Por qué la llamativa obsesión por los zapatos en los Estados Unidos será cosa de hombres

Por Virginia Postrel

(iStock)
(iStock)

El estereotipo que se veía en Sex and the City con los zapatos, un símbolo de moda y pasión por los tacones altos, está seriamente anticuado. El coleccionista de hoy en día está comprando, seguramente, zapatillas de deporte y, muy probablemente, sea un hombre. Los zapatos pueden seguir teniendo tanto glamour como siempre, pero no es el tipo de clase que Christian Louboutin reconocería.

Si las tendencias actuales continúan, las ventas de calzado de hombres en Estados Unidos pronto superarían a las de las mujeres. Con unas ganancias de USD 26,200 millones en 2016 en la venta de zapatos para hombre frente a los USD 29,000 del calzado para ellas, "el hombre está más cerca que nunca". Es lo que dice Beth Goldstein, analista de calzado y accesorios de NPD Group. Las ventas de las mujeres se están reduciendo a medida que las de los hombres siguen aumentando, tanto en ingresos como en número de pares vendidos.

iStock
iStock

Detrás de las cifras de ventas hay un cambio cultural. Las mujeres compran vestidos mucho más versátiles mientras que los hombres amplían sus colecciones de zapatos.

Tradicionalmente los hombres acostumbraban a utilizar el mismo par de zapatos para todo. "Si te daban un par de botas, las podías utilizar todos los días, todo el día, todo el año", recuerda Andrew Luecke, un periodista estadounidense especializado en ropa masculina y coautor del libro Cool: Style, sound and Subversion. "¿Un par de tacones Louboutin? Pues no son tan cómodos", bromea.

(iStock)
(iStock)

Sin embargo, la tendencia está cambiando. En vez de utilizar sandalias en primavera y botas en otoño, las mujeres están comprando zapatos que puedan utilizar durante todo el año, como botines y zapatillas deportivas. Sus patrones de compra ahora se parecen mucho más a los hombres. Eso es una mala noticia para los minoristas que cuentan con líneas estacionales para impulsar las compras.

Mientras tanto, el ascenso de las zapatillas de deporte así como el calzado utilizado para cualquier ocasión está animando a los hombres a rediseñar sus propios armarios mientras las ventas de las mujeres empiezan a descender.

(Archivo)
(Archivo)

Para ellas, el hecho de llevar un calzado menos formal se traduce en menos compras. Si estás comprando zapatillas de deporte, no tienes por qué comprar diferentes pares. En lugar de armarios llenos de zapatos apenas usados, las mujeres pueden crear espacios mucho más pequeños en sus armarios para los zapatos que realmente utilizan.

En teoría, las mujeres podrían acumular diferentes estilos de zapatillas de deporte pero las empresas de calzado no lo ponen fácil. "¿Por qué las gamas de colores de las mujeres deben limitarse a los rosas, los púrpuras y los pasteles?", lamentaba la bloguera Anna Bediona, una apasionada de los sneakers, en un artículo publicado en 2013. Es la misma pregunta que me hago cada vez que entro a una tienda. ¿Por qué los estilos que me gustan solo están en la sección de hombres? ¿Por qué las mujeres no pueden tener zapatos atractivos? Realmente hay un cambio de papeles.

(iStock)
(iStock)

Aunque las ofertas para las mujeres han mejorado en los últimos años, aquellas que tienen un pie más grande recurren a las zapatillas de deporte masculinas, por lo que, al menos, parte del crecimiento del "calzado para hombres" es, en realidad, para mujeres.

Los compradores menos decididos simplemente nos aferramos a nuestro dinero. Después de todo, nadie necesita docenas de pares de zapatos. Los compramos porque mueven nuestra imaginación -con su belleza, su novedad, su comodidad y por cómo complementan con nuestros vestidos-. Los zapatos prometen transformarnos. Esa promesa es lo que hace un producto glamoroso, ya sea unos Manolo Blahniks o unos Air Jordans.

"Son arquitectónicas", dice Luecke mientras luce unas botas en la fiesta de presentación de su libro. "Hay algo realmente poderoso y especial en eso, además de que forman parte del look que estás mostrando todo el día: estoy utilizando zapatos frescos, me siento bien, es transformador".

(Archivo)
(Archivo)

Ese sentimiento ha llevado a muchos a comprar unos estilos hermosos pero poco prácticos. . Como los hombres ya saben, los zapatos no tienen que hacer daño para ser glamorosos. Solo tienen que hacerte sentir especial.

TE PUEDE INTERESAR