Estados Unidos protegió a Citgo de los acreedores de Venezuela

El Gobierno de Trump emitió una orden que impide que acreedores tomen el control de la petrolera para proteger el activo más preciado del país en el extranjero, antes de un pago de deuda clave. Se trata de una importante victoria política para el presidente encargado Juan Guaidó

(REUTERS/Loren Elliott)
(REUTERS/Loren Elliott)

Estados Unidos emitió una orden que impide que acreedores de Venezuela tomen el control de la petrolera Citgo, que opera en ese país y cuyas acciones fueron puestas en garantía de un título de deuda pública.

La petrolera estatal venezolana PDVSA, de la cual Citgo es subsidiaria, debe pagar el próximo lunes 913 millones de dólares en capital e intereses del bono 2020.

Pero el departamento del Tesoro suspendió hasta el 22 de enero una licencia que permite a los acreedores tomar acciones de Citgo, lo que resguarda a la compañía, en manos de la oposición venezolana desde que Washington impuso sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro.

Hasta el 22 de enero “las transacciones relacionadas con la venta o transferencia de acciones de Citgo relacionadas con el 8,5% del bono PDVSA 2020 están prohibidas, a menos que estén específicamente autorizadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC)”, informó el Tesoro en un comunicado.

El jefe parlamentario Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países, agradeció a Estados Unidos por esta decisión que “ratifica la protección sobre los activos” del país con las mayores reservas de crudo.

“Seguiremos trabajando en todas las vías legales para lograr la protección irrefutable de este y todos los activos”, añadió en un comunicado.

La decisión de Washington de bloquear las transacciones de bonos PDVSA 2020 durante 90 días se dio tras meses de cabildeo por parte de los líderes de la oposición venezolana que advirtieron que perder a Citgo sería una catástrofe política para Guaidó, a quien EE.UU. y casi otros 60 países reconocieron como líder legítimo del país. Con el apoyo de la administración Trump, Guaidó y sus aliados dirigen con eficacia Citgo, con sede en Houston, pero tienen poco control operativo sobre su matriz PDVSA.

En 2016, el régimen de Maduro acordó con algunos tenedores de bonos de PDVSA canjearles sus documentos por otros con vencimiento en 2020.

Maduró dejó en garantía a los acreedores 50,1% de las acciones de Citgo a pesar de las objeciones de la Asamblea Nacional, donde la mayoría opositora argumentó que el acuerdo fue ilegal porque careció de aprobación legislativa

En 2016, el Legislativo, de mayoría opositora, declaró ilegal la emisión de ese título y semana pasada ratificó la inconstitucionalidad del bono PDVSA 2020.

Pese a ese desconocimiento, el equipo de Guaidó pagó este año 71 millones de dólares en intereses.

Desde febrero, Citgo está dirigida por una junta designada por el líder opositor, a quien el gobierno de Donald Trump entregó el control de la compañía después de que fue proclamado presidente interino.

El Tesoro actualizó las sanciones contra Venezuela incluyendo una provisión específica para las acciones de Citgo.

La empresa, una refinadora y comercializadora de combustible clave para PDVSA antes de que Washington le impusiera severas sanciones a la petrolera estatal en enero, es vista por la oposición como un “motor” económico de la Venezuela post Maduro.

Venezuela posee Citgo desde la década de 1980, parte de la empresa estatal PDVSA. Citgo tiene sendas refinerías en Luisiana, Texas e Illinois, además de una red de oleoductos que entrecruzan 23 estados. Aporta entre 5 y 10% de la gasolina que consume Estados Unidos.

(Con información de AFP, AP y Bloomberg)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

TE PUEDE INTERESAR