"El salario mínimo nacional estará en medio petro para la clase trabajadora de Venezuela", dijo Maduro durante su discurso anual a la nación, que pronunció ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un foro integrado solo por oficialistas y no reconocido por numerosos gobiernos.

El salario mínimo aumentó de 4.5000 bolívares a 18.000 bolívares mientras que el bono de alimentación, situado en Bs 450, quedó en 1.800 dando un total de 19.800 bolívares (unos 7 dólares en el mercado informal, el único al que pueden acceder los venezolanos y 20 en la tasa oficial). Se trata de un 400% de aumento.

El chavista no hizo referencia a la hiperinflación, sino que informó desde ahora la criptomoneda Petro pasará a valer 36 bolívares soberanos, y por ende, se ve obligado a reajustar el salario mínimo en 18 mil Bs S, equivalentes a medio petro.

Maduro anunció cinco aumentos salariales en 2018: el primero en enero, el segundo en marzo, el tercero en abril, el cuarto en junio y el quinto en noviembre.

El ajuste, que se aplicará a partir del 15 de enero, es la primera de las medidas que anuncia Maduro durante su discurso de gestión frente a la Asamblea Nacional Constituyente, días después de asumir su segundo mandato.

"Me siento orgulloso de ser chavista, de ser el primer presidente chavista de esta era histórica del siglo XXI. Este plan combina las líneas históricas de nuestro comandante Chávez con las líneas estratégicas que han surgido al calor de la batalla de estos años", aseguró Maduro durante la presentación del Plan de la Patria 2019-2025.

El anuncio llega en medio de la peor crisis económica que haya sufrido en su historia moderna el país con las mayores reservas petroleras del mundo. De hecho, expertos auguran un agravamiento de la debacle socioeconómica por el aislamiento internacional. Además de la escasez de comida y medicinas, los venezolanos lidian con una una hiperinflación que según el FMI alcanzará el 10.000.000% en 2019.

Durante el gobierno de Maduro, la economía se redujo a la mitad y se contraerá un 5% en 2019, según el FMI. Además, el país y su petrolera cayeron en default y la producción de crudo, fuente de 96% de las divisas, se desplomó a 1,4 millones de barriles diarios, la más baja en 30 años.

La crisis provocó, además, lo que ya se considera la migración más masiva de América Latina en décadas: la ONU calcula que 2,3 millones de venezolanos emigraron desde 2015 y estima que esa cifra subirá a 5,3 millones en 2019.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: