Enmascaramiento facial universal: cómo la mascarilla puede ayudar a atenuar la gravedad del COVID-19

Luego de debates en torno a la eficiencia o no de los tapabocas, ahora un estudio convoca a su uso universal como una posible instancia para cursar la enfermedad de manera asintomática

El enmascaramiento facial universal parece ser una forma posible de prevenir la transmisión de personas infectadas asintomáticas REUTERS/Charles Platiau
El enmascaramiento facial universal parece ser una forma posible de prevenir la transmisión de personas infectadas asintomáticas REUTERS/Charles Platiau

Los comienzos de los barbijos no fueron auspiciosos. Las indicaciones globales oscilaron entre su veneración a su descarte. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) ahora incluyen usar mascarillas en sus recomendaciones para hacer más lenta la trasmisión del virus. Se aconseja que el público se ponga mascarillas de tela y no quirúrgicas.

En medio de este nuevo escenario, los especialistas siguen ahondando en investigaciones que den luz sobre la efectividad concreta que presenta su uso. En este marco, especialistas de la División de Enfermedades Infecciosas y Epidemiología Global de Universidad de California, Estados Unidos, acaban de presentar un documento en el que analizan el potencial beneficio de una universalización de su uso en el mediano plazo como manera de transformar la gravedad del padecimiento de la enfermedad.

Así, indican que a medida que el SARS-CoV-2 continúa su propagación global, es posible que uno de los pilares del control de la pandemia, el enmascaramiento facial universal, pueda ayudar a reducir la gravedad de la enfermedad y garantizar que una mayor proporción de nuevas infecciones sean asintomáticas. Si se confirma esta hipótesis, el enmascaramiento universal podría convertirse en una forma de provocar una enfermedad atenuada que generaría inmunidad y, por lo tanto, ralentizaría la propagación del virus mientras se espera una vacuna.

La Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) ahora incluyen usar mascarillas en sus recomendaciones para hacer más lenta la trasmisión del virus REUTERS/Yves Herman
La Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) ahora incluyen usar mascarillas en sus recomendaciones para hacer más lenta la trasmisión del virus REUTERS/Yves Herman

Una razón importante para el enmascaramiento facial en toda la población se hizo evidente en marzo, cuando comenzaron a circular informes que describían las altas tasas de diseminación viral por la nariz y la boca de los pacientes que eran presintomáticos o asintomáticos, tasas de diseminación equivalentes a las que se encuentran entre pacientes sintomáticos. El enmascaramiento facial universal parecía ser una forma posible de prevenir la transmisión de personas infectadas asintomáticas.

Filtrar el riesgo

La evidencia pasada relacionada con otros virus respiratorios indica que el enmascaramiento facial también puede proteger al usuario de la infección, al bloquear la entrada de partículas virales en la nariz y la boca. Las investigaciones epidemiológicas realizadas en todo el mundo, especialmente en países asiáticos que se acostumbraron al enmascaramiento de toda la población durante la pandemia de SARS de 2003, han sugerido que existe una fuerte relación entre esta política y el control de la pandemia. Datos recientes de Boston demuestran que las infecciones por SARS-CoV-2 disminuyeron entre los trabajadores de la salud después de que se implementó el enmascaramiento universal en los hospitales municipales a fines de marzo.

El coronavirus tiene la capacidad proteica de causar innumerables manifestaciones clínicas. Los datos virológicos, epidemiológicos y ecológicos recientes han llevado a la hipótesis de que el enmascaramiento facial también puede reducir la gravedad de la enfermedad entre las personas que se infectan. Esta posibilidad es consistente con una teoría de larga data de la patogénesis viral, que sostiene que la gravedad de la enfermedad es proporcional al inóculo viral recibido.

Si se confirma esta hipótesis, el enmascaramiento universal podría convertirse en una forma de provocar una enfermedad atenuada que generaría inmunidad y, por lo tanto, ralentizaría la propagación del virus mientras se espera una vacuna REUTERS/Charles Platiau
Si se confirma esta hipótesis, el enmascaramiento universal podría convertirse en una forma de provocar una enfermedad atenuada que generaría inmunidad y, por lo tanto, ralentizaría la propagación del virus mientras se espera una vacuna REUTERS/Charles Platiau

Desde 1938, los investigadores han explorado, principalmente en modelos animales, el concepto de la dosis letal de un virus, o la dosis a la que muere el 50% de los huéspedes expuestos (LD50). En las infecciones virales en las que las respuestas inmunitarias del huésped desempeñan un papel predominante en la patogénesis viral, como en el COVID-19, las dosis altas de inóculo viral pueden abrumar y desregular las defensas inmunitarias innatas, aumentando la gravedad de la enfermedad. De hecho, la inmunopatología de regulación a la baja es un mecanismo por el cual la dexametasona mejora los resultados en la infección grave por COVID-19, como prueba del concepto de inóculos virales que influyen en las manifestaciones de la enfermedad.

Si el inóculo viral es importante para determinar la gravedad de la infección, una razón hipotética adicional para usar máscaras faciales sería reducirlo al que está expuesto el usuario y el impacto clínico posterior de la enfermedad. Dado que las mascarillas pueden filtrar algunas gotitas que contienen virus (con la capacidad de filtrado determinada por el tipo de mascarilla), su uso podría reducir el inóculo que inhala una persona expuesta. Si esta teoría se confirma, enmascaramiento poblacional, con cualquier tipo de máscara que aumente la aceptabilidad y adherencia, podría contribuir a aumentar la proporción de infecciones que son asintomáticas.

La tasa típica de infección asintomática se calculaba cerca del 40% a mediados de julio, pero se informa que las tasas de infección asintomática son superiores al 80% en entornos con enmascaramiento facial universal, lo que proporciona evidencia observacional de esta hipótesis. Los países que han adaptado el enmascaramiento de toda la población han obtenido mejores resultados en términos de tasas de enfermedades graves relacionadas con COVID y muerte, lo que, en entornos con pruebas limitadas, sugiere un cambio de infecciones sintomáticas a asintomáticas.

Un aparato de doble vía

La tasa típica de infección asintomática se calculaba cerca del 40% a mediados de julio, pero se informa que las tasas de infección asintomática son superiores al 80% en entornos con enmascaramiento facial universal REUTERS/Fiona Goodall
La tasa típica de infección asintomática se calculaba cerca del 40% a mediados de julio, pero se informa que las tasas de infección asintomática son superiores al 80% en entornos con enmascaramiento facial universal REUTERS/Fiona Goodall

La forma más obvia de evitar que la sociedad sufra efectos es promover medidas para reducir tanto la transmisión como la gravedad de la enfermedad. Pero el SARS-CoV-2 es altamente transmisible, no se puede contener solo con la vigilancia basada en los síntomas, y está resultando difícil de erradicar, incluso en regiones que implementaron estrictas medidas de control iniciales.

“Las esperanzas de las vacunas se basan no solo en la prevención de infecciones: la mayoría de los ensayos de vacunas incluyen un resultado secundario de disminuir la gravedad de la enfermedad, ya que aumentar la proporción de casos en los que la enfermedad es leve o asintomática sería una victoria de salud pública. El enmascaramiento universal parece reducir la tasa de nuevas infecciones; planteamos la hipótesis de que al reducir el inóculo viral, también aumentaría la proporción de personas infectadas que permanecen asintomáticas”, indica Monica Gandhi, una de las médicas a cargo del estudio de California

En un brote en un crucero argentino cerrado, por ejemplo, donde los pasajeros recibieron mascarillas quirúrgicas y el personal con mascarillas, la tasa de infección asintomática fue del 81% (en comparación con el 20% en brotes anteriores de cruceros sin enmascaramiento universal). En dos brotes recientes en plantas procesadoras de alimentos de EE. UU., Donde todos los trabajadores recibieron máscaras todos los días y debían usarlas, la proporción de infecciones asintomáticas entre las más de 500 personas que se infectaron fue del 95%, con solo el 5% en cada caso que experimenta síntomas leves a moderados.

Las tasas de letalidad en países con enmascaramiento obligatorio o forzoso en toda la población se han mantenido bajas, incluso con resurgimientos de casos después de que se levantaron los cierres.

Las tasas de letalidad en países con enmascaramiento obligatorio o forzoso en toda la población se han mantenido bajas REUTERS/Charles Platiau
Las tasas de letalidad en países con enmascaramiento obligatorio o forzoso en toda la población se han mantenido bajas REUTERS/Charles Platiau

“La variolación -explica George W. Rutherford, otro de los profesionales del informe de la Universidad de California- era un proceso mediante el cual las personas susceptibles a la viruela eran inoculadas con material extraído de una vesícula de una persona con viruela, con la intención de provocar una infección leve y la consiguiente inmunidad. La variolación se practicó solo hasta la introducción de la vacuna, que finalmente erradicó la viruela”.

En las últimas semanas han surgido datos prometedores que sugieren que una fuerte inmunidad mediada por células resulta de una infección leve o asintomática, por lo que cualquier estrategia de salud pública que pueda reducir la gravedad de la enfermedad también debería aumentar la inmunidad de toda la población.

“En última instancia, combatir la pandemia implicará reducir tanto las tasas de transmisión como la gravedad de la enfermedad”, insiste Gandhi. La creciente evidencia sugiere que el enmascaramiento facial en toda la población podría beneficiar ambos componentes de la respuesta.

SEGUÍ LEYENDO:

Cómo se debe limpiar y guardar la mascarilla

MAS NOTICIAS