

"Encontré hoy un mensaje en una botella", escribió Ivanoff. "¿Hay algún amigo traductor de ruso por ahí?"

Se despertó más tarde y su publicación había sido compartida 500 veces y tenía mensajes de amigos de sus amigos ofreciéndole una idea de lo que decía el mensaje.

"¡Saludos sinceros! De la nave Russian Far East Fleet del Lejano Oriente, VRXF Sulak", decía, según una traducción de la BBC. "Saludo a quien encuentre la botella y le pido que responda a la dirección Vladivostok -43 BRXF Sulak a toda la tripulación. Le deseamos buena salud y largos años de vida y feliz navegación. 20 de junio de 1969".

El mensaje, parecía, había sido enviado por algún miembro de la marina soviética hacía más de 50 años.

Durante el día, los reporteros rusos se habían enterado de la botella y al final de la semana ya habían rastreado a su autor: el capitán Anatoliy Botsanenko, que ahora tiene 86 años y vive en Crimea.

Reporteros de Russia-1, la cadena estatal, visitaron en Botsanenko la casa del autor de la nota para mostrársela. El capitán estudió una foto del papel, con los ojos llorosos, al reconocer su letra de hace décadas.

"Parece mi letra", dijo, según una traducción que facilitó Rusia-1 a KNOM. "De verdad… parece. No estoy seguro. Espera… ¡Claro! ¡Flota pesquera de la industria del este! ¡E-I-F-F!".

(Foto: Rusia-1)
(Foto: Rusia-1)

Botsanenko había lanzado su mensaje al mar cuando tenía 36 años y servía a bordo de Sulak, un barco que ayudó a construir y en el que después navegó hasta 1970, según le dijo a los reporteros.

Si bien no es común oír anécdotas de mensajes lanzados al mar que se reencuentran con sus propietarios décadas después, la historia de Botsanenko tiene interés particular para algunos historiadores. Según Mark Edele, historiador de la Unión Soviética en la Universidad de Melbourne, la nota subraya una diferencia clave entre la URSS bajo Leonid Brezhnev, el primer ministro en el momento en que Botsanenko arrojó la botella, y Joseph Stalin, que gobernó casi dos décadas antes.

"El mensaje de la botella muestra claramente que la Unión Soviética de Brezhnev era un lugar mucho más liberal que el de Stalin", dijo en un correo electrónico a The Post, y agregó que bajo Stalin, "nadie en su sano juicio habría enviado un mensaje aleatorio al extranjero, dando su dirección en él ".

El capitán e Ivanoff aún no han hablado, pero Ivanoff espera conocer a Botsanenko algún día.

"Me gustaría decirle hola y enviarle un saludo sincero a él también", dijo Ivanoff. "También le deseo buena salud, una larga vida y una buena navegación".