Foto de archivo. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, habla con el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, antes de la apertura de una cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) en La Habana, Cuba. 14 de diciembre de 2019. (Ramon Espinosa/vía REUTERS.)
Foto de archivo. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, habla con el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, antes de la apertura de una cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) en La Habana, Cuba. 14 de diciembre de 2019. (Ramon Espinosa/vía REUTERS.)

El Frente Institucional Militar (FIM), que aglutina a más de 250 oficiales retirados en los diversos grados y componentes de la Fuerza Armada, reacciona de manera enérgica, elevando su voz de protesta, ante el anuncio que hace unos días hiciera Nicolás Maduro Moros de incorporar al embajador cubano en el Consejo de Ministros, en lo que representa legalizar la injerencia extranjera en asuntos propios del país, lo que configura traición a la patria.

El FIM, que preside el Vicealmirante Rafael Huizi Clavier y que tiene como Vicepresidente al General de Brigada (Ej) Teodoro Díaz Zavala y como Secretario de Organización al Coronel (Ej) Rubén D. Bustillos Rávago, alerta sobre el peligro que corre la soberanía venezolana ante una decisión de tal magnitud.

“Nosotros los oficiales y tropas retirados de la FAN, miembros del Frente Institucional Militar, elevamos nuestra más enérgica protesta contra la nueva violación de nuestra Constitución Nacional cometida por el usurpador de la Presidencia de la República quien, transgrediendo los artículos 40 y 41 de la Carta Magna, designa a un extranjero, y representante de una potencia extranjera, como miembro del Consejo de Ministros con instrucciones expresas de participar activamente en los asuntos políticos y administrativos del estado venezolano”, manifiestan los militares del Frente.

Consideran que “todos los venezolanos todos debemos exigir que se restituya el honor patrio exigiendo la inmediata anulación de tal infamia contra nuestra soberanía e independencia”.

“A falta de la decisión de los usurpadores en tal sentido, reiteramos nuestra exigencia a la Asamblea Nacional y a nuestro Presidente encargado Juan Guaidó, para que declare persona no grata al embajador cubano y se ordene su inmediata salida del país, en unión de los miles de cubanos que violentan nuestra soberanía con diferentes cargos, en las áreas militares, de comunicaciones, de salud, de registro público y de actividades administrativas del país”.

No es la primera vez que el Frente Institucional Militar hace la petición a la Asamblea Nacional y a Juan Guaidó para que se rompan relaciones con Cuba, se expulse a los cubanos que cometen injerencia en los asuntos del país y se destituyan de los cargos que ocupan en la administración pública.

Un seguidor de Nicolás Maduro con una copia de la constitución venezolana y las banderas de Venezuela y Cuba (REUTERS / Carlos Garcia Rawlins)
Un seguidor de Nicolás Maduro con una copia de la constitución venezolana y las banderas de Venezuela y Cuba (REUTERS / Carlos Garcia Rawlins)

Resaltan los militares retirados que “mientras que por cada uno de esos miles de cubanos se pagan cantidades que superan los US$ 1000 dólares, a los venezolanos se nos paga por nuestros servicios menos de US$ 20 dólares para que tratemos de sobrevivir”.

Consideran que el colmo de las desgracias es que “ahora los usurpadores pretenden gravar con impuestos las remesas que recibimos de nuestros familiares en la diáspora, que ya han pagado impuestos en los países donde producen ese dinero”.

La otra Fuerza Armada

A juicio de estos oficiales del FIM, la Fuerza Armada en la cual ellos formaron parte y que “derrotó militarmente en los años 60 esa intervención cubana en el país, hoy en día, activos y retirados, apenas recibimos sueldos y pensiones, por las que pagamos con aportes de hasta el 8% mensual del sueldo, que como el resto del país no superan los US$ 20 en los más altos grados del estamento militar”.

Destacan que “carecemos de servicios de salud, de alimentación, de educación, de recreación y otros servicios sociales ya que el Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (IPSFA), Seguros Horizonte, los círculos y los hospitales militares colapsaron”.

“Lo muy poco que queda de esas instituciones se emplea para atender a los recomendados por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y funcionarios de la usurpación”.

Califican de precaria la situación social del país, lo que aunado a “los delitos de corrupción, de contrabando y de participación en el mercado de la droga de los que acusan a los mandos militares, incide progresivamente en un profundo deterioro del liderazgo de la cúpula militar. Eso ha causado desmoralización, indisciplina, destrucción del apresto militar y masiva deserción”.

Según el FIM, los delitos de corrupción, de contrabando y de participación en el mercado de la droga de los que acusan a los mandos militares inciden por sobre el liderazgo de la cúpula militar, lo cual causa desmoralización, indisciplina, destrucción del apresto militar y masiva deserción.
Según el FIM, los delitos de corrupción, de contrabando y de participación en el mercado de la droga de los que acusan a los mandos militares inciden por sobre el liderazgo de la cúpula militar, lo cual causa desmoralización, indisciplina, destrucción del apresto militar y masiva deserción.

Por otra parte, consideran ilegal la Reforma de la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional, solicitada por el Ministro de la Defensa G/J Vladimir Padrino López ante lo que llaman “írrita asamblea (Constituyente) sin facultades ni potestad para realizarla”.

Hacen una fuerte crítica a “la agregación a la Fuerza Armada de una milicia política, inconstitucional por no estar sustentada en la Carta Magna, dentro de la cual se repartirán jerarquías de tropa y oficiales a elementos sin formación militar y con oscuros antecedentes personales, que dependerán de una caja mensual de alimentos, CLAP, y que aumentarán y harán irremisible el total colapso y destrucción de los órganos de atención social a la Fuerza Armada”.

Finalmente hacen un llamado de urgencia “a la nación venezolana, en especial a todos y cada uno de los participantes activos en el proceso político del país, a que olviden las apetencias personales y trabajen con ahínco, unidos a nuestro Presidente encargado Juan Guaidó, para que en esfuerzo conjunto logremos recuperar la libertad y democracia perdidas, aprovechando el impulso del apoyo que más de los 50 países más importantes del mundo le han dado para que continuemos la lucha”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: