Con armas de guerra, grupos irregulares apremiaron a la familia de un diputado que se negó a votar contra Juan Guaidó

Irrumpieron en una finca de Barinas, donde la madre de un legislador posee un campo que produce carne y lácteos. Varios parlamentarios fueron presionados para que eligieran por un candidato distinto al presidente de la Asamblea Nacional.

desde Caracas, Venezuela
Invasores no permiten el paso a la finca
Invasores no permiten el paso a la finca

Aunque la Constitución de Venezuela establece que el monopolio de las armas corresponde a la Fuerza Armada, cada día la institución castrense permite la violación de la Carta Magna, a la vez que prefiere ignorar cómo sus funciones van siendo sustituidas por grupos irregulares armados extranjeros y por grupos de choque de la revolución bolivariana, tal y como acaba de ocurrir en el estado Barinas.

Desde hace un par de meses, varios parlamentarios fueron presionados para que el 5 de enero votaran por un candidato distinto a Juan Gerardo Guaidó Márquez para la presidencia de la Asamblea Nacional.

Las tácticas fueron muchas. Con el lema “plata o plomo moral o judicial”, ofrecieron camionetas Toyota último modelo más atractivas sumas en dólares, que algunos no vacilaron en aceptar. Pero esa fue la parte suave y dulce.

Hubo otras tácticas para quienes se negaban: a un diputado lo amenazaron con meterlo preso por un expediente congelado que tiene por el mal uso de unos dólares de CADIVI, ente ya desaparecido que estaba encargado de las divisas. A otro lo amenazaron con enviarle a su esposa pruebas de sus relaciones secretas homosexuales. Hubo quienes fueron sentenciados de ser descubiertos por algunos beneficios recibidos con contratos del gobierno. A muchos les dijeron que se meterían con sus hijos, sus padres, hermanos y otros seres queridos.

Invasión a la finca Doña Rosa
Invasión a la finca Doña Rosa

El caso Doña Rosa

Es la sucesión “Javier de Jesús Gutiérrez Botero”, propiedad de Eva de Reyes, que fue invadida después de una extraña visita del Instituto Nacional de Tierras.

Eva es la madre del diputado Julio César Reyes, quien estuvo bastante ligado al chavismo, siendo alcalde del municipio Barinas por el partido de Gobierno. Después hubo algunas diferencias entre ellos y él se fue con otras organizaciones partidistas de oposición como Gente Emergente y Avanzada Progresista.

Barinas es un estado chavista por excelencia, donde nació Hugo Chávez Frías y está asentada gran parte de su familia materna y paterna. No es un secreto la relación que el diputado Reyes ha sostenido con el oficialismo, que le ha permitido mantener empresas con su hermano en Barquisimeto.

Si algo ha caracterizado al chavismo es lo implacable que puede ser cuando de presionar o chantajear a sus adversarios se refiere. Y si vienen de las filas de la revolución la acción raya en lo vengativo, como lo han demostrado con el ex ministro y ex gobernador Rafael Isea, el ex ministro y ex jefe del Sebin Miguel Rodríguez Torres, el ex presidente de CITGO y ex ministro Nelson Martínez, quien murió estando en prisión; y el ex ministro Eulogio del Pino, entre una larga lista.

En este caso no hay desde el gobierno la menor consideración contra la propiedad de la madre del diputado Julio César Reyes. El 7 de enero, 48 horas después de la elección de la directiva de la Asamblea Nacional, llegaron a la finca Luis Soteldo el presidente del INTI nacional Luis Mendoza y la abogada Mariela León, quienes le dijeron a Eva de Reyes que habían iniciado un procedimiento contra la finca “por órdenes de arriba, del presidente”.

Dos días después llegaron 15 hombres del Frente Campesino Pedro Camejo, avalados por un diputado del Consejo Legislativo Regional. Estaban provistos con armas largas, incluso AR15, violentaron el candado del portón, se metieron a la propiedad y colocaron el tractor de la finca en la puerta para impedir ingresar a sus dueños.

El diputado Julio César Reyes
El diputado Julio César Reyes

Productores se pronuncian

La Federación de Ganaderos y Asociaciones de productores del estado Barinas están alarmados. Para ellos no se trata de la madre de un diputado, se trata de una productora con una finca plenamente en producción, la finca Doña Rosa ubicada en la vía El Toreño.

A la unidad de producción llegaron 12 personas, sin identificación alguna, quienes tomaron por asalto la propiedad, sin ningún tipo de orden administrativa o dictamen judicial.

Los productores recuerdan que las fincas que en el pasado fueron asaltadas le causaron daños a la producción nacional, a la comida de los venezolanos, porque quedaron en total abandono.

La finca Doña Rosa es una propiedad perfectamente operativa, con excelentes niveles de producción de carne y leche; es el sitio de residencia de la señora Eva de Reyes”, dice la Federación de Ganaderos de Barinas.

Lo más grave es que ningún organismo actúa en defensa de la propiedad privada de la señora Reyes. Quienes invaden a Doña Rosa “son los mismos sujetos que vienen promoviendo invasiones de fincas en toda la región”.

“En el caso tratado, sabemos que se trata de una retaliación política, pero más allá de ello, de acuerdo con informaciones recogidas, las acciones no están siendo ejecutadas por los organismos oficiales, sino por parte de la delincuencia común organizada y grupos vandálicos. Se trata de un acto de total anarquía”.

Las asociaciones de ganaderos y la Federación Regional de Barinas se están organizando para reunirse el lunes 20 de enero en la ciudad de Barinas “y tomar acciones de acompañamiento a esta señora que ha sido atacada y sacada de su unidad de producción junto con sus hijos y nietos”.

Por otra parte, el Frente para la Defensa de la Seguridad Personal y Jurídica de los Productores Rurales, “rechaza y condena categóricamente las ocupaciones de hecho, invasiones de fincas o cualquier acto que violente la propiedad privada, altere la continuidad de los ciclos productivos y en particular repudia los hechos irregulares ocurridos en la Finca Doña Rosa, unidad productora de carne y leche, lo cual, además de constituir actos violatorios de los derechos ciudadanos de quienes legítimamente son propietarios de unidades productivas, atentan contra la seguridad alimentaria de las personas”.

Los productores de la zona han sido duramente castigados “por el robo de fincas, de ganado, el cobro de coimas a lo que se suma la aberrada práctica de las invasiones de fincas a lo largo y ancho del país, con el agravante de utilizar dicha práctica con el fin de amedrentar a diputados opositores por ejercer su deber de conciencia, cumplir con la Constitución, con la Ley y, como resulta evidente en relación con los hechos ocurridos en la finca de la señora madre del Diputado Reyes, por haber cumplido con el Reglamento de Interior y de Debates de la AN, al votar en la elección de la Directiva del Parlamento para el período 2020-2021”.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS:

Maduro presentó su Memoria y Cuenta ante la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela en medio de marchas chavistas

Misterio en la frontera de Venezuela y Colombia: soldados rusos se trasladaron a Táchira en misiones desconocidas