Venezuela: familiares de los periodistas de NTN24 detenidos por el régimen de Nicolás Maduro aseguran que “no hay certeza” de su paradero

Luis Gonzalo Pérez y Rafael Hernández fueron arrestados junto a dos activistas mientras cubrían el conflicto con las FARC en la frontera con Colombia. Aunque se reportó que habría sido trasladados a una base del ejército en Guasdualito, la información aún no ha sido confirmada

Los periodistas Luis Gonzalo Pérez y Rafael Hernández fueron detenidos junto a dos activistas de FundaRedes, identificados como Juan Carlos Salazar y Diógenes Tirado (Foto cortesía: Fundaredes)
Los periodistas Luis Gonzalo Pérez y Rafael Hernández fueron detenidos junto a dos activistas de FundaRedes, identificados como Juan Carlos Salazar y Diógenes Tirado (Foto cortesía: Fundaredes)

Los periodistas Luis Gonzalo Pérez y Rafael Hernández, trabajadores del canal de noticias NTN24, permanecen secuestrados desde este miércoles, cuando estaban en el estado fronterizo Apure, donde militares venezolanos combaten desde el pasado 21 de marzo con disidentes de las FARC.

Sus familiares están profundamente preocupados por las condiciones en las que se encuentran los comunicadores dado que no pueden contactarse con ellos desde el miércoles por la tarde.

Fuentes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuela (SNTP) habían declarado este jueves a las 16:47 GMT que ambos periodistas y dos activistas de la ONG venezolana FundaREDES se encontraban detenidos en la Brigada 92 del Ejército Bolivariano, en el Fuerte Sorocaima de Guasdualito, en el municipio Páez del estado Apure.

En un breve diálogo con Infobae a las 14:08, hora de Venezuela (18:08 GMT), Susana Rojas, madre de Luis Gonzalo Pérez, replicó este dato del SNTP: “La información es que los tienen detenidos en el teatro de operaciones de Guasdualito. Supuestamente está un fiscal del Ministerio Público y un defensor público. Es la única información que tengo hasta esta hora”.

Sin embargo, a las 21:02 GMT, el SNTP aclaró que todavía “no hay certezas de sus paraderos, más allá de rumores sobre su traslado desde La Victoria hasta Guasdualito”.

Al mismo tiempo, Rosalí Hernández -hermana de Rafael Hernández, el otro periodista detenido- divulgó un video para denunciar que aún no existe información oficial sobre el lugar donde estarían detenidos los dos periodistas y los dos activistas. “Hasta este momento, 24 horas después de esta detención arbitraria, ellos se encuentran desaparecidos”, advirtió.

“Nosotros exigimos a las autoridades nacionales información de su paradero. Estamos frente a una desaparición forzosa y una vulneración al derecho a la comunicación. Y una vez más el periodismo es criminalizado por este régimen”, agregó Rosalí Hernández en su mensaje grabado.

El reporte de Rosalí Hernández a 24 horas de la detención de su hermano

El medio en el que trabajan informó que Hernández y Pérez “cubrían el conflicto en Apure” cuando “fueron retenidos”, junto a dos activistas de FundaRedes, por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada).

Cerca de las 16:00 hora local (21:00 GMT) del miércoles “les dijeron que los dejarían en libertad regresándoles el equipo de grabación”, pero desde ese momento el canal de televisión perdió la comunicación, según explicó NTN24. Es por esa razón que la preocupación crece con el correr de las horas.

Los periodistas secuestrados (@sntpvenezuela)
Los periodistas secuestrados (@sntpvenezuela)

Por su parte, el director de FundaRedes, Javier Tarazona, manifestó su preocupación por los dos periodistas, así como por los activistas de su organización, que identificó como Juan Carlos Salazar y Diógenes Tirado. Según explicó, se encontraban en la población de La Victoria, en el estado Apure, epicentro de los combates.

También comentó que los cuatro fueron retenidos, tras lo cual “se comunicaron” e “informaron que, luego de ser revisado el material audiovisual guardado en sus teléfonos móviles, les serían devueltos y podrían continuar con sus labores de documentación y comunicación”.

“Exigimos al Estado venezolano garantizar la vida e integridad”

“Alertamos que hemos perdido comunicación con ellos. Desde ese momento, desconocemos en qué estado se encuentran o dónde, exigimos al Estado venezolano garantizar la vida e integridad de estos venezolanos que, cumpliendo con su labor, hoy se encuentran en condición de desaparecidos”, subrayó Tarazona.

Javier Tarazona expresó su preocupación por los periodistas desaparecidos

Los combates entre militares y los disidentes de las FARC, que ninguna fuente oficial o castrense ha identificado pese a que han difundido fotografías en las que puede verse las siglas de esa antigua guerrilla, comenzaron el pasado 21 de marzo y en ellos han muerto al menos cuatro soldados.

Sin embargo, la información facilitada por los militares o miembros del régimen de Nicolás Maduro ha sido muy escasa y no han confirmado cuántos integrantes de ese grupo armado han fallecido, aunque han reportado seis “neutralizados”, una palabra usada con ambigüedad tanto para muertos como para arrestados.

Como consecuencia de los enfrentamientos, más de 6.000 habitantes de la zona han cruzado el río Arauca, que marca la frontera entre Venezuela y Colombia, y han huido al país vecino.

Apex exigió la liberación de los periodistas (EFE/Rayner Peña/Archivo)
Apex exigió la liberación de los periodistas (EFE/Rayner Peña/Archivo)

Apex exigió la liberación de los periodistas

La Asociación de Prensa Extranjera de Venezuela (Apex) condenó la detención de los periodistas Luis Gonzalo Pérez y Rafael Hernández mientras cubrían el conflicto entre grupos armados en la localidad de La Victoria, estado Apure, en la frontera con Colombia.

Apex exige la inmediata liberación de ambos periodistas, que ya tienen más de 20 horas detenidos e incomunicados, sin que se conozca el motivo o el lugar de su detención, ni qué cuerpo de seguridad es el responsable”, indicó la asociación en un comunicado.

Y agregó: “Recordamos a los cuerpos de seguridad del Estado que el trabajo de informar de los medios de comunicación nacionales e internacionales no es un delito que deba ser castigado, por el contrario, constituye un servicio a la población en momentos de incertidumbre y preocupación, como ocurre cuando hay un conflicto armado y miles de venezolanos se ven obligados a huir del país hacia Colombia para protegerse”.

Por último, manifestó que esperan “tener noticias prontas de los colegas y que todos sus derechos fundamentales sean respetados”.

SEGUIR LEYENDO: