Ex funcionarios de la Dirección de Inteligencia Militar venezolana le pidieron a Vladimir Padrino López pensiones dignas: “Estamos echados al olvido”

En una carta abierta dirigida al ministro de la Defensa, aclaran que las exigencias “no tienen tintes políticos ni partidistas”

desde Caracas, Venezuela
El ministro de la Defensa Vladimir Padrino López
El ministro de la Defensa Vladimir Padrino López

La situación de crisis en Venezuela es de tal magnitud que hasta funcionarios que trabajaron para la ahora Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) le están solicitando al ministro de la Defensa, GJ Vladimir Padrino López, que les asignen una pensión digna que les permita tener acceso a la cesta básica, porque la dolarización de la economía les impide cubrir necesidades básicas.

El mensaje al titular castrense lo hace la Asociación, cuya directiva está presidida por el licenciado y subcomisario DGCIM Andrés Escalona, quien aclara que las exigencias que hacen los ex funcionarios del organismo de Inteligencia “no tienen tintes políticos ni partidistas”.

Es importante resaltar que el 19 de febrero del 2009, hace 11 años, se creó la Asociación Civil de Funcionarios Jubilados y Pensionados de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Asocifujupedgim), que aparece registrada en el Sexto Circuito del municipio Libertador en Caracas, bajo el No 35, folio 127, tomo 35, Protocolo 35.

En la carta abierta que le hacen al ministro de la Defensa le dicen que “respetuosamente nos estamos dirigiendo a usted, en la ocasión de elevar a su conocimiento, la situación crítica que está padeciendo el gremio. General en Jefe Padrino López, es una injusticia que luego de haber dado gran parte de nuestra vida a la DGCIM, ahora estamos echados al olvido”.

Le recuerdan que “nosotros también somos seres humanos, con derechos a gozar de todos los beneficios que constitucionalmente nos corresponde, de acuerdo a lo establecido en el artículo 83, 84, 85, 86. Además, estamos padeciendo los embates de la situación crítica que atraviesa nuestro país Venezuela”.

Por ese motivo solicitan que “se revise el monto de pensión/jubilación que percibimos mensualmente, para que se nos cancele una pensión digna acorde con la realidad económica del país, que nos permita tener acceso a la cesta básica, ya que todo está a precio de dólar, por lo que con el pago que recibimos, es imposible tener acceso a los productos más esenciales para nuestra manutención, lo que repercute en nuestra calidad de vida”.

Andrés Escalona, presidente de la Asociación de funcionarios jubilados de Dgcim
Andrés Escalona, presidente de la Asociación de funcionarios jubilados de Dgcim

Ni medicina ni funeraria

Relatan la situación en la cual se encuentran ex funcionarios de esa institución. “Tenemos compañeros sin asistencia médica, como el caso de nuestro compañero José Prieto Musett, que está convaleciente en su hogar, luego de haber sufrido un ACV: él requiere ayuda para poder realizarse una serie de exámenes, comprar medicamentos que no ha podido adquirir debido a los altos costos de los mismos”.

Confiesan que Prieto ha “tenido que recurrir a la ayuda de los compañeros y amigos, para poder sufragar los gastos originados por su enfermedad. Esa situación puede ser catalogada de injusta si nos remitimos al Artículo 85 de nuestra Carta Magna, el cual es explícito en su contenido”.

Nos sentimos excluidos de todos los beneficios que otorga el estado venezolano a sus funcionarios, como es el caso del CLAP (cajas de alimentos), Mi Casa Bien Equipada (línea blanca), beneficios de carácter social. No tenemos acceso a la compra de la gasolina, no existe una póliza HCM que nos brinde la atención médica adecuada a nuestras necesidades”.

Los problemas además empeoran porque “en ninguna clínica hay atención médica para el jubilado y sus familiares, porque en esos centros dispensadores de salud alegan que la empresa aseguradora esta morosa. No gozamos de un servicio funerario, y en caso de tener una emergencia, debemos acudir a la ayuda que nos puedan brindar nuestros familiares o amigos, destacando nuestra exclusión de todos estos beneficios que por ley nos corresponden”.

Una vez que los funcionarios salen de la DGCIM no tienen ni seguro médico
Una vez que los funcionarios salen de la DGCIM no tienen ni seguro médico

Discriminados

Los ex funcionarios de la Dgcim relatan, en su misiva al Ministro Padrino, que “de la DGCIM, ente al cual le dimos gran parte de la vida, jamás hemos recibido ayuda alguna, al extremo que desde el año 2014, a pesar de que hemos realizado diligencias por los canales regulares, para renovar credenciales como jubilados de la institución, hasta la presente fecha, aún no hemos recibido respuesta”.

Argumentan que, en otros organismos de seguridad del Estado, como es el caso del CICPC (Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas), SEBIN (Servicio Bolivariana de Inteligencia) y FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana), “sus jubilados y/o pensionados son dotados de la credencial de la institución y además siguen gozando de todos los beneficios socioeconómicos”.

“Sabemos que dependemos del Ministerio de la Defensa (MPPD), pero a través de las oficinas de bienestar social, personal jubilados y pensionados de la DGCIM, debería existir una programación dirigida al personal de funcionarios inactivos, y así poder recibir ayudas del ente, a través de las Bases de Contrainteligencia Militar que tiene la institución en todo el país, y así quienes vivimos en el interior, podemos diligenciar y solventar cualquier situación que se nos presente”.

“Necesitamos de su apoyo -le dicen al Ministro-, teniendo en consideración que hemos aportado gran parte de nuestras vidas a la defensa y desarrollo de Venezuela y lo seguiremos haciendo desde cualquier posición que nos encontremos; pero consideramos que nuestra situación socio-económica debe ser mejorada para nuestro bien y de los familiares”.

Los ex funcionarios dicen que ni la caja de alimentos reciben
Los ex funcionarios dicen que ni la caja de alimentos reciben

Resaltan que “el costo de la canasta alimentaria está dolarizada y apenas podemos comprar un producto, y al terminarse ese debemos esperar el próximo pago, que no alcanza para alimentar la familia”.

Mencionan como factor adicional que muchos de ellos por ser personas de la tercera edad, después de haberle dedicado hasta 35 años de servicio al país, “merecemos pensiones justas para resolver nuestros problemas básicos: alimentación, medicina, servicios médicos de calidad”.

“Muchos presentamos enfermedades que requieren medicinas muy costosas. En vista de tantas necesidades que estamos confrontando en la gran familia del gremio DGCIM, nos hemos visto en la imperiosa necesidad de acudir a usted, demandando justicia social, ya que sabemos de su gran capacidad humana de inclusión y de respuesta, así como también su disposición por mejorar las condiciones de vida de todos los que hacemos vida en el MPPD”.

“Si existe equidad y justicia en el país, como pregona el Gobierno nacional, entonces es justo que nosotros recibamos las remuneraciones salariales y las primas de acuerdo con lo que establece la ley”.

Finalizan diciéndole al ministro de la Defensa de Venezuela: “Esta asociación aspira revisión de los montos pensión/jubilación, homologación, póliza de seguro HCM, seguro funerario, inclusión en el CLAP, Mi Casa Bien Equipada, compra del gas doméstico, gasolina, en iguales condiciones que los funcionarios activos y dotación de credenciales de la institución. Confiamos en usted y estamos a disposición de nuestra patria, pero requerimos urgentemente una pensión digna”.

La Asociación de funcionarios jubilados y pensionados de la Dgcim, le recuerdan que “el activo de hoy, es el jubilado del mañana”.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS:

Roberto Marrero, mano derecha de Guaidó, viajó a México tras cinco días de espera para salir del país

Crece la preocupación por la alianza narcoterrorista entre Irán, Hezbollah y la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela