Imagen por Moisés Pablo/Cuartoscuro.com
Imagen por Moisés Pablo/Cuartoscuro.com

El mandatario entrega sus informes de gobierno ante el poder legislativo y cuando le quedan sólo pocos meses en el poder, aún continúa en deuda.

El gobierno del presidente mexicano Enrique Peña Nieto está llegando a su fin. El mandatario entregó al Congreso de la Unión su Quinto Informe de Gobierno, un documento que resume los logros de su administración, pero que también deja ver las promesas de campaña acumuladas en el cajón de los pendientes.

Con este acto, Peña Nieto entra a la recta final de su presidencia: a partir de hoy, todo lo que haga su gobierno contará como "el último año del sexenio". En el calendario político, le quedan pocos meses para cumplir con los 266 compromisos que ofertó cuando fue el candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional y del Partido Verde Ecologista de México en el 2012.

Llegar a la meta luce complicado para el priista: actualmente, Peña Nieto tiene el índice de popularidad más bajo de su sexenio —86 por ciento lo reprueba, según una encuesta del diario Reforma— y 8 de cada 10 mexicanos creen que el país va por el rumbo político incorrecto, de acuerdo con una medición de la encuestadora GEA/ISA.

En lo económico, la encuestadora Buendía y Laredo halló que sólo el 11 por ciento de los mexicanos cree que la situación económica de su familia ha mejorado desde que el PRI volvió a la Presidencia de la República. Y en seguridad, la iniciativa Semáforo Delictivo ubicó al 2017 como el año más violento de la guerra contra el narcotráfico, superando al sangriento 2011 en los tiempos del entonces presidente Felipe Calderón.

En ese escenario complicado, Peña Nieto tiene poco más de 400 días para cumplir 106 promesas pendientes, de acuerdo con un reportaje del diario Reforma, basado una respuesta oficial desde la residencia oficial de Los Pinos.

Dicho de otro modo: el presidente mexicano debe, desde hoy, tachar de su lista de pendientes un compromiso electoral cada cuatro días, si quiere cumplir con lo que ofreció cuando aspiraba a gobernar el país y su lema era "Te lo firmo y te lo cumplo".

Elegimos 10 promesas de campaña que Peña Nieto aún le debe a los mexicanos.

1. Rescatar el Acapulco tradicional: de acuerdo con un informe elaborado en 2016 por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal, el puerto turístico más importante de Guerrero se consolidó este sexenio como la segunda ciudad más violenta del mundo, sólo después de Caracas, Venezuela. Los 113.24 homicidios por cada 100.000 habitantes superaron los homicidios de San Pedro Sula, Honduras.

2. Construir un tren interurbano entre la Ciudad de México y Toluca, Estado de México. La promesa de lo que fue anunciado como una "gran obra" de infraestructura que conectará a los ciudadanos de estas dos entidades en sólo 40 minutos, lleva un avance, pero está lejos de concluirse.

Además, en medio de protestas de ejidatarios que siguen exigiendo un pago por sus terrenos, los senadores del Partido Acción Nacional, demandaron este agosto a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que informe sobre el costo total del Tren Interurbano México-Toluca, el cual podría incrementarse.

3. Edificar una terminal portuaria de pasajeros en Puerto Vallarta: el director del Fideicomiso de Turismo de Puerto Vallarta, Agustín Álvarez, reconoció el año pasado que la inversión de 320 millones de pesos se consolidará hasta el 2019, en el mejor escenario.

4. Dotar de computadoras portátiles con internet a todos los alumnos de escuelas públicas que cursen el quinto y sexto año de primaria. La Secretaría de Educación pública continúa la implementación del programa aula @prende 2.0 para el ciclo escolar 2017-2018, el cual prevé dar el servicio de conectividad a Internet para los planteles escolares, programas de capacitación para los docentes y recursos pedagógicos en línea.

5. Construir el tramo del ferrocarril entre Aguascalientes y Guadalajara. Este año, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes reconoció que no tiene avances ni recursos para este proyecto, aunque el Programa Nacional de Infraestructura contemplaba que las obras iniciarían en 2015 y terminarían en 2017.

6. Erradicar la pobreza alimentaria. Según el informe dado a conocer esta semana por el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), en México sigue habiendo más de 9 millones de personas en pobreza extrema, lo que significa que tienen tres o más carencias, de seis posibles, dentro del Índice de Privación Social y que, además, se encuentran por debajo de la línea de bienestar mínimo.

Las personas en esta situación disponen de un ingreso tan bajo que, aun si lo dedicase por completo a la adquisición de alimentos, no podría adquirir los nutrientes necesarios para tener una vida sana.

7. Crear la autopista Oaxaca-Huatulco: el 7 de agosto de este año, el delegado estatal de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Javier Lazcano, reconoció que la obra sigue rezagada y que, según su planeación, estaría lista en 18 meses; es decir, fuera del sexenio de Peña Nieto.

8. Dotar de agua, luz, baños, mobiliario, equipo e instalaciones en buen estado para las escuelas de todas las comunidades indígenas del país.

9. Adecuar las instalaciones de todas las escuelas públicas del país para integrar a los niños con discapacidad al proceso de enseñanza-aprendizaje.

10. Embovedar el Río de los Remedios en los límites de Nezahualcóyotl y Ecatepec, Estado de México: típicamente, las lluvias de verano desbordan este río contaminado con aguas negras, lo que provoca la inundación anual de cientos de casas aledañas; hasta 2016, el gobierno estatal reportaba que el avance de las obra era únicamente de 20 por ciento y su construcción continúa a paso lento.

Publicado originalmente en VICE.com