(Pixabay)
(Pixabay)

Una mujer presionaba insistentemente el timbre de la Estación de Bomberos 82 de Wayne Township (Indiana). En sus brazos tenía un animal peludo que los bomberos describieron luego como "letárgico", según comentó el portavoz del departamento de bomberos, Michael Pruitt.

Ella, que estaba en un estado de pánico, dijo que se trataba de un mapache y que había sido severamente drogado.

"Por lo general nos encanta ayudar, especialmente cuando se trata de animales. Tenemos muchos amantes de los animales en el servicio de bomberos", declaró Pruitt en la entrevista. "Pero en este caso, solo recomendaron que el mapache debía dormir".

La mujer, cuyo nombre no tomaron los bomberos, señaló que el mapache había tomado el pote de marihuana y lo había consumido. El consumo de marihuana no es legal en Indiana, lo que llevó a Pruitt a bromear diciendo que el animal, tal vez, "se había mudado de Colorado y no conocía la legislación que había aquí".

Sí, un mapache en una estación de bomberos es algo inusual, pero drogado aún es más extraño. A medida que más estados legalizan la marihuana y esta sustancia se vuelve más accesible, los veterinarios dicen que están viendo aumentos importantes en los animales que las han ingerido. Estos son, a menudo, perros (aunque raramente acaban muriendo). En la mayoría de los casos, comentan los especialistas, el consejo de los bomberos es bueno: los animales simplemente deben esperar.

La experiencia de los miembros del Departamento de Bomberos de Wayne con el mapache fue divulgada a través de Facebook y atrajo la atención nacional. Además, el Departamento de Recursos Naturales de Indiana envió una alerta sobre este caso. Quería saber si la mujer tenía un permiso para quedarse con el animalito, tal y como exige la ley estatal (las reglamentaciones también establecen que los cuidadores de mapaches deben proporcionar a sus mascotas las comodidades que incluyen "una caja nido o refugio protegido", ramas para escalar y una piscina para niños o un contenedor con agua). Los bomberos no disponían de esa información.

"No estamos encargados de vigilar quién tiene permisos para sus animales y quién no", comentó Pruitt.

Los mapaches se pueden comprar a través de tiendas especializadas de animales exóticos y algunos se han convertido en estrellas de Instagram. Pero los expertos en vida silvestre y veterinaria advierten que normalmente no son grandes compañeros. Pueden transmitir enfermedades, no son fáciles de entrenar en el hogar y sus diestras manos son excelentes para romper cosas como, por ejemplo, un alijo de hierba con marihuana.