Qué dice la evidencia científica sobre la combinación de vacunas contra el COVID-19 y qué países ya lo están haciendo

La estrategia de una pauta mixta de inoculaciones usando dos vectores de vacunas diferentes se denomina vacunación heteróloga. Y es algo que varios países del mundo y también la Argentina están considerando implementar. La propia canciller alemana Angela Merkel recibió el martes una segunda dosis diferente para alentar a las personas a intercambiar vacunas

FOTO DE ARCHIVO: Un trabajador sanitario recibe la vacuna de Johnson and Johnson contra la COVID-19 en un hospital cerca de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, el 17 de febrero de 2021. REUTERS/Mike Hutchings
FOTO DE ARCHIVO: Un trabajador sanitario recibe la vacuna de Johnson and Johnson contra la COVID-19 en un hospital cerca de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, el 17 de febrero de 2021. REUTERS/Mike Hutchings

Ya sea por las demoras en su llegada, algunos efectos secundarios generados o la disminución de su efectividad, especialmente en nuevas variantes, muchos países del mundo ya están combinando diferentes tipos de vacunas contra el COVID-19. Y la Argentina no descarta sumarse a esta nueva tendencia mundial.

Como una demostración que busca alentar a las personas a no tener miedo si se les aconseja que se pongan una combinación de vacunas, ayer la canciller alemana Angela Merkel recibió la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19, diferente a la que se había inoculado en su primera dosis.

Merkel, de 66 años, recibió una primera inyección de AstraZeneca el 16 de abril y anteayer una dosis de Moderna. Su portavoz, Steffen Seibert, dijo que Merkel eligió a propósito la inyección de AstraZeneca en un momento en que existían preocupaciones sobre posibles efectos secundarios graves. ”Y por eso ahora tal vez ella pueda quitar los temores de las personas que estaban o están preocupadas por esta llamada vacunación cruzada”, agregó el vocero.

Viales etiquetados "Vacuna coronavirus COVID-19" con los logos de AstraZeneca, Pfizer - Biontech, Johnson&Johnson y Sputnik V REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración/Archivo
Viales etiquetados "Vacuna coronavirus COVID-19" con los logos de AstraZeneca, Pfizer - Biontech, Johnson&Johnson y Sputnik V REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración/Archivo

También ayer la ministra de Salud, Carla Vizzotti, reconoció que la posibilidad de combinar vacunas de distintos laboratorios está en estudio “desde siempre”. “Es una posibilidad que se está evaluando desde el primer momento, no necesariamente por la dificultad en el acceso sino también para ampliar y clarificar la campaña de vacunación; el intercambio de plataforma puede simplificar esto”, aseguró la funcionaria en medio del problema que significa la no llegada en cantidad suficiente del componente 2 de la vacuna Sputnik V, que más de 6 millones de argentinos esperan.

“De ninguna manera decimos que esto va a suceder; lo estamos evaluando siempre, no ahora. Y cuando lleguemos al consenso técnico con la evidencia científica, la experiencia de otros países, y lo charlemos con las jurisdicciones, lo iremos definiendo”, destacó Vizzotti. A medida que se va generando evidencia científica, los ensayos clínicos recomiendan la combinación de vacunas como ha ocurrido en otros momentos de la historia. Por eso varios países ya autorizaron la posibilidad de combinar vacunas.

En este sentido, Vizzotti recordó incluso que “Argentina ha sido impulsora de un estudio que se está terminando entre Gamaleya y AstraZeneca por el intercambio de las plataformas”. “Siempre se supo que los virus respiratorios tiene mutaciones y que tampoco está clara la duración de la inmunidad; las vacunas para este tipo de virus no son como las vacunas del sarampión que con dos dosis los anticuerpos duran toda la vida, siempre se supo que estas vacunas iban a necesitar refuerzos y esos refuerzos iban a tener que adaptarse”, añadió la funcionaria.

Señal del dispositivo de vacunación puesto en marcha para inocular la primera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el Covid-19, a 9 de junio de 2021, en el Hospital Severo Ochoa de Leganés, Leganés, Madrid, (España). 
SALUD 
A. Pérez Meca - Europa Press
Señal del dispositivo de vacunación puesto en marcha para inocular la primera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el Covid-19, a 9 de junio de 2021, en el Hospital Severo Ochoa de Leganés, Leganés, Madrid, (España). SALUD A. Pérez Meca - Europa Press

Países donde ya se vacuna con marcas diferentes

Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Italia, España, Francia, Alemania, Noruega, Finlandia, Suecia, Emiratos Árabes Unidos y Baréin son algunos países que ya autorizaron la combinación de vacunas de distintas marcas, mientras otros países ya estudian hacerlo en los próximos días.

En enero, el Reino Unido fue el primer país en implementar un cambio en sus lineamientos relacionados con las vacunas que sorprendió a muchos especialistas en salud: si no estaba disponible la segunda dosis de una determinada vacuna, los pacientes podrían recibir una diferente.

Y hoy Italia anunció que permitirá la combinación de vacunas para quienes hayan recibido la primera dosis de AstraZeneca. El Ministerio de Salud anunció que aquellos inoculados con el ensayo producido junto a la Universidad de Oxford podrán continuar su inmunización con el preparado de Pfizer o Moderna, tras la detección de casos de trombosis. La medida, adoptada por la Agencia Italiana del Fármaco (AIFA), llega después de que se prohibiera el uso del suero anglo-sueco para los menores de 60 años tras un caso de trombosis mortal.

Una enfermera prepara una dosis de una vacuna contra la COVID-19 durante una jornada de vacunación masiva en centros comerciales, con la que las autoridades de salud buscan combatir el avance de la enfermedad, en Cartagena (Colombia). EFE/ Ricardo Maldonado Rozo/Archivo
Una enfermera prepara una dosis de una vacuna contra la COVID-19 durante una jornada de vacunación masiva en centros comerciales, con la que las autoridades de salud buscan combatir el avance de la enfermedad, en Cartagena (Colombia). EFE/ Ricardo Maldonado Rozo/Archivo

“El llamado ‘cruce vacunal’ es algo que Alemania ha estado haciendo durante dos meses, y Francia y España también lo han hecho durante mucho tiempo. Es un procedimiento que ha dado buenos resultados, no son invenciones, sino evidencias y estudios científicos”, aseguró el ministro de Salud, Roberto Speranza.

El farmacólogo Guido Rasi, ex director de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y asesor del comisario extraordinario para la pandemia, el general Francesco Figliuolo, aseguró que no sólo no es peligroso, sino que, de hecho, “puede que sea beneficioso, porque es probable que el sistema inmunológico responda mejor a estímulos más amplios y diversos”.

Aval científico para combinar vacunas

Actualmente se están realizando múltiples ensayos clínicos para determinar si existen beneficios o inconvenientes. Investigadores de la Universidad de Oxford están probando diferentes combinaciones de vacunas —incluidas las inyecciones AstraZeneca-Oxford, Pfizer-BioNTech, Moderna y Novavax— en el ensayo Com-Cov, y los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos también iniciaron un ensayo con dosis de refuerzo mixtas.

Foto del martes de un grupo de personas mayores haciendo fila para recibir una dosis de la vacuna contra el COVID-19 en Maracay, Venezuela 
Jun 8, 2021. 

REUTERS/Leonardo Fernandez Viloria
Foto del martes de un grupo de personas mayores haciendo fila para recibir una dosis de la vacuna contra el COVID-19 en Maracay, Venezuela Jun 8, 2021. REUTERS/Leonardo Fernandez Viloria

Investigadores rusos están probando una combinación de su vacuna Sputnik V y la inyección de AstraZeneca. La Sputnik, en sí misma, se basa en un enfoque de mezcla y combinación porque la primera y segunda dosis tienen fórmulas diferentes. La mayoría de los estudios aún se encuentran en las primeras etapas, pero algunos han publicado resultados preliminares prometedores. El mes pasado, por ejemplo, un equipo de investigadores españoles anunció que las personas que recibieron una dosis de la vacuna AstraZeneca, seguida de una dosis de Pfizer, mostraron una sólida respuesta inmunitaria.

Las vacunas contra el COVID-19 autorizadas en todo el mundo están diseñadas para estimular el sistema inmunitario para que produzca anticuerpos que combatan el coronavirus, aunque la forma en la que lo hacen varía”, explicó la doctora Kate O’Brien, directora de la unidad de inmunización de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Basándonos en los principios básicos de cómo funcionan las vacunas, creemos que los patrones de combinación van a funcionar”, apuntó. Científicos en la Universidad de Oxford, Gran Bretaña, están probando combinaciones de las vacunas de dos dosis desarrolladas por AstraZeneca, Moderna, Novavax y Pfizer-BioNTech. En España y Alemania se realizan ensayos similares más pequeños. “Realmente, solo necesitamos evidencias en cada una de estas tres combinaciones (de fármacos)”, agregó O’Brien.

Por el momento, los limitados datos disponibles sugieren que una dosis de AstraZeneca seguida de otra de Pfizer-BioNTech es una combinación segura y efectiva que, además, parece asociada a una probabilidad ligeramente más alta de sufrir efectos secundarios temporales como dolores y escalofríos. “Esto podría deberse a que la combinación de diferentes tipos de vacunas puede generar una respuesta inmune más fuerte”, sostuvo el doctor Lawrence Young, virólogo de la Universidad de Warwick, Gran Bretaña. En algunos lugares, las autoridades sanitarias ya sugieren estas combinaciones en determinadas circunstancias. Después de que la vacuna de AstraZeneca se ligase a casos muy inusuales de coágulos sanguíneos, muchos países europeos como Alemania, Francia y España recomendaron a quienes recibieron la primera dosis que para la segunda opten por Pfizer-BioNTech o Moderna.

Una voluntaria en el momento de recibir la vacuna contra la covid-19 desarrollada por el laboratorio alemán CureVac, dentro de los ensayos llevados a cabo en el hospital vizcaíno de Biocruces, el pasado mes de febrero. EFE/LUIS TEJIDO/Archivo
Una voluntaria en el momento de recibir la vacuna contra la covid-19 desarrollada por el laboratorio alemán CureVac, dentro de los ensayos llevados a cabo en el hospital vizcaíno de Biocruces, el pasado mes de febrero. EFE/LUIS TEJIDO/Archivo

En Gran Bretaña y Canadá, los funcionarios señalaron que la población debería tratar de recibir las dos dosis del mismo fármaco siempre que sea posible. Si en la primera recibieron AstraZeneca, se les recomienda pedir otra distinta para la segunda solo si tienen antecedentes de trombos u otras enfermedades que podrían derivar en un mayor riesgo de problemas de coagulación. Días atrás, se publicaron como estudio aún en revisión de pares en la revista The Lancet los resultados de la combinación entre la vacuna de ARN mensajero, producida por las empresas Pfizer y BioNTec, con la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford con la empresa AstraZeneca.

Se trata del estudio CombivacS, que se lleva a cabo en España. Se evalúa una pauta de vacunación combinada usando una segunda dosis de la vacuna de Pfizer/BioNtech (que se llama Comirnaty) en personas menores de 60 años que han recibido una primera dosis de AstraZeneca (Vaxzevria). Ya tienen los primeros resultados de inmunidad celular. Si bien el ensayo clínico continúa, los investigadores difundieron los resultados del seguimiento realizado 14 días después de la segunda aplicación. Sus parámetros indican que la combinación de esas vacunas es segura y eficaz.

El futuro estaría en combinar vacunas para COVID-19 que están basadas en diferentes plataformas e incluso se harían combinaciones de vacunas basadas en la misma plataforma”, sostuvo Ángela Gentile, especialista en vacunas de la Sociedad Argentina de Pediatría y de la Comisión Nacional de Seguridad en Vacunas. “Si el coronavirus se convierte en una endemia como la gripe cada año, existe la posibilidad de que se necesiten combinar dosis de vacunas diferentes. Las evidencias del estudio en España son alentadoras: se podrían extrapolar a otras vacunas que están basadas en las mismas plataformas. La humanidad hoy necesita tanto combinar vacunas como tener más dosis en el contexto de una pandemia trágica y sorprendente”.

Imagen de archivo. Un vial de la vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca se ve en un centro de vacunación en el centro comercial Westfield Stratford City, en medio de la propagación del coronavirus, en Londres, Gran Bretaña. 18 de febrero de 2021. REUTERS / Henry Nicholls
Imagen de archivo. Un vial de la vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca se ve en un centro de vacunación en el centro comercial Westfield Stratford City, en medio de la propagación del coronavirus, en Londres, Gran Bretaña. 18 de febrero de 2021. REUTERS / Henry Nicholls

“Las vacunas se van a combinar. Se van a combinar porque todas las vacunas están dirigidas contra el mismo antígeno viral, la glicoproteína S, de la espiga del coronavirus. De la misma manera que cuando éramos chicos y nos dábamos la vacuna anti tétanos o para el sarampión no importaba qué laboratorio había hecho la primera vacuna, la primera dosis”, precisó la reconocida doctora Marta Cohen, patóloga pediátrica argentina que vive en Sheffield, Reino Unido. De acuerdo a Cohen, “de la misma manera, va a ser seguramente y ya se está probando, que nos podamos dar cualquier tipo de vacuna para la segunda dosis, no importa cuál haya sido la primera. De hecho en Francia se pausó, ya no se acepta más la vacuna de Oxford-AstraZeneca, el gobierno paró con esa vacuna; aquellos que recibieron la primera dosis de Oxford-AstraZeneca van a recibir como segunda dosis la vacuna de Pfizer”.

“El intercambio de vacunas podría ser una alternativa en el futuro cuando existen problemas para conseguir más dosis y completar los esquemas”, comentó a Infobae la médica infectóloga Liliana Vázquez, de la Sociedad Argentina de Infectología. “En el caso de España, se inició el ensayo para no exponer al riesgo potencial bajo de que las personas jóvenes tengan un evento de trombosis profunda. Se observó que la respuesta inmune es más potente si una persona recibe la combinación de una dosis de vacuna de Oxford/AstraZeneca con la vacuna de ARN mensajero en comparación si recibe las dosis de la misma vacuna de Astra Zeneca”. Se podría hacer en personas mayores de 18 años.

Para el futuro, la doctora Vázquez señaló que se esperan más resultados de combinaciones con otras vacunas. “Se especula que podría pasar lo mismo si se combina la vacuna Sputnik V con la vacuna de ARN. También se estudian las combinaciones de AstraZeneca con Sputnik V que están basadas en las mismas plataformas”, añadió Vázquez, quien es médica infectóloga de la Clínica Maternidad Suizo Argentina y el Sanatorio Finochietto.

Se sabe que el sistema inmune reacciona frente a las vacunas con dos formas de defensa. Una manera es la que se conoce como inmunidad humoral y consiste en la generación de anticuerpos por parte de células linfocitos B, que bloquean al virus antes de que produzca la infección. Los datos publicados en un artículo en formato ‘preprint’ en The Lancet apuntan que la combinación de las vacunas estudiada otorga una mayor respuesta inmunitaria frente al virus, que se suma a la ya observada gracias a la generación de anticuerpos o inmunidad humoral.

Un trabajador de la salud prepara una dosis de la vacuna Sputnik V (Gam-COVID-Vac) contra el COVID-19 en un centro de vacunación en el centro comercial Depo Food en Moscú, Rusia, 17 de junio de 2021.  REUTERS/Shamil Zhumatov
Un trabajador de la salud prepara una dosis de la vacuna Sputnik V (Gam-COVID-Vac) contra el COVID-19 en un centro de vacunación en el centro comercial Depo Food en Moscú, Rusia, 17 de junio de 2021. REUTERS/Shamil Zhumatov

La segunda es la inmunidad celular. Esta es otro tipo de respuesta del sistema inmune y se produce gracias a la activación de linfocitos T, otro tipo de células que adquieren la capacidad de destruir las células ya infectadas. La generación de anticuerpos es el principal objetivo de una vacuna. Pero si suma también la respuesta de inmunidad celular es clave para reforzar el sistema de defensas del organismo y mejorar la protección frente al virus.

De acuerdo con las primeras cifras del estudio CombiVacS de España se demuestra que la vacunación heteróloga (basada en la combinación de diferentes vacunas) sí induce una respuesta potente tanto humoral como celular contra el coronavirus. Si se confirman con más trabajos, podrían facilitar el diseño de pautas futuras de los planes de vacunación.

Los expertos señalan que la inmunidad celular no solo se potencia tras la segunda dosis de una vacuna de ARN mensajero en personas que previamente habían recibido una vacuna adenoviral, sino que, atendiendo a los datos publicados por otras investigaciones, podría ser mayor que la que se observa en pautas de vacunación basadas en dos dosis de una misma vacuna.

Según explicó Jordi Cano, investigador del Centro Nacional de Microbiología, que depende del Instituto de Salud Carlos III de España, los resultados revelan que la producción de interferón gamma -que es una proteína producida por los linfocitos T que ayuda a desencadenar la respuesta inmunitaria celular- es significativamente mayor en el grupo de personas vacunadas con la segunda dosis de Pfizer en comparación con el grupo control, que solo cuenta con la primera dosis de AstraZeneca, según informó la agencia Sinc.

Se había detectado que la respuesta celular frente a la infección del coronavirus no varía si una persona recibe la vacunación con dos dosis de AstraZeneca. En cambio, la combinación vacunación con una dosis de esa vacunas con una segunda de Pfizer/BioNTech induce un aumento cuatro veces superior en la producción de interferón gamma.

Además, aunque las comparaciones con otros estudios son complejas debido a factores como el tamaño de la muestra, los brazos de estudio y el tiempo de investigación, ese aumento de la inmunidad celular tras la segunda dosis de una vacuna de ARN mensajero parece mucho mayor que la observada en ensayos previos basados en dos dosis de la misma.

SEGUIR LEYENDO: