Google Fotos y otros servicios para almacenar imágenes y videos, pero pagando

Hasta el momento casi todos los servicios en la nube limitaron el almacenamiento y toca pagar una mensualidad o planes anuales

El año 2021 ha marcado el fin de una etapa en el almacenamiento ilimitado de fotos y videos en la nube. Google Fotos dejó de ser gratuito. A partir del primero de junio pasado, la compañía terminó con el almacenamiento gratuito y sin límites. Luego de ese periodo, los archivos audiovisuales que se hayan subido en alta calidad ya no cuentan dentro de los 15 GB que la compañía ofrece sin costo (y que se reparte entre Gmail, Drive y Fotos).

Esto ha dejado un vacío, ya que luego de estas nuevas normas, es difícil encontrar un sistema de almacenamiento en la nube liberado. No existen alternativas a Google Fotos que, sin pagar, ofrezcan almacenamiento ilimitado. Tanto Amazon como OneDrive, Dropbox o iCloud tienen límites. La alternativa entonces es pagar por un servicio de este estilo: acudir al ya clásico disco duro, o administrar de forma inteligente y productiva los archivos. En este camino, aparecen interesantes opciones, como las soluciones NAS. ¿De qué se trata?

Mundo NAS

Significa Network Attached Storage (almacenamiento conectado a la red). Funcionan como un servidor en la nube. Es un dispositivo de almacenamiento conectado a una red. Es usado por el mundo corporativo, pero también sirve para almacenar el creciente caudal de contenido multimedia que generamos hora tras hora, de forma doméstica.

Permite recuperar los datos en un punto centralizado (para aquellos usuarios autorizados).

En este sentido, depende 100 % de cada usuario. ¿Será para almacenar solo fotos y videos? Es una de las preguntas que debe hacerse. Es que el dispositivo también puede usarse para reproducir contenido en el hogar o gestionar archivos de forma remota.

Para entenderlo mejor, es posible pensar en un disco duro externo, conectado a internet. Y se podrá acceder de forma remota.

El sistema puede hacer copias de los archivos que se le indiquen, desde distintos dispositivos. La diferencia con las soluciones en la nube de las empresas es que los discos duros donde se almacenan sus datos estarán consigo, en su hogar u oficina (y no se guardarán en los servidores de determinada compañía).

Un NAS es una computadora que tiene su propio sistema operativo (varía según el fabricante) y puede estar funcionando todo el día. Es importante que sepa que es como una CPU, es decir, es una computadora, por lo que al momento de comprar uno, es importante considerar su procesador y memoria RAM, de acuerdo a las exigencias que se pretenden.

En este sentido, depende 100% de cada usuario. ¿Será para almacenar solo fotos y videos? Es una de las preguntas que debe hacerse. Es que el dispositivo también puede usarse para reproducir contenido en el hogar o gestionar archivos de forma remota.

Entonces, si es para un uso normal (suplantando servicios de pago en la nube), tal vez es suficiente con 1GB de RAM. Si se desea usarlo como reproductor, será mejor considerar un mínimo de 2 GB de memoria RAM. Su valor oscila entre los USD 140 y USD 700.

Es importante también saber que cada fabricante tiene su sistema operativo para cada NAS. Los fabricantes más destacados hoy son Synology, WD y QNAP, entre otros.

A tener en cuenta y considerar: se debe pensar que un plan de Google One de 100 GB por mes, vale USD 2 (con un máximo de 30TB, para empresas, de USD 150). Se debe hacer el cálculo en cada caso, para entender entonces si el NAS, podría ser una buena inversión a futuro.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR