Trevor Edwards (Archivo)
Trevor Edwards (Archivo)

Nike está investigando una presunta conducta inapropiada en el gigante de la indumentaria deportiva, después de que uno de sus principales ejecutivos se haya retirado, reduciendo las filas de posibles candidatos a directores ejecutivos.

"Hubo una conducta inconsistente con los principios de Nike y estamos tomando las medidas adecuadas", dijo el portavoz Greg Rossiter a través de una entrevista telefónica.

Trevor Edwards, presidente de la marca de la compañía, deja el cargo y se jubilará a partir de agosto. No ha habido acusaciones directas contra el hombre de 55 años, tal y como remarcó Rossiter.

Al anunciar su salida, Nike dijo que el actual director ejecutivo, Mark Parker, permanecerá en el cargo más allá de 2020, retrasando un posible concurso de sucesión.

En una nota interna que alertaba a los empleados sobre la marcha de Edwards, Parker mencionó informes de "comportamientos que ocurren dentro de nuestra organización que no reflejan nuestros valores centrales de inclusión, respeto y empoderamiento", informó The Wall Street Journal. La nota no describía las quejas ni las vinculaba con Edwards, tal y como subrayó el diario. "Hemos tenido noticias de empleados fuertes y valientes", declaró Parker.

La sacudida se produce cuando Nike intenta hacer frente a una caída de las ventas en su mercado clave de América del Norte. Adidas ha estado tomando cuota de mercado, y la industria está luchando por adaptarse a los patrones de compra cambiantes. Para hacer frente a eso, Nike ha forjado lazos con Amazon y está tratando de depender menos de los minoristas que son "mediocres", un término que el propio Edwards utilizó.

Con Edwards como administrador de la marca Nike, el esfuerzo de cambio ahora recae en los demás ejecutivos.

La buena noticia es que su marcha no parece ser una señal de "deterioro comercial", dijo en un informe el analista de Wedbush, Christopher Svezia. "También nos sentimos alentados por la permanencia prolongada del Sr. Parker como CEO, que consideramos que es bueno para la compañía", añadió al respecto.

Los inversores no se inmutaron. Las acciones de Nike cambiaron poco en las primeras operaciones tras el anuncio, una señal de que los accionistas esperan que sus esfuerzos para volver a un escenario de liderazgo se estén afianzando.

Parker cumplirá 65 años en 2020 y ha ocupado el puesto de CEO durante más de una década. Eso generó especulaciones de que se planeaba un cambio para ese año.

Edwards fue uno de los ejecutivos que estaba en la fila para acceder al puesto principal. Los otros incluyen a Eric Sprunk, director de operaciones, y Michael Spillane, que supervisa el diseño, los productos y la comercialización. Otro ejecutivo, Elliott Hill, fue elevado a la función de supervisión de la división de consumidores y mercado como parte del anuncio.

Edwards, uno de los ejecutivos afroamericanos de más alto perfil en la industria, seguirá siendo un consejero de Parker durante la transición. La compañía con sede en Beaverton (Oregon) no respondió de inmediato a una solicitud para hablar con Edwards.

"Me comprometo a permanecer en mi rol como presidente y CEO más allá del 2020", dijo Parker en un comunicado. "Trevor ha decidido retirarse", apostilló.

Si bien Nike podría buscar a su próximo CEO, ese escenario no es probable. La compañía dio ese paso una vez, cuando nombró a William Pérez como CEO en 2004 para reemplazar al cofundador Phil Knight. Pérez duró menos de dos años antes de que Knight le pidiera que renunciara.

La compañía, después, nombró a Parker, un Nike Lifer, como su reemplazo.