Los expertos recomiendan no programar las actividades de tiempo libre porque, según algunos estudios, no se disfrutan tanto (Getty)
Los expertos recomiendan no programar las actividades de tiempo libre porque, según algunos estudios, no se disfrutan tanto (Getty)

Tu agenda social podría estar absorbiendo la alegría de las actividades que se supone que son divertidas o relajantes, de acuerdo con un próximo estudio escrito por un profesor que estudia la gestión del tiempo.

El documento argumenta que cuando una actividad de ocio es planificada en lugar de espontánea, la disfrutamos menos.

Esto se debe a que tendemos a agrupar mentalmente todas nuestras actividades programadas en el mismo segmento, ya sea una cita con un dentista o tomar un café con un amigo. Y eso hace que las actividades placenteras sean una tarea ardua.

"Se convierte en una parte de nuestra lista de tareas pendientes", escribió Selin A. Malkoc, una de las autoras del estudio, en un correo electrónico enviado a The Washington Post. "Como resultado, se vuelven menos agradables".

El documento, que se publicará en la revista Current Opinion in Psychology, está escrito por Malkoc, profesora asociada de marketing en la Universidad Estatal de Ohio, y Grabriela Tonietto, profesora asistente en Rutgers Business School.

Programamos actividades una tras otra por temor a no lograrlas todas. Malkoc, que tiene experiencia en cómo la gente percibe y consume su tiempo, vincula el exceso de programación del tiempo libre con el valor que le damos al logro por encima de la satisfacción.

"El enfoque en la productividad es tan generalizado que las personas incluso se esfuerzan por hacer que el ocio sea productivo y alardear de estar ocupado", se lee en el periódico.

Entonces hacemos más y disfrutamos menos.

"Cuando se programa, las tareas de ocio se sienten menos fluidas y más forzadas, lo que les roba su utilidad", explicó Malkoc en su correo electrónico.

El documento se basa en parte en la investigación que describieron en un texto de 2016 publicado en el Journal of Marketing Research, en el que Malkoc y Tonietto escribieron sobre 13 estudios anteriores donde se analizaba el disfrute de las actividades de ocio. Llegaron a la conclusión de que la programación de las actividades, que incluía cosas como lavado de autos, conducir un auto de prueba y mirar un video divertido, tenía un "efecto amortiguador único".

(Getty)
(Getty)

En un estudio, 163 estudiantes universitarios recibieron un calendario hipotético de clases y actividades. A algunos de los estudiantes se les pidió programar una salida para tomar un helado con un amigo con dos días de anticipación y agregarla a su calendario. Al resto les dijeron que se encontraran con un amigo y, sin programarlo, terminaron en una tienda de helados. Luego se les preguntó cómo se sentían al respecto.

"Aquellos que programaron la cita del helado lo interpretaron más como un trabajo", según el periódico.

Entonces, si no se supone que debemos programar nuestro tiempo libre, ¿cómo se espera que hagamos algo?

La respuesta, según Malkoc, es la "programación aproximada", es decir, la reunión para el almuerzo o una bebida después del trabajo, pero sin asignarle un momento.

"Por más trivial que parezca el cambio, tiene un efecto importante en la psicología humana: reintroduce la flexibilidad en las tareas de ocio", escribió en su correo electrónico.

Y si hacer un plan flexible resulta en que el encuentro no ocurra, podría ser un mejor resultado en algunos casos, según dijo.

En la propia vida social de Malkoc, cuando sus amigos intentan localizarla en un momento específico, ella dice que cita su investigación y encuentra que "están dispuestos a seguirle el juego".

Uno de los estudios sobre lo que ella y Tonietto escribieron respalda la idea de una programación exitosa.

En el estudio, reclutaron a 148 estudiantes universitarios, que aceptaron tomar un descanso para obtener café y galletas gratis. A la mitad de ellos se les asignó un tiempo específico para la merienda y a la otra mitad se les otorgó un intervalo de dos horas. Según el estudio, los estudiantes que recibieron un tiempo específico reportaron menos placer en el café que los que tenían un intervalo de dos horas.

Además de la programación aproximada, otro consejo que ofreció Malkoc es dejar de tratar de hacer encajar las actividades en nuestras vidas.

Un comienzo es medir nuestro disfrute de las actividades en lugar de la cantidad de ellas, según sugiere.

"Debes ser más selectivo en lo que elegimos hacer… toma la libertad de dejar que las cosas se vayan", escribió. "Esto no quiere decir que nunca debemos hacer planes. Pero podemos priorizar mejor y dejar de lado nuestro miedo a perdernos".