Los cuatro individuos detenidos
Los cuatro individuos detenidos

Fue el 17 de febrero cuando funcionarios del Comando Fluvial Fronterizo Nro. 51, adscrito a la Quinta Brigada de Infantería de Marina “Capitán de Fragata José Tomás Machado” capturan, en aguas del río Orinoco a cuatro individuos pertenecientes a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP), pero los presentan como “integrantes de Grupos Generadores de Violencia”. Causa curiosidad que dos de ellos serían venezolanos.

Los guerrilleros tenían un campamento en el estado Anzoátegui, específicamente en la población de Mapire, que está ubicada a orillas del río Orinoco, y que además es donde está instalado el epicentro de la Faja Petrolífera del Orinoco. Mapire es la capital y una de las 6 parroquias del Municipio José Gregorio Monagas, ubicada en un sitio muy estratégico, porque se ubica frente a la desembocadura del caudaloso Río Caura y a unos 150 kilómetros de Ciudad Bolívar, capital del estado Bolívar.

Los cuatro individuos, quienes se identificaron como miembros de las FARC, la más legendaria de las organizaciones guerrilleras colombianas, también tenían 1.400 kilogramos de presunta marihuana, además de varias armas de fuego y gran cantidad de uniformes del ejército de Colombia.

La droga incautada por las autoridades
La droga incautada por las autoridades

Los hombres detenidos en el campamento de las FARC resultaron ser: Giovanny Calderón, cédula colombiana N° 121.952.689; Álvaro Róbinson Gutiérrez García, doble cedulado, la colombiana N° 96.186.827 y la venezolana V-25.405.065; Wilmer Antonio Pulido con cédula V-14.867.995 y Carlos Enrique Nieves Salazar, también con cédula venezolana V- 25.261.470.

Los llevaron ante los Tribunales Militares de Justicia, que se encuentran ubicados dentro de las instalaciones de la Zona Operativa de Defensa Integral (ZODI) del estado Bolívar. Fue específicamente ante el Tribunal Militar de Control N° 17, a cargo del Mayor (Ej) Cristian Josué Rivas Lanz, donde se desarrolló el Acto de Audiencia de Presentación. Luego de dos horas de espera hizo presencia la Fiscal Militar 43 con Competencia Nacional, Capitana (Ej) Karelys María Núñez Puerta y el defensor público teniente (Ej) César Delgado. El Ministerio Público solicitó medida privativa de libertad contra Calderón, Gutiérrez, Pulido y Nieves, lo que fue acogido por el Tribunal.

Los delitos que les imputaron fueron Rebelión Militar y Violación de Zona de Seguridad. El Juez ordenó que el sitio de reclusión fuera el Centro Penitenciario de Oriente (La Pica), en el estado Monagas.

Una importante cantidad de uniformes militares
Una importante cantidad de uniformes militares

Guerrilla en Venezuela

El 12 de mayo 2019, en el Kilómetro 7 del municipio Jesús María Semprúm del estado Zulia, una comisión mixta de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), detuvo a cuatro individuos que serían integrantes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), quienes se desplazaban en una camioneta Toyota Fortuner y quienes llevaban consigo dos granadas fragmentarias y tres armas de fuego, entre ellas dos Pietro Beretta y una Fredericksburg, dos cargadores y 43 municiones.

Inicialmente dos de los detenidos se identificaron como Wilmer Enrique Durán Fernández y Jainir Herrera Blanco. Los dos restantes no portaban ningún documento de identidad. Los militares los llevaron hasta el Batallón 123 Caribes del Ejército Nacional, que está ubicado en la población de Casigua El Cubo.

Varios de los operativos contra guerrilleros en el estado Zulia ocurrieron cuando el general de División Aquiles Leopoldo Lapadula Sira estuvo en la región, en el Batallón de Casigua El Cubo, en la Brigada 12 de Ejército en Machiques y finalmente como jefe de la Zona de Defensa Integral (ZODI) en Zulia, donde solo permaneció mes y medio, cuando extrañamente fue destituido del cargo el 11 de septiembre cuando fue detenido e imputado porque estaría involucrado en el tráfico de drogas.

Eso ocurrió después de un hecho que por demás resulta significativo. El 27 de julio, en la zona de Cachirí, entre los municipios Jesús Enrique Lossada y Mara del estado Zulia, cuatro presuntos disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) cayeron en un enfrentamiento con oficiales de la Fuerza Armada Nacional (FANB), al mando de la ZODI que dirigía el general Lapadula.

Uno de los muertos sería el comandante Augusto, conocido jefe guerrillero que no se sumó al proceso de paz en Colombia, y que siguió operando en la frontera colombo-venezolana, específicamente en el eje Machiques, Rosario de Perijá, Mara y Guajira.

Cuando Lapadula fue detenido por sus supuestos vínculos con el narcotráfico, las organizaciones guerrilleras, tanto de las FARC como del ELN, celebraron en sus zonas de influencia. Incluso en la población de Encontrados, capital del municipio Catatumbo del estado Zulia los guerrilleros festejaron con música y licor, de lo cual gran parte del pueblo tuvo conocimiento.

No era un secreto en la zona del Catatumbo venezolano, un territorio que en los últimos días se han disputado con mayor intensidad guerrilleros y paramilitares, que el general Lapadula Sira había creado resentimientos entre algunos generales al interior de la Fuerza Armada, para quienes el alto oficial estaba atacando a aliados del Gobierno como las FARC y el ELN.

El año pasado también fue capturado Lucas Valbuena, un jefe guerrillero de las FARC, que estaba instalado, junto a otros integrantes de esa organización, en la población de Elorza estado Apure. La FANB lo detuvo luego de que el grupo a su mando asaltara el fuerte militar , al guerrillero Lucas Valbuena quien fue detenido en Venezuela por el robo de fusiles y más de 40 mil municiones.

Hasta ese momento era el que tenía el poder. “Es el amo del pueblo. Para cualquier problema en Elorza, todo el mundo los manda a hablar con Lucas”. Él vivía en una casa ubicada en el centro, detrás de la plaza de Elorza, incluso cerca de la alcaldía. “Él anda por el pueblo como si nada. Eso sí, lo escoltan con motos y armas largas, porque la Guardia Nacional y el Ejército conviven aquí con la guerrilla”, nos reveló entonces una fuente del pueblo.

Y así estaría Lucas de no haber sido porque el grupo a su cargo asaltó el Parque de Armas del fuerte militar ubicado en el sector Río Caribe, por lo que fueron detenidos un Mayor del Ejército y 15 guerrilleros.

Las FARC le enviaron una comunicación a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional en la que le pedía intercediera para que alias Lucas fuera liberado. Le dicen en la misiva “Camarada, por tal motivo necesitamos de su valiosa colaboración para sacar a nuestro comandante Lucas Valbuena, quien se encuentra privado de libertad en la cárcel Santa Ana del Táchira en compañía de 4 compañeros más”.

Y se despiden. “No siendo otra (sic) humildemente nos despedimos ‘Por Ahora’ como movimiento revolucionario quedando a su disposición para la defensa de la patria de Bolívar”.