Militares sublevados Venezuela

Una semana después del asalto al Batallón 513 del estado Bolívar, tres tenientes sublevados divulgaron un video en el que llaman a la Fuerza Armada Nacional (FAN) a sumarse a la Operación Aurora que comenzó el pasado 22 de diciembre en el sur de Venezuela.

Los funcionarios, quienes se identificaron como Josué Hidalgo, Franklin Caldera y Ruso Cárdenas, aseguraron que las armas robadas al destacamento militar “serán utilizadas para la protección del pueblo”, y desmintieron las versiones de la dictadura de Nicolás Maduro sobre un presunto plan orquestado en conjunto con países como Colombia, Perú y Brasil para “generar un falso positivo” que dé lugar a un enfrentamiento armado en Venezuela.

Los tenientes recordaron que los artículos 333 y 350 de la Constitución los autoriza, en su condición profesional, de “hacer uso de la fuerza en tierra venezolana para defender y hacer respetar nuestra Carta Magna de quienes hoy tienen secuestrados los poderes públicos de la nación mediante el engaño y manipulación del pueblo, socavando sus derechos constitucionales”.

Contradiciendo las palabras del ministro de Comunicación chavista, Jorge Rodríguez, y del propio dictador Maduro, los militares sublevados indicaron que el asalto del pasado domingo estuvo “ausente de cualquier participación política nacional e internacional”: “Venezuela pasa por momentos difíciles siendo los políticos los únicos responsables de estos hechos, sumiendo al pueblo a la miseria para que solo un reducido grupo se enriquezca a costa del ciudadano común”.

“Es importante resaltar que las acusaciones del régimen, basándose en supuestas investigaciones, donde manifiesta que tomamos las armas para crear falso positivo, sobre los entrenamientos en bases paramilitares colombianas, la ayuda de gobiernos extranjeros y personas civiles es totalmente falso. De lo contrario, no se hubiese logrado el éxito de la extracción de las armas, armas que serán utilizadas para la protección del pueblo. Porque será la central pueblo indígena pemón, al que ustedes han maltratado y usurpado sus tierras para la explotación del oro, quienes junto con nosotros, la Fuerza Armada Nacional, daremos a Venezuela la libertad que necesita”, agregaron.

Instalaciones del Batallón 513 Mariano Montilla
Instalaciones del Batallón 513 Mariano Montilla

Los tenientes sublevados aseguraron que, tras la operación del domingo, no fueron desarticulados, pese a los dichos del régimen. “La liberación de Venezuela por la única vía posible que ustedes eligieron apenas está comenzando”, advirtieron.

En esa línea, llamaron a la Fuerza Armada a sumarse a su intención de liberar al país de la dictadura chavista: “Llegó la hora de dejar el miedo a un lado y no seguir al servicio personal del régimen. Rescatemos el honor de nuestra institución, y dejen que sean ellos mismos quienes les ordenan que tomen las armas como dicen públicamente, y que vengan a enfrentarnos. No existe una revolución que defender, pero sí existe un pueblo que los necesita”.

“Hermanos venezolanos, que claman por una Fuerza Armada, aquí estamos nosotros, y daremos hasta el último aliento si es necesario para que el fragor de la batalla resuene por todos los confines de la patria, como retumbo gigantesco de un trueno distante y despierte al bravo pueblo de Venezuela con el apetito insaciable de la libertad, con Dios y la Virgen, muera la tiranía, viva la libertad”, concluyeron.

El video fue difundido horas después de que el Gobierno brasileño informara que los cinco militares venezolanos hallados en una reserva indígena y reclamados por Nicolás Maduro han iniciado los trámites necesarios para ser acogidos en el país como refugiados.

Los militares sublevados llamaron a la Fuerza Armada a dejar de seguir al servicio del régimen de Maduro (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)
Los militares sublevados llamaron a la Fuerza Armada a dejar de seguir al servicio del régimen de Maduro (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

Los cinco militares, considerados “terroristas” por el dictador chavista —quien además los ha vinculado a un reciente asalto a un cuartel cerca de los límites con Brasil— se encuentran en la ciudad de Boa Vista, capital del fronterizo estado de Roraima, según informó la cancillería en una nota oficial.

El comunicado dice que los militares han sido atendidos por la llamada “Operación Acogida”, que el Gobierno brasileño inició hace ya casi dos años, cuando el país comenzó a recibir una inmigración masiva de ciudadanos venezolanos.

Durante el operativo del domingo, los desertores robaron 120 fusiles de asalto y 9 lanzagranadas. Tras el asalto, algunos lograron escapar, mientras que otros fueron detenidos por las autoridades chavistas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: